Entretenimiento

Crítica de cine

Crítica de cine: Hansel y Gretel

Actualizado el 27 de enero de 2013 a las 12:00 am

El cuento crece De brujas y troles

Entretenimiento

Crítica de cine: Hansel y Gretel

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Gemma Arterton y Jeremy Renner encarnan a los conocidos hermanos víctimas de brujas en el cuento escrito por otros hermanos, los Grimm.  Romaly para La NaciónMás del cuento.
ampliar
Gemma Arterton y Jeremy Renner encarnan a los conocidos hermanos víctimas de brujas en el cuento escrito por otros hermanos, los Grimm. Romaly para La NaciónMás del cuento.

En el guion, el concepto de la película Hansel y Gretel: Cazadores de brujas (2013) , dirigida por Tommy Wirkola, juega a ser novedoso, cuando los personajes del cuento escrito por los hermanos Grimm se han hecho grandes y andan, más bien, en cacería peligrosa y violenta de brujas.

Este filme no explora las condiciones traumáticas que llevaron a esos niños abandonados por sus padres y, luego, capturados por una bruja glotona, a convertirse en cazadores de hechiceras, así porque así. La verdad es que la trama de la película no explora nada en términos de hondura.

En esta cinta, la reacción de Hansel y de su hermana Gretel es tan violenta como el apremio grosero de las arpías, sin saber que han sido traídos al mundo por una bruja buena (existen), realidad con la que han de enfrentarse en algún momento y que la cinta trata con mera superficialidad.

No sé si ustedes conocen el libro de la escritora costarricense Evelyn Ugalde, titulado Cuando los cuentos crecen . Se trata de eso, de una prolongación narrativa del relato original. En el cuento de la escritora que corresponde a Gretel y Hansel, estos padecen de caries crónica por haber comido tantos dulces.

En dicho libro, ya grandes, los hermanos regresan a la casa dulcera de la bruja para conseguir un cepillo mágico para sus dientes. Bonita idea. El filme es todo lo contrario a dicha ingenuidad literaria. Concebido como mezcla de terror y comedia irónica, Hansel y Gretel: Cazadores de brujas busca, cada vez de manera más forzada, mostrarse como largometraje sanguinolento.

Esta cinta quiere ser cine gore (subgénero del terror) y a la vez humorosa. No es fácil cuajarlo bien. Precisamente, es lo que no logra esta película, por lo que más resulta un arroz con mango de situaciones forzadas que, dentro de la coherencia interna del relato, muchas de ellas no tienen pies ni cabeza.

No es solo esa incoherencia interna, también es la falta de temple del director para darle el tratamiento necesario a una historia que se nutre del género fantástico, donde lo irreal se nos debe presentar como real. Aquí no sucede así. El filme no tiene convicción, ni en su guion literario ni con su puesta en imágenes.

PUBLICIDAD

He visto la película en 3D (tercera dimensión) y debo señalar que es buena esta tercera dimensión: impacta con sus imágenes; igual, queda muy claro que el 3D es solo un artificio visual que no le da sustancia al relato. Aquí la trama no toma bajío y tan solo especula con lo grotesco y con lo inverosímil.

Las actuaciones son igualmente superficiales, menos la de Jeremy Renner (Hansel), quien demuestra sus habilidades para el cine donde la acción es continua, pero él solito no logra generar el interés que una historia como esta debiera suscitar en el espectador: ni es tan graciosa como comedia ni es tan horrorosa como terror.

Quiero salvar la música compuesta para la película por Atli Örvarsson, punto alto del filme. No solo es oportuna, es que trabaja muy bien como subrayado de las secuencias donde se escucha; incluso, funciona muy bien dicha partitura al recrear la atmósfera de los acontecimientos y su época.

El resto de la película, como espero haya quedado claro, se resiente de su artificiosa construcción y de la debilidad orgánica de su propuesta. La intensidad la procura a golpes de efectos progresivamente más rebuscados, sin ninguna visión transgresora de nada, como le corresponde al género fantástico.

Posiblemente sea un lugar común decirles que es mejor leer a los hermanos Grimm con su literatura: igual lo digo. Incluso, el libro de Evelyn Ugalde entretiene más. Son mejores opciones ante este filme que se alimenta de su propia autocomplacencia. Así de simple.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: Hansel y Gretel

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota