Entretenimiento

Crítica de cine

Crítica de cine: Chef a domicilio

Actualizado el 28 de julio de 2014 a las 12:00 am

Humor generoso Es banquete visual

Entretenimiento

Crítica de cine: Chef a domicilio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Si hay un género sin neuronas en el Hollywood actual es el de la comedia. De verdad. El de la comedia y todos los demás (con las necesarias excepciones). En dicho lugar es donde se desarrolla el cine altamente tecnológico y la comedia, por su parte, se suma al llamado “cine-basura”.

Sin embargo, donde uno menos piensa, salta la liebre. Así, nos llega ahora una comedia liviana, ciertamente conservadora (la defensa de la familia tradicional), poco o nada transgresora, pero con la habilidad de divertir bien desde su humor y lo hace de manera bastante limpia.

El filme se titula Chef (2014), dirigido con sinceridad por Jon Favreau, quien, además, se da el gusto de asumir el papel principal y de hacerlo bastante bien, mejor que todo el resto del elenco. Para su distribución en América Latina le agregaron algo y se anuncia como Chef a domicilio .

Eso de “a domicilio” no es exacto. Más bien, suena a aquellas superadas comedias italianas cargaditas de sexo. Esta de hoy, con guion de Jon Favreau, es más de tono familiar: comedia sencilla, pero oportunamente gozosa, con donaire o jocosidad urbana (eutrapelia).

Como película, su propia sencillez la inhibe de apuntar a mejor calificación, ante su ausencia deliberada de mayor densidad dramática y por su poco desvelo por plantearse figuras narrativas como los puntos de giro, el clímax propiamente dicho y de subtramas en favor del suceso principal.

Chef a domicilio narra la historia de Carl Casper (Jon Favreau), quien pierde su trabajo como chef en un restaurante, luego de sufrir comentarios despiadados de un crítico de comidas (Oliver Platt), que se extienden por las redes sociales. Ahí mismo, lo despide el propietario del restaurante (Dustin Hoffman).

Su nueva condición de hombre sin trabajo lo acerca más a su hijo de 10 años (buen trabajo del niño Emjay Anthony). Este es el núcleo argumental, mientras las imágenes giran sobre deliciosos platos de comida, una y otra vez: no vayan a ver esta película con hambre: el sentido del sabor no aguantará y les explotarán los jugos gástricos en la propia butaca.

Jon Favreau, actor, director y productor nos da una comedia feliz en cine, de agradable entretenimiento, con el apoyo de la actriz Scarlett Johansson. Foto: Cortesía de Videomark
ampliar
Jon Favreau, actor, director y productor nos da una comedia feliz en cine, de agradable entretenimiento, con el apoyo de la actriz Scarlett Johansson. Foto: Cortesía de Videomark

El chef Jasper contará con la ayuda de su mejor amigo (John Leguizamo), de su amiga de trabajo y cómplice sentimental (Scarlett Johanson) y, de manera previsible, de su exesposa (Sofia Vergara), por lo que habrá de intentarse la unión de la familia, pese al primer marido de la exesposa (Robert Downey Jr.).

PUBLICIDAD

¡Vieron qué reparto! Dicho sea de paso, qué bellas, muy bellas, se ven Scarlett Johanson y Sofía Vergara. La diferencia es que la primera actúa bien y la segunda, bueno, eso, solo eso: es muy linda.

El filme se matiza con música salsera, de bailar en la butaca, bien escogida. También se muestra lo odiosos que son los críticos gastronómicos, tanto como los de cine. Empero, esta vez, aplaudo a Jon Favreau, director venido del cine independiente, pero –igual– metido en filmes como los de la saga de Iron Man.

Lo cierto es que Chef dispensa un buen rato, es cine apetitoso, de buen ritmo con su relato, de garbos femeninos y sin sorpresas ingratas. Si yo la pude disfrutar, ¡diay!, claro que ustedes con más razón.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: Chef a domicilio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota