Entretenimiento

Su tormenta personal y su determinación lo hicieron destacar

Peter Dinklage: El más grande actor de pequeñas dimensiones

Actualizado el 08 de junio de 2014 a las 12:00 am

El intérprete de Tyrion Lannister y Bolívar Trask luchó contra los estereotipos y exigió dignidad en sus papeles. Hoy es reconocido por su talento

Entretenimiento

Peter Dinklage: El más grande actor de pequeñas dimensiones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Lo interesante. Tyrion Lannister es uno de los personajes más complejos de la serie Game of Thrones . Es uno de los más brillantes, pero recibe las burlas de sus coterráneos a causa de su malformación genética. HBO (HBO para LN)

Aceptarse o no. Es este el dilema y, al mismo tiempo, la clave de los papeles que han hecho grande al actor Peter Dinklage, peculiar por sus 1,35 metros de estatura.

Un currículo que incluye al personaje Tyrion Lannister en la exitosa serie televisiva Game of Thrones y a Bolívar Trask, la mayor amenaza de los mutantes en X-Men: Días del futuro pasado , indiscutiblemente lo pone en el centro del mapa.

El largometraje del director Bryan Singer otorgó al actor su primer rol protagónico en una película de corte comercial, y no cualquiera, sino una que ha recaudado $515 millones alrededor del mundo, de acuerdo con el sitio Box Office .

Aunque en el cómic Trask no tiene ninguna particularidad en su apariencia física, Singer –un homosexual declarado que inserta en sus películas reflexiones sobre la marginación a quienes son distintos– modificó al personaje: pasó de ser un científico despiadado en las historietas, a un hombre preocupado por el bien de la sociedad, con problemas de enanismo, que ayuda los personas con discapacidad y que, además, puede dar el brazo a torcer en cuanto a sus ideales.

Respeto. En la nueva película de X-Men no se hacen alusiones a la estatura del doctor Bolívar Trask.  FOX
ampliar
Respeto. En la nueva película de X-Men no se hacen alusiones a la estatura del doctor Bolívar Trask. FOX

“El aporte es por la disyuntiva de que tenga un problema físico y que persiga a otros que tienen problemas genéticos. ¡Si los dos tienen problemas genéticos!”, explica el crítico costarricense de cine y televisión Érik Fallas.

“Si hubiera sido una persona de estatura normal (el elegido para el papel), se pierde ese doble discurso que tiene la película en cuanto al personaje de Trask”, añade.

El propio actor admitió a The Telegraph que se sintió envuelto en una especie de identificación con la trama de X-Men .

“No voy a sacar el violín, pero con lo de mi enanismo, soy un poco mutante. No puedo mover el metal ni nada por el estilo, pero pienso en ello siendo despectivo conmigo mismo”.

Pero lo de Dinklage no es solo un asunto de estatura, sino un talento para la actuación más que demostrado. “Es uno de los mejores actores de hoy. Y todo porque rehusó interpretar a un elfo”, destaca ese diario inglés.

Debutó en 1995 con Living in Oblivion , aclamado por la escena de un sueño del actor Steve Buscemi; ocho años más tarde obtuvo un papel en Elf , otro en The Station Agent , con las críticas a su favor, y uno más en la infame Tiptoes .

PUBLICIDAD

Actuó también en Las crónicas de Narnia: El Príncipe Caspian (2008), cuyo director, Andrew Adamson, supo desde el inicio que lo quería para el rol del heroico enano Trumpkin.

Game of Thrones , su mejor papel hasta ahora, le valió un Emmy en el 2011 y un Globo de Oro en el 2012.

Contra pronósticos. Dinklage es una de esas personas que pudo haber optado por una carrera de perfil bajo y ser mirado en los centros comerciales tan solo como una persona cualquiera con un problema de crecimiento. Pero no; desde su juventud, cuando su padre compró el primer televisor para la familia, supo que quería estar frente a las cámaras.

Premiado. Dinklage lleva cuatro temporadas en la serie   Game of Thrones . HBO
ampliar
Premiado. Dinklage lleva cuatro temporadas en la serie Game of Thrones . HBO

En las calles, antes del estreno de la última entrega de X-Men , hay quienes se acercan para decirle: “¿usted es el de Game of Thrones ?” o “ yo lo vi en Elf ”. Bueno, no siempre sucede así. Su esposa, la directora de teatro Erica Schmidt, contó a la revista Rolling Stone que muchas veces lo confunden con Wee Man, del programa Jackass.

Hijo de padres de estatura normal, Dinklage nació con acondroplasia, la forma más común de enanismo. Es el único en su familia afectado por esta malformación genética, lo que hizo aún más duro el proceso de “crecer” para convertirse en adulto.

“Cuando era más joven, definitivamente, permití que me afectara. Durante mi adolescencia, me sentía amargado y enojado, y yo mismo interpuse murallas. Pero conforme vas creciendo, te das cuenta de que simplemente necesitás tener sentido del humor. Entendés que este no es un problema tuyo, es de los demás”, confesó una década atrás, durante el festival de cine de Toronto, donde se exhibía The Station Agent .

Hizo a un lado sus complejos e ingresó a estudiar actuación en la Academia Real de Artes Dramáticas de Londres, y luego en la Escuela Galesa de Música y Drama.

Alquiló un apartamento compartido en bajo el punte Williamsbur, en Nueva York, en el que se sentían temblores constantes cada vez que el tren pasaba por encima, y cuyo horno era inutilizable porque estaba lleno de ratas, reseña The New York Times .

PUBLICIDAD

Tras graduarse, tendría que afrontar la cuesta más empinada: los castings que, por supuesto, excluían a personas de su estatura. Elfo tras elfo eran los únicos papeles que le ofrecían, pero, no importaba cuánto necesitara el dinero, siempre declinó.

“Siempre podés decir que no. No podés ser el objeto del ridículo”, afirmó al diario neoyorquino. Incluso, su papel en la película Elf no es el que cualquiera pensaría; era más bien un escritor de literatura para niños con pésimo carácter.

A la cadena HBO, productora de Game of Thrones , le dejó claro que no estaba dispuesto a usar barba o zapatos puntiagudos, tal como lucen los enanos en el género de la fantasía.

Hoy Dinklage tiene 44 años, un matrimonio feliz, una casa en las montañas con un cuarto enorme para su pequeña hija, el renombre garantizado por la serie televisiva, tres películas en lista para el 2015 ( Taxi, Pixels y O’ Lucky Day ), pero aún tiene algo que derrotar, y que no son mutantes ni caballeros de la Edad Media.

Tal como lo reconoció a The Telegraph : “Cada quien es diferente. Cada persona de mi estatura tiene una vida y una historia distinta. Hay diversas maneras de lidiar con esto, pero solo porque parezca estar bien, no puedo predicar cómo sobrellevarlo. De hecho, yo todavía no creo estar bien con esto; hay muchos días en que no lo estoy”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Peter Dinklage: El más grande actor de pequeñas dimensiones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gloriana Corrales

gloriana.corrales@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista en la Revista Dominical de La Nación. Es graduada de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la UCR. 

Ver comentarios
Regresar a la nota