Entretenimiento

Beatlemanía contra el franquismo llega al festival de Cine de San Sebastián

Actualizado el 24 de septiembre de 2013 a las 07:52 am

Vivir es fácil con los ojos cerrados, la nueva película de David Trueba, relaciona la música de Lennon con la recordada dictadura española

Entretenimiento

Beatlemanía contra el franquismo llega al festival de Cine de San Sebastián

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tráiler de la película 'Vivir es fácil con los ojos cerrados', de David Trueba.

Las canciones de John Lennon pudieron contribuir a transformar la España intransigente de la dictadura franquista: es la teoría de Vivir es fácil con los ojos cerrados, la nueva película de David Trueba, presentada este martes en el festival de San Sebastián.

El realizador David Trueba posa tras la proyección de la película 'Vivir es fácil con los ojos cerrados', una sesentera que compite en la Sección Oficial del Festival de Sebastián.
ampliar
El realizador David Trueba posa tras la proyección de la película 'Vivir es fácil con los ojos cerrados', una sesentera que compite en la Sección Oficial del Festival de Sebastián.
En plena crisis existencial, mientras pensaba en separarse de los Beatles, Lennon viajó al sur de España en 1966 para actuar en How I won de war (Como gané la guerra), película del estadounidense Richard Lester rodada en Almería.

A partir de aquel episodio y de la historia real de un profesor de inglés empeñado en hablar con la estrella, Trueba --autor de películas como La buena vida (1996) o Soldados de Salamina (2003)-- construyó un filme sobre la audacia de cambiar el mundo.

"Es importante la rebelión, enfrentar los complejos y la autoridad y si algo me inspiraba de la visita de John Lennon a un país como la España de los años 60 es que él representaba a la clase obrera de Liverpool y había logrado dar el salto en un país tan clasista como Inglaterra", explicó Trueba.

"La suya era una presencia en España que ya solo con estar, solo con lo que él irradiaba, generaba en sí mismo una especie de revolución, de incentivo para muchos jóvenes", agregó tras la proyección de su película en el festival, donde además de una ovación cosechó las risas y las lágrimas del público.

Un entrañable Javier Cámara da vida a Antonio San Román, profesor de Albacete, una pequeña capital de provincias, que para enseñar inglés a sus alumnos utiliza las canciones de los Beatles emitidas por una radio extranjera mucho antes de su llegada a la autárquica España del franquismo.

Molesto porque los discos de los cuatro de Liverpool nunca incluyesen las letras, se lanza a un viaje imposible hasta Almería para hablar con Lennon.

Personaje sin complejos y con un gran corazón al que sus alumnos apodan "el quinto Beatle", Antonio recoge por el camino a dos autoestopistas: Belén, una veinteañera embarazada escapada de una institución para madres solteras, y Juanjo, un chico de 16 años que se fuga de casa tras recibir un bofetón de su padre porque no se quiere cortar el pelo.

PUBLICIDAD

Juntos emprenden la aventura en una España autoritaria, intransigente y sexualmente reprimida.

"Leí una entrevista con Lennon hecha entonces en Almería; al tipo le preguntaban '¿Qué hace aquí?' y decía 'no lo sé, esto es como la luna, es muy raro, me da la impresión de estar como en un país africano'", explica Trueba. "Y en el fondo tenía razón", agrega criticando "las tinieblas" de aquella sociedad que el cantante ayudó a iluminar.

"Su presencia en España era como una bomba de relojería", considera el cineasta, precisando que la suya no es una película sobre los Beatles.

Cámara, al volante de un Seat 850 y de la historia, afirmó haber tenido muy presentes a grandes actores del cine del franquismo, como el difunto Alfredo Landa, para interpretar "un personaje que empatiza con cierta bonhomía y con cierta tozudez".

La réplica se la dan dos jóvenes actores, la andaluza Natalia de Molina y el catalán Francesc Colomer, en una película que quiere plasmar, aseguró Trueba, la riqueza de una España plural.

En un guiño a su propia vida, el cineasta se basó en su familia para crear a la de Juanjo, con un padre madrileño y una madre catalana encarnados por Jorge Sanz y Ariadna Gil, actores que en 1993 ganaron un Oscar de mejor película extranjera con Belle Epoque, de su hermano Fernando Trueba.

El cineasta rindió también homenaje a Juan Carrión, el profesor que con su determinación a enseñar inglés a sus alumnos en una España "con grandes dificultades nacionales con los idiomas" inspiró la película.

De aquella aventura real quedaron dos cosas: la canción Strawberry fields for ever, compuesta por Lennon en Almería, y las letras que los Beatles incluyeron en todos sus discos a partir de 1966.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Beatlemanía contra el franquismo llega al festival de Cine de San Sebastián

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota