Entretenimiento

Festival Internacional de las Artes 2017

Juan Pablo Zaramella, maestro argentino del 'stop-motion', muestra su obra en el FIA 2017

Actualizado el 05 de julio de 2017 a las 06:01 pm

Experimentado animador, cuya producción Luminaris fue incluida en la shortlist de los Óscar al mejor corto animado, está en Costa Rica para ser parte del FIA 2017. Participará hoy en una muestra de cortometrajes y mañana impartirá un taller.

Entretenimiento

Juan Pablo Zaramella, maestro argentino del 'stop-motion', muestra su obra en el FIA 2017

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Actualmente, Juan Pablo Zaramella tiene 45 años de edad. (Cortesía de Juan Pablo Zaramella)

Si con algo sueña Juan Pablo Zaramella es con hacer cine con profunda "libertad creativa". 

En ese afán el animador argentino, que está presente en el Festival Internacional de las Artes 2017 y es un maestro de la técnica stop-motion,  dio un gran paso cuando presentó al mundo Luminaris  (2011), el cortometraje más exitoso de su carrera. La animación ganó más de 200 premios internacionales, obtuvo el premio del público en el Festival Annecy y fue incluido en el shortlist de los Óscar al mejor corto animado.

No es que Luminaris le otorgara a Zaramella el banderín de la libertad, pero sí lo que vino después.

"Con el empuje que me dio Luminaris logré conseguir financiamiento y la confianza necesaria para crear un cortometraje donde experimenté mucho y asumí riesgos mayores en mi carrera. Hice lo que quería con ONIÓN (2016)", confesó Zaramella.

ONIÓN es un cortometraje que, junto al stop-motion que históricamente caracterizó sus produciones, Zaramella combinó diferentes tipos de animación -2D, 3D y otras-. Además, por si fuera poco, se dio el lujo de alternar todo lo anterior con actores en vivo. 

Luminaris, el corto más exitoso de Juan Pablo Zaramella. (Cortesía de Juan Pablo Zaramella.)

"Con ONIÓN la recepción no fue la misma que con Luminaris, pero estoy más que satisfecho con lo que hice. Existe una buena parte del público que le gusta  y otra que la rechaza.  Pero eso es manejar un concepto que se llama diversidad del arte: es no pretender ser masivo y tener claro que el público no lo elijo yo, sino es el público quien elije o se conecta con la obra", agregó el animador.

Además de un trampolín para alcanzar un buen trozo de libertad creativa, el éxito mundial de Luminaris le brindó a Zaramella reconocimiento internacional, pero sobre todo le otorgó la virtud de la honestidad artística.

"La verdad es que sí, lo del Óscar por ejemplo me ayudó a su difusión masiva. Eso es bueno, porque esa es una de las pocas formas que un trabajo independiente se haga  totalmente visible", dijo Juan Pablo.

"Sin embargo hay un detalle. Cuando me hablaron del shortlist yo no quise contratar a alguien para que le hiciera lobby al corto, o que lo promocionaran en Estados Unidos.  No me parece un modo honesto de lograr las cosas. Para mi un trabajo debe llegar a lograr un impacto por sus propios medios. Así que sucedió con Luminaris y eso me hizo sentirme muy satisfecho", agregó.

LEA MÁS: FIA 2017: recomendaciones de espectáculos para disfrutar del festival en San José

Sus inicios.

Diferentes biografías cuentan que Zaramella dibujaba desde los 3 años y que su talento artístico lo destilaba por todo lado. Lo cierto es que al terminar la secundaria, cuando ya había decidido que su futuro profesional iba a estar ligado al cine,  el stop-motion le salió al paso.

"No me interesaba ser animador, hasta que me encontré con el stop-motion. Me encantó la materialidad de la técnica, el hecho de estar en contacto con los elementos, el uso de las estructuras y la posibilidad de trabajar con el mundo real", explicó Juan Pablo.

"Al fin y al cabo, con el cine, lo que pretendía era contar historias. Con el stop-motion podía hacerlo. Fue entonces que decidí entrar a la escuela de animación", agregó.

No tardó mucho Zaramella en lograr sus primeros éxitos.  Tanto su primer corto El Desafío a la Muerte, como su segundo El Guante,  fueron seleccionados por el Festival Internacional de Animación de Annecy en el 2002. El primero en la competencia oficial y el segundo en la sección Panorama.

Fotograma de ONIÓN, el corto más arriesgado de Juan Pablo Zaramella. (Cortesía de Juan Pablo Zaramella.)

"Me dije: '¡Qué fácil es entrar a Annecy, lo logré a la primera!'. Luego me di cuenta que eso no era así, que no era tan fácil, al punto que otros cortos, como Viaje a Marte, nunca fueron seleccionados", recordó.

"Pero bueno, lo importante es que con el tiempo me di cuenta lo importante que fue que mis primeros trabajos fueran seleccionados por el Annecy", agregó.

Con respecto a la evolución de sus trabajos y las historias que cuenta en sus cortos,  Zaramella dice que ha sido la técnica quien ha marcado sus derroteros.

"El tipo de historias  fue variando fue con el paso de los años.  Experimenté con la técnica de stop-motion combinada con actores reales (pixelación) y otras más. Al final la técnica te hace desarrollar el tema", explicó.

 "A mi una idea básica me atrae y comienzo a investigarla. Cuando algo que te atrae, sin saber porqué, aparecen cosas muy  interesantes. Aparecen cosas del inconciente que van desarrollando la obra y la técnica que uno elige colabora en ese sentido. Eso me pasó en todos mis cortos",  agregó.

LEA MÁS:  Primer fin de semana del FIA 2017 cierra con mucho baile y energía

Taller en el FIA

Además de una muestra de su trabajos, que incluye once de sus obras, en el FIA 2017 Zaramella impartirá un taller.

La muestra es hoy, a las 8 p.m.,  en el Anfiteatro del Centro Nacional de Cultura. El taller es el mañana miércoles, pero el taller ya no tiene cupo.

"El taller va a estar enfocado el uso del stop-motion, pero más que en la técnica me centraré en el aspecto del lenguaje.  Que es algo que no se explora tanto. Cada técnica tiene su lenguaje particular", aseguró Zaramella.

"Muchos directores explotan el lenguaje del stop-motion a fondo, pero existe otra línea comercial que no lo hace. Es decir que esas obras pudieron haber sido hechas en 3D o en cualquier otra cosa y no hubiese existido diferencia". 

Actualmente, Juan Pablo Zaramella trabaja en series para televisión como 'El hombre más chiquito del mundo'. (Cortesía de Juan Pablo Zaramella)

Para Zaramella el público no es siempre conciente de la diferencia, pero sin saberlo agradece estar expuesta a una experiencia que "va más a fondo".

Actualmente, Zaramella está dedicado desarrollar series de televisión como El hombre más chiquito del mundo, una coproducción entre Francia y Argentina que consiste en 52 episodios y constan  de un minuto de duración.

Además está desarrollando la serie Así son las cosas, un producto en el que el lenguaje particular del stop-motion es esencial. Se trata de animación stop-motion con objetos y consta de 26 episodios.

"Esta serie, por su lenguaje, solo funciona en stop-motion. A eso me refiero yo con el rollo del lenguaje y en el taller explicaré porqué. Presentaré algunos pilotos", finalizó.

VEA ALGUNOS VIDEOS CORTOS DE ZARAMELLA: 

LUMINARIS

LAPSUS

Tráiler de ONIÓN

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Juan Pablo Zaramella, maestro argentino del 'stop-motion', muestra su obra en el FIA 2017

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alexánder Sánchez

asanchez@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad de Costa Rica. Su formación académica la complementó con trabajos estudiantiles en medios de comunicación universitarios.

Ver comentarios
Regresar a la nota