Entretenimiento

Crítica de cine

El último comandante

Actualizado el 19 de octubre de 2010 a las 12:00 am

14 años después.Presencia del chachachá

Entretenimiento

El último comandante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El último comandante - 1
ampliar
El último comandante - 1

Con algún instrumental teórico para ello, lo de un crítico de cine es analizar lo que ve en pantalla. Las anécdotas se quedan al margen, al menos que uno quiera utilizarlas para enriquecer literariamente lo que escribe (una crítica es un pequeño ensayo).

Si uno ve la película tico-brasileña El último comandante hasta que se encienden las luces del cine, entonces nos enteramos que la fecha para este largometraje es 2010. Sin embargo, durante el filme, hemos visto a gran cantidad de actores de teatro del país rejuvenecidos.

Como no creo que los directores de El último comandante, a saber, Vicente Ferraz e Isabel Martínez, hayan descubierto una poción mágica para maquillar a su elenco, he de aceptar que esta película ha tenido un proceso largo de filmación. Incluso, no es nada raro que estuviera varada por un rato y que, superados los obstáculos, al fin llega hoy a la pantalla grande.

Es el sitio digital de Vuelta en U me da esta información: “La película comenzó a realizarse 14 años atrás y es un relato de cómo el sandinista Paco Jarquín dejó su compromiso político para dedicarse a su pasión, la enseñanza del chachachá, en Costa Rica, su país vecino”, ¡14 años!, es bastante, pero sucede.

El largometraje con don Quijote y Sancho como personajes le llevó también 14 años de filmación a Orson Welles, quien murió sin haber podido terminar su montaje. Por dicha, Isabel Martínez y Vicente Ferraz han vivido lo suficiente para poder ofrecernos ahora El último comandante.

Esta película estaba para llamarse El rey del chachachá, pero 14 años bastan para el cambio de un título. Ahora es El último comandante y nos encontramos con una cinta llena de hondura humana y sin maniqueísmos en el retrato de los personajes, a quienes se les ve en sus contradicciones, en el quehacer de sus ideas políticas y adentro de sus dilemas personales.

El diseño de los personajes está bien logrado, mérito que ha de venir desde el guion escrito por Vicente Ferraz, Jaime Gamboa y Manuel Rodríguez.

Hay un gran cariño por los personajes, pero sin complacencia alguna por ellos. Por otra parte, la relación entre el texto (trama) y el contexto histórico –la Revolución Sandinista– se halla mejor amarradita que un tamal navideño, con coherencia interna, con exactitud y admirable lógica.

El último comandante (igual pudo llamarse El rey del chachachá) es una historia interesante, que seduce, que atrapa, incluso desde sus detalles, y que está muy bien narrada para la pantalla grande, con importantes y bien colocadas rupturas de la narrativa lineal. Es un filme que se expresa con autoría de parte del tándem en la dirección.

Lo mejor es ver cómo esta historia se nos hace creíble desde los personajes. Aquí hay una excelente dirección de actores con el extraordinario Damián Alcázar (mexicano) al frente. ¿Lo recuerdan? Es inolvidable con aquella cinta mexicana de 1991: La ley de Herodes, sobre la corrupción.

Luego tenemos a los nuestros: Alfredo Catania con un personaje complejo: noble de ideales y de vida bohemia. Tenemos a tres actrices formidables que hacen de sus trabajos uno solo. Son Haydeé de Lev (enigmática), Anabelle Ulloa (con gran soltura) y Ana Clara Carranza (enorme actriz, lo sabemos, y con una presencia grata para su joven personaje).

Hay una gama amplia de actores costarricenses y –en todos ellos– encontramos la virtud de ser oportunos con lo que hacen o encarnan. Incluso vemos al actual ministro de Cultura, Manuel Obregón, quien hace lo suyo: música (con su piano en un ambiente cabaretero).

Aunque el filme se presenta como tico-brasileño, uno en la butaca lo siente más como costarricense, y lo digo con complacencia mientras invito a todos a que vean El último comandante, buen cine, creativo, bien logrado en lo formal y de sensible riqueza en su contenido, cuya fuerza reside en lo válido de su tema, la estructuración del relato y el gran trabajo de los actores.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El último comandante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota