Entretenimiento

Crítica de cine: ‘El séquito’, filme zopenco

Actualizado el 20 de julio de 2015 a las 12:00 am

Opciones. En el cine hay mejores películas que El séquito

Entretenimiento

Crítica de cine: ‘El séquito’, filme zopenco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La misma mona con distinto rabo. ¡Bueno! Digamos que con más lujo en el rabo. Se trata de la versión para cine de la conocida teleserie de HBO (del 2004 al 2011) Entourage .

En cine, ahora mantiene ese título e igual se le identifica con el nombre en español de El séquito (2015), bajo la dirección de su creador Doug Ellin, quien la administra de manera sosa a partir de un diseño de situaciones y de personajes sin ninguna gracia o complejidad.

Es de esas películas cuyo argumento es tan trivial que no hay mayor problema en aventarlo todo en una crítica. Es cine en el cine, con la historia de un productor y sus angustias por sacar adelante un filme donde mandan los que ponen el dinero.

Adaptación. El séquito  es la adaptación al cine de  Entourage.   Rola para LN.
ampliar
Adaptación. El séquito es la adaptación al cine de Entourage. Rola para LN.

Su compañero de viaje es un actor engalanado físicamente, quien decide dirigir su propia película por primera vez, pero sin soltarse de sus amigos y en medio de una carrera ascendente. Su película es vetada por quienes pagan la orquesta y mandan el baile, lo que hace sudar al amigo productor.

De ahí en adelante, uno no sabe si se trata de un filme crítico ante los juegos sucios de un Hollywood que se quema en su propia hoguera de vanidades o si, por lo contrario, es una invitación ideológica a querer vivir un mundo lleno de hedonismo, expresión “viciosa y deliciosa” del poder del dinero.

Entre esas dos posibilidades, El séquito es cinta del todo inestable, amén de plana como una campiña, seca como un desierto y superficial como un rasguño. Cargada de música bulliciosa, disparada con metralleta y no desde un pentagrama, esta película no es gallo ni lagarto, porque no tiene espuela ni colmillo.

Por eso, debe llenar la pantalla de semidesnudos o desnudos innecesarios, con actitud misógina donde la mujer solo es artículo de cama; así, a los espectadores nos convierte en mirones del cuerpo de bellas jóvenes. A falta de inteligencia, los diálogos se inyectan de vocabulario soez (coprolalia).

Los movimientos de cámara no comunican sensaciones, no cuestionan ni informan: ni chicha ni limonada, a menos que su “drama” sea mostrar sujetos mentecatos con autos muy finos mientras hablan sandeces. ¿Es esto su dinamismo dramático?

PUBLICIDAD

El séquito , como cine, es paquete erosionado de imágenes e ideas, de estética afectada, filme que sirve para nada, con actuaciones al borde del desastre o con el desastre como borde (uno no entiende que hace ahí un buen actor como Billy Bob Thornton). Aún para miradas sin ninguna exigencia, esta película deviene aburrida (muchas personas salieron de la sala durante su exhibición).

Total, El séquito es pedantería hollywoodense sobre el propio Hollywood. Por ejemplo, tiene tantos cameos (cameo es la aparición breve de alguien conocido en películas de ficción) que más bien resultan cansinos: al hartazgo.

Es película tan zopenca que solo espero no haberme contagiado de su memez, sandez, idiotez, estupidez, tontadez o bobadez: luego de verla, apenas estoy o voy en etapa de recuperación.

El séquito EE.UU.2015GÉNEROcomediaDIRECCIÓN:Doug EllinELENCOKevin Connolly, Adrian Grenier, Kevin Dillon, Jerry Ferrara, Jeremy PivenDURACIÓN:104 MinutosCINES:Lincoln, San Pedro, Avenida Escazú, Metrópoli, Terramall

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: ‘El séquito’, filme zopenco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota