Entretenimiento

Crítica de cine

Crítica de cine: Otro viaje

Actualizado el 20 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Lograda aventura. Vuela la Enterprise

Entretenimiento

Crítica de cine: Otro viaje

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         La nueva película galáctica de la saga viajera tiene más del cine de acción que de ciencia-ficción, lo que manifiesta la mano de su director J.J. Abrams por encima de los actores.   ROMALY PARA LNEnterprise.
ampliar
La nueva película galáctica de la saga viajera tiene más del cine de acción que de ciencia-ficción, lo que manifiesta la mano de su director J.J. Abrams por encima de los actores. ROMALY PARA LNEnterprise.

Con la ventaja de los años, he podido ver la saga interminable de Viaje a las estrellas desde que se pasaba por televisión. Hablo desde la serie creada en 1966 por Gene Roddenberry. Igual con la Nueva Generación y, por consiguiente, con todas las aventuras llevadas al cine con muy distintos resultados.

Ahora viene el director J.J. Abrams a darnos un megaespectáculo visual, con el título de Star Trek: En la oscuridad (2013). No hay duda que el señor Abrams tiene maña para este oficio: el de tomar materiales específicos y convertirlos en entretenimiento masivo. Abrams no falla.

Es tal su destreza que me llama la atención ver cómo este conocido director pudo convertir una propuesta del género fantástico en una tradicional, entretenida y febril película más bien cercana al género de acción.

Por eso, Star Trek: En la oscuridad , como género fantástico, es un filme espurio, que reniega de su propia naturaleza y, tal cual, le falta autenticidad. Que emocionante, sí; que película entretenida, sí; que bien realizada, sí; que un hito de la ciencia-ficción, no, para nada.

El resultado de este nuevo viaje al espacio como fantaciencia, a lo sumo, se acerca a la llamada “space-opera”, en tanto formulación de una realidad imaginaria que cae en el relato aventurero con grandilocuente factura visual. Es evidente: lo formal y lo espectacular se imponen, entonces.

De esa manera, las disquisiciones o planteamientos propios de la ciencia-ficción son sustituidos por la mera aventura y el enfrentamiento entre buenos y malos, a puro meco y bombazos. Es posible que los seguidores acríticos de esta saga no coincidan con lo planteado en esta crítica, y menos los trekkies , quienes disfrutan de lo neogeneracional que hay en el filme.

Aquello de que la nave Enterprise es para explorar nuevos mundos, para buscar nuevas formas de vida y nuevas civilizaciones, viajando audazmente a donde nadie ha llegado antes, es algo que no se da con el director J. J. Abrams, quien cede a una película de productor: filme comercial construido con solvencia, bien cuidado en lo técnico e intenso en la aventura. Punto.

No se trata de que J.J. Abrams sea un Andréi Tarkovski con filmes de ficción científica como Solaris (1972) o Stalker (1979), con sus preocupaciones sobre el hombre y la vida. Sin embargo, al menos, quisiera que el señor Abrams hubiese podido ser como el director Robert Wise, quien, en 1979, definió un estilo valioso con su película Viaje a las estrellas: La conquista del espacio .

PUBLICIDAD

A lo hecho, pecho. Hoy, estos son los juegos de la gran industria cinematográfica de Hollywood, capaz de excitar la epidermis del espectador, pero incapaz de ir adentro, por lo que –incluso– se le exige poco a los histriones.

En esta nueva aventura, la música es lo mejor: gran trabajo de Michael Giacchino entre lo nuevo y lo recurrente. Igual, son elogiables el montaje, la dirección artística (la ambientación escenográfica) y el uso intenso de efectos visuales. Empero, aún me quedo sin entender cómo dos naves enooooormes van a chocar contra la Tierra, sin que en la Tierra no haya más que los ojos comunes de la gente que grita. Ni siquiera un radar por ahí para alertar.

Star Trek: En la oscuridad es aceptable cine de acción con falso ropaje de fantaciencia, nada del otro mundo, aunque por otros mundos navegue la Enterprise.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: Otro viaje

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota