Entretenimiento

Crítica de cine

Crítica de cine: La magia vale

Actualizado el 03 de junio de 2013 a las 12:00 am

Los ilusionistas ¿Es irreal lo real?

Entretenimiento

Crítica de cine: La magia vale

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Cuatro ilusionistas son reunidos misteriosamente para cumplir la más enigmática tarea de la magia, por lo que la policía los persigue y, en el cine, el espectador se entretiene. Romaly para La Nación.Magia.
ampliar
Cuatro ilusionistas son reunidos misteriosamente para cumplir la más enigmática tarea de la magia, por lo que la policía los persigue y, en el cine, el espectador se entretiene. Romaly para La Nación.Magia.

En la obra teatral La vida es sueño , de Calderón de la Barca, en su monólogo, el príncipe Segismundo se pregunta sobre qué es la vida: ¿frenesí, ilusión, sombra o ficción?, para concluir que es un sueño. Pues bien, ahora, en cine, el director Louis Leterrier estructura un relato para decirnos que la vida es magia.

Se trata del filme titulado Los ilusionistas (2013), a partir de un guion interesante de Edward Ricourt, Boaz Yakin y Ed Solomon, donde se narra el quehacer de un equipo del FBI cuando intenta capturar a los Cuatro Jinetes, nombre apocalíptico para un grupo de magos de los mejores del mundo. Los mejores.

El asunto es que estos magos, capaces de deslumbrar al más escéptico de los asistentes a sus presentaciones, se dedican a robar bancos, a chasquear ricachones y, sobre todo, a estafar estafadores, así, mientras realizan sus habituales espectáculos, repartiendo luego el dinero que obtienen entre el público o, extrañamente, con ese dinero, encarcelar a los “bandidos”.

Cada uno es una especie de Robin Hood y juntos son realmente sorprendentes: la ciudad para ellos es como los bosques de Sherwood, donde se escondía –con los suyos– ese arquetípico héroe medieval. Para la policía, los bandoleros son estos magos, lógico, como Robin Hood entonces.

Antes de seguir adelante, se debe señalar que para disfrutar bien de esta amena película de acción, uno debe tragarse el cuento de que esos cuatro nigromantes son capaces de ejecutar tales actos de magia, los que uno ve en la pantalla grande. Son trucos visuales, trucaje del filme, pero hay que hacer propia la convención de que no, que es magia de los personajes.

Metido uno dentro de ese mundo imaginario, recreado hábilmente por el director Louis Leterrier y todo su equipo (especialistas en cine de acción), y ubicado uno dentro de esa “realidad”, lo cierto es que Los ilusionistas , como thriller , funciona bien. En otras palabras: es cine entretenido que bien podemos juzgar como buen cine. No hay ninguna contradicción en ello.

Se trata de lo siguiente: el núcleo argumental está bien definido y sobre eso juega toda la magia y truculencia del filme, no solo la visual, sino también la propiamente narrativa. La película Los ilusionistas se amarra bien a sí misma desde la unicidad de su historia y, curioso, desde ahí se dispara en especie de subtramas y con un final sorpresa, vuelta de tuerca absoluta.

PUBLICIDAD

Con personajes bien diseñados en sus característicos, su amplio elenco se las cree a todas juntas y responde bien cada uno y en lo colectivo, tanto los jinetes de la magia como los policías que los persiguen. Con este elenco nada es lo que parece, concepto presente en la cinta.

Dentro de su amplio reparto, digno es destacar el trabajo de Woody Harrelson, con su mezcla de mago, mentalista y sujeto algo cínico (como si esta fuera la naturaleza de la magia y de quien la ejerce). La fotografía le corresponde bien al espíritu de espectáculo del filme. Igual es elogiable la música.

La cinta entretiene, está dicho líneas atrás, desde su propuesta visual y desde lo narrado; sin embargo, pudo haber ahondado un tanto más en los laberintos de las conductas de sus personajes, por lo que habría ganado en riqueza conceptual y, posiblemente, sus diálogos habrían sido más ricos. Hecha la salvedad, esta es una película recomendable.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: La magia vale

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota