Entretenimiento

Crítica de cine

Crítica de cine: ‘Nuestro video prohibido’

Actualizado el 25 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Comedia desnuda. Vestimenta se abre

Entretenimiento

Crítica de cine: ‘Nuestro video prohibido’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tráiler de la película ‘Nuestro video prohibido’.

Cuando Jay llega a la casa de Annie, su novia, para pedir su mano, o sea, para casarse con ella después de una intensa temporada de sexo compartido, el papá de Annie los advierte: “Adiós al disfrute del sexo”.

Ese es el meollo de una comedia grata que, sin ser nada especial en calidad, mantiene cierta perspicacia de sátira y nos llega con el título de Nuestro video prohibido (2014), dirigida por Jake Kasdan con más limitaciones que virtudes.

Si el filme se mantiene jocoso es por la agradabilidad de su trama y porque Cameron Díaz tiene suficiente simpatía histriónica para hacernos creíble el relato, amén de su exuberante belleza, que nada tiene que ver con la calidad del filme, pero que tampoco podemos pasar por alto.

Video en sexo.  Jason Segel y Cameron Díaz dan cuerpo fogoso a comedia puntillosa sobre afanes sexuales en videos por Internet.  CORTESÍA DE DISCINE
ampliar
Video en sexo. Jason Segel y Cameron Díaz dan cuerpo fogoso a comedia puntillosa sobre afanes sexuales en videos por Internet. CORTESÍA DE DISCINE

Desde el comienzo nos enteramos del ardor erótico de la pareja protagonista, Jay y Annie, donde la actriz Cameron Díaz trabaja mejor que el actor Jason Segel con el manejo de los pliegues humorosos, propios de una comedia amatoria .

Cuando deciden casarse se cumple la profecía del suegro de Jay.Con un par de hijos, cualquier cosa se antepone al deseo libidinoso, por lo que el matrimonio decide filmar un video medio porno para retroalimentarse en su afán por tener sexo como antes.

Todo muy bien, pero un día… Un día se percatan de que su video puede andar por las nubes, pero no en cualquier nube, más específicamente: está por entrar a Internet. Lo privado deja de ser privado y el matrimonio está a un clic de la burla colectiva o de los afanes adictivos de quienes comparten su tiempo entre Internet y el porno.

Los esfuerzos de Annie y Jay para volver a la “normalidad” les serán harto difíciles, mientras la película se burla al despiste de Internet como obsesión social, sea desde los niños duchos en esa área hasta los adultos menos avispados.

Sin embargo, se queda corta la película con la sátira: es su debilidad. Igual le sucede al mostrar la hipocresía adulta ante el sexo, espacio mojigato a todas luces, donde las personas gustan de hacer lo que les censuran a los demás.

PUBLICIDAD

La propia desenvoltura de la película con los desnudos de Jason Segel y de Cameron Díaz pudo ser más inquietante: el director no entiende aquello de que el erotismo está en la intermitencia y no en la repetición. El psicoanálisis lo apunta así.

Bien lo dijo Roland Barthes (1915-1980), semiólogo francés, con esta pregunta: “¿El lugar más erótico de un cuerpo no es acaso allí donde la vestimenta se abre?”; así es, le falta maña a la película con el tema de la desnudez y del sexo, pero lo que presenta tampoco está mal, sin moralinas tontas.

Éxito comercial. Alrededor del mundo,   Nuestro video prohibido  a recaudado   $76 millones en taquilla,  nada mal para una comedia romántica .   DISCINE/LN
ampliar
Éxito comercial. Alrededor del mundo, Nuestro video prohibido a recaudado $76 millones en taquilla, nada mal para una comedia romántica . DISCINE/LN

Curiosamente, lo mejor de Nuestro video prohibido , como comedia, es cuando aparece un tercer personaje con relación a la pareja protagónica: cuando el video llega a manos de Hank, bien interpretado por Rob Lowe, ¡muy bien!

Lo peor es cuando aparece el actor Jack Black, quien encarna a un tipo pornógrafo: el entarimado se cae. Con todo, se trata de una comedia agradable capaz de burlarse de eso que llamamos “la vida privada” de cada quien, cuando lo privado anda por las nubes: las de Internet.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: ‘Nuestro video prohibido’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota