Entretenimiento

William Venegas

Crítica de cine: ¡Qué cuarteto!

Actualizado el 14 de julio de 2013 a las 12:00 am

Vida de artistas A la vejez… ópera

Entretenimiento

Crítica de cine: ¡Qué cuarteto!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Calificación

Título original:Cuatro notas de amor

Reino Unido, 2012

Género: Comedia

Dirección: Dustin Hoffman

Elenco: Maggie Smith, Tom Courtenay, Billy Connolly, Pauline Collins, Michael Gambon

Duración: 95 minutos

Cines: Cine Magaly

Si uno dice que esta crítica trata sobre la película Cuatro notas de amor (2012), no se sabrá –de inmediato– de cuál se habla. Si mencionamos que lleva el título original de Quartet , entonces sí sabremos cuál es, porque así la menciona la publicidad del actual Festival de Cine Europeo.

Mejor aún si la rotulamos como El cuarteto . De esta manera la identifica el público para más facilidad comunicativa. Lo cierto es que se trata de una comedia suave, cariñosa, apacible y agradable, dirigida por Dustin Hoffman. Es su primera experiencia como realizador.

Cuatro notas de amor es una comedia a la inglesa, por su humor sagaz, tan flemático como satírico. Más que comedia de situaciones, diríamos que lo es de personajes, con esas divas y divos de la música, antes gloriosos solistas o triunfales cantantes de ópera a quienes les ha llegado la vejez y, por ello, se ven recluidos en un asilo con sus recuerdos corporizados a la ancianidad.

A la vejez. El arte vive por siempre y los artistas lo llevan hasta el último suspiro con sus afanes. Una película lo manifiesta. CINE MAGALY PARA LA NACIÓN
ampliar
A la vejez. El arte vive por siempre y los artistas lo llevan hasta el último suspiro con sus afanes. Una película lo manifiesta. CINE MAGALY PARA LA NACIÓN (Archivo)

Hay demasiadas reminiscencias: el recuerdo del éxito golpea con un nudo de nostalgias, tanto a ellas como a ellos, y lo de envejecer les deviene asunto para valientes. Por eso son briosos y briosas aún, pero permeados de miedos, manías, problemas de salud y con lagunas en la memoria.

El triunfo artístico del pasado hace que les afloren viejas rencillas y que se recriminen burlas amorosas habidas. Ahí, en ese lugar privilegiado para artistas, llenos de aplausos en otro momento, se posesiona la trama para darnos un micromundo de desesperanzas y, a la vez, para demostrarnos que siempre hay cabida para el optimismo.

Desde ahí, la película da razones para vivir. Entre esas razones, las fundamentales: la amistad, el amor, la solidaridad y el arte, sí, el arte, aquí concentrado por medio de la ópera. Cuatro notas de amor , con su banda sonora, es un baño justo de música para enriquecer lo narrativo.

Es admirable su montaje para el manejo de los tiempos del relato y para el tratamiento acogedor de su anécdota llena de calor humano. El director Hoffman dispone de un reparto en estado de gracia: extraordinario elenco para mostrar la vida de los y las artistas y de su vejez. Solo ello es razón para no perderse esta película.

PUBLICIDAD

Con el cariño que manifiesta Cuatro notas de amor por la vida y por el arte, por la música y por el canto, por Giuseppe Verdi, con ese mismo cariño les recomiendo asistir al cine Magaly a ver este filme. Aún le quedan funciones.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: ¡Qué cuarteto!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota