Entretenimiento

Filme dirigido por Baz Luhrmann se estrena mañana

Película de estreno: El gran Gatsby se encapricha con el amor

Actualizado el 29 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Acicalada en 3D y con notables efectos especiales, la obra de F. Scott Fitzgerald regresa al cine con nuevos aires. Leonardo DiCaprio encarna al hombre del misterio, millonario de la romántica obsesión

Entretenimiento

Película de estreno: El gran Gatsby se encapricha con el amor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Por cuarta vez en la pantalla grande, al misterioso Jay Gatsby lo enloquecerá una romántica y juvenil obsesión. El cineasta Baz Luhrmann se convierte ahora en su pintor, y Leonardo DiCaprio, en su imagen en el lienzo cinematográfico.

A partir de mañana, los cines ticos exhibirán la versión 2013 de El gran Gastby , filme inspirado en la icónica novela de F. Scott Fitzgerald, publicada en 1925.

El libro, considerado un pilar de la literatura estadounidense, ubica su drama en el corazón de la alta sociedad estadounidense y la recordada era del jazz .

Dentro de ese suntuoso mundo aparece Gatsby, “un hombre misterioso e inmensamente rico al que todos consideran un advenedizo, pero cuya etiqueta no impide que todos acudan a sus fiestas”, dice la sinopsis oficial del largometraje.

Ese Gatsby, del que todos murmuran, parece vivir muy complacido entre lujos y libertinaje. Claro, eso hasta que el espectador descubre en él , una mente empeñada en recuperar al amor de su juventud: Daisy (Carey Mulligan).

“Creo que todo el mundo, de cierta manera, se reconoce identificado en Gatsby”, afirmó DiCaprio en Nueva York, durante la presentación del filme.

“Es un personaje que se construye a sí mismo con su imaginación y sus sueños, se extrae de su propia juventud miserable en el Medio Oeste para crear esta imagen del gran Gatsby. En cierto sentido, es una historia profundamente estadounidense”, agregó.

La nueva cinta, en la que también actúan Tobey Maguire, Carey Mulligan y Joel Edgerton, se basa en una historia que ha fascinado hasta los tuétanos a varias generaciones de cineastas.

La afición es vieja, va desde la era del cine mudo hasta la adaptación realizada por Jack Clayton, en 1974. Ese filme ganó dos Óscar, con Robert Redford y Mia Farrow en los papeles principales.

En la novela, Fitzgerald utiliza el personaje de Gatsby para describir al Estados Unidos de la década de los 20 y su arrogante prosperidad. El contexto es altamente revelador, pues es la misma sociedad en la que ya despuntaban las señales de la devastadora crisis del 1929.

Para Fitzgerald, algo fue claro, la historia de su obra “retrata una nación de hipócritas” y no hay forma de ocultar tal realidad.

PUBLICIDAD

“Tenemos esta joven democracia, el EE. UU. de 1920, y a Gatsby que quiere ser el Rockefeller de su tiempo”, explicó DiCaprio.

“Obviamente, él hizo fortuna ilegalmente, pero EE. UU. era un país joven, era una época emocionante. Creo que todos podemos reconocernos en ese sueño. Todos nos sentimos fascinados por alguien que tiene tanta ambición”, agregó el actor.

Canalizador. El narrador de la famosa historia, Nick Carraway, es interpretado por Maguire en la película de Luhrmann.

Carraway es un aspirante a escritor, que llega a nueva York para sumergirse en un mundo aristocrático de ricos, lujos y amores imposibles. Él conocerá a Gatsby, quien le brindará una amistad y mucho material para escribir.

“Al final, la tragedia se desencadena y la proximidad y participación en esa tragedia con Gatsby, las fiestas, las ventas clandestinas de licor, todo lo lleva a derrumbarse”, adelanta Maguire en las notas de producción del filme.

“Está molesto por la conducta de todos. Es un personaje que, quiere creer que la gente en el fondo es buena, así que le rompe el corazón comprender que no lo es”, agrega el intérprete.

En la vida real, Maguire es amigo cercano de DiCaprio. Ambos se conocieron hace más de 20 años, durante un casting para una comedia televisiva.

“Gatsby manipula a Nick pero, al final, la suya se transforma en una verdadera amistad, tal vez la única que tiene Gatsby. Eso es muy importante. Definitivamente, el aprecio que tengo por Leo sirvió mucho para mostrar afecto por Gatsby ”, dijo el actor.

De la lealtad que tiene por Gastby y la relación que lo une con Daisy y su esposo, la película envolverá a Carraway en un torbellino, convirtiéndolo en la brújula moral.

Derroche. Aunque mal valorada por la crítica internacional, pues tiene un promedio de 5,3 en metacritic.com , esta vez, El gran Gatsby vuelve visiblemente acicalado por Luhrmann e inyectado con una dosis extra de glamour gracias a DiCaprio. El drama es el mismo; la estética, sin duda, de avanzada.

Rodada en Australia y bajo la magia del 3D, El gran Gatsby se beneficia de una producción muy cuidada, con gran derroche decorativo y lujoso vestuario.

PUBLICIDAD

Luhrmann, quien desechó los planes de rodar donde transcurre la novela homónima de Fitzgerald –Nueva York y Long Island– , filmó la mayor parte de la cinta en Sídney, adicionando como novedad espectaculares efectos especiales.

Luhrmann no se apasiona por describir el declive del imperio estadounidense, pero sí se rinde a la desmesura cuando filma las fiestas organizadas por Gatsby. Dichas escenas parecen obedecer, al igual que el personaje de Gastby, a la regla del “nada es excesivo”.

“Ames u odies a Luhrmann, no hay duda de que este es su Gatsby, con su interminable lista de extravagancias. La película desprende una innegable fascinación... al menos durante un rato”, dijo Scott Foundas, de la revista Variety.

Las imágenes en tres dimensiones realzan los intrépidos movimientos de cámara por los distintos escenarios, así como detalles mínimos. Uno de tantos elementos son las joyas, que eran reales y no utilería.

Al ojo del espectador no escapará ni el pequeño símbolo de la sociedad secreta Skulls & Bones de la Universidad de Yale, cosido en el interior de la ropa del rival Gatsby, Tom Buchanan (Joel Edgerton).

Además, Luhrmann también aplica una receta ya probada en su filmografía, que consiste en utilizar una música anacrónica para los filmes de época. Por eso, los invitados en las celebraciones de Gatsby bailan al ritmo de Jay Z, Florence+The Machine, Fergie o Nero.

Luhrmann explicó que la banda sonora es también la música que utilizó en el set para “liberar” a sus actores, en particular en una de las escenas de orgía.

“Faltaban 20 minutos para que terminara la jornada de rodaje y todavía nadie tenía la sensación de que hubiéramos logrado una fiesta verdaderamente desenfrenada”, recordó Luhrmann.

“Entonces, en medio de un pasaje de jazz , puse, muy fuerte, la canción Niggas in Paris, de Jay Z, que se mezcló con el jazz , y la cosa despegó”, recordó el cineasta.

Dentro de esa atmósfera de grandilocuencia y pasión, Gatsby buscará conseguir su objetivo. Aquí no hay moral, ni conciencia; la ambición va delante.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Película de estreno: El gran Gatsby se encapricha con el amor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alexánder Sánchez

asanchez@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad de Costa Rica. Su formación académica la complementó con trabajos estudiantiles en medios de comunicación universitarios.

Ver comentarios
Regresar a la nota