Entretenimiento

El Flaco mágico conquistó a una pareja e impactó a su hijo autista

Actualizado el 05 de julio de 2012 a las 12:00 am

Entretenimiento

El Flaco mágico conquistó a una pareja e impactó a su hijo autista

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Iván Ortiz junto a sus orgullosos padres. Juliana BarqueroEn familia.
ampliar
Iván Ortiz junto a sus orgullosos padres. Juliana BarqueroEn familia.

asancheznacion.com

Iván Ortiz, de 14 años, es autista y fue marcado desde la cuna por la fiebre musical que sus padres desarrollaron por Fito Páez.

Aunque no lo sabía, recién nacido regaló a su padre un disco de Páez, y comenzaría así su idilio con el argentino. Su madre, Patricia Hernández, adquirió el compacto y en su dedicatoria le puso “de tu hijo”, pues su retoño llegó al mundo, precisamente, un día después del Día del Padre.

Lo que Iván Ortiz padre considera como un recuerdo maravilloso, se convirtió después en un asunto de familia; por eso, no fue nada extraño ver a los tres esperando con ansias el concierto del argentino.

En la gradería este del Palacio de los Deportes, Iván hijo esboza las palabras: “Fito, Fito, yo quiero ver a Fito”, mientras sus orgullosos papás explican lo que es más que evidente... a él le encanta la música de El Flaco.

“Páez nos gusta a los tres. Para mí, sobre todo, es un genio. A nuestro hijo le descubrimos ese gusto porque en su computadora, iPod y todo lo que se pueda, pasa escuchando a Páez, así como a otros músicos como Charlie García”, explicó su padre.

“Él está entrando en la etapa de la adolescencia y es una época para desarrollar su individualidad. Hemos notado que se identifica con este tipo de música; él la busca por sí mismo”, agregó.

Para su madre, no cabe duda de que a Iván (hijo) le gusta más esa música que la que ella considera como “moderna”, y se mostró encantada de poder asistir al concierto en familia, tal como lo hicieron en el 2010, en La Sabana, durante el Festival Internacional de la Artes 2010.

“Fue su primer concierto completo y le encantó. No se olvida de ese día”, expresó Hernández.

Además, para su progenitora, las actividades masivas son una gran ayuda para el desarrollo personal de Iván.

“Estamos tratando de desarrollarle su sociabilidad, cuyo ausencia es uno de los síntomas de esta enfermedad. Qué mejor que esta ocasión”, finalizó.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El Flaco mágico conquistó a una pareja e impactó a su hijo autista

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alexánder Sánchez

asanchez@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad de Costa Rica. Su formación académica la complementó con trabajos estudiantiles en medios de comunicación universitarios.

Ver comentarios
Regresar a la nota