Entretenimiento

Arte

Seis profesores-escultores muestran sus obras en la UCR

Actualizado el 23 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Vueltas en el espacio. La docencia también es una forma de ser artistas, afirman.

Entretenimiento

Seis profesores-escultores muestran sus obras en la UCR

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
'Cuatro estaciones', talla directa en madera de guanacaste de Mario Parra Brenes. Fotografía: Jonathan Jiménez.

La pintura es el arte que salimos a ver, mas la escultura es el arte que sale a vernos. Hoy, un buen sitio para recibir tales visitas es la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Costa Rica (UCR) ya que seis profesores de escultura nos brindan obras con las más diversas técnicas. La exposición ha sido organizada por la Vicerrectoría de Acción Social y la Escuela de Artes Plásticas, cuyo director, Eric Hidalgo, expresa: “La exhibición reúne a varias generaciones de docentes, y sus obras interactúan entre sí en un diálogo de conceptos, materiales y texturas”.

La exposición es un aporte de la Escuela al VI Congreso Universitario, que se celebra cada diez años para analizar el papel de la UCR como institución académica y su presencia en la sociedad, y para trazar nuevos rumbos.

Los expositores son Emilio Argüello Molina (emérito), Néstor Zeledón Guzmán (emérito), Vera Picado Fernández, Eric Morales Scholz, Mario Parra Brenes, Xavier Villlafranca Fernández y Herbert Zamora Rodríguez.

Néstor Zeledón brinda ¡Yo protesto! (2008), una talla en madera de cenízaro que representa un brazo y un puño en alto. Según el autor, esta obra alude a su reacción ante el resultado del referendo sobre el TLC, que derivó en su aprobación. El artista se había pronunciado contra ese acuerdo comercial.

“Con esta obra expreso mi decepción y mi protesta pues el resultado se debió a una campaña de intimidación”, opina el artista. La pieza se fundirá en bronce y se colocará en la plaza 24 de Abril (en esta fecha) de la UCR, lugar donde habitualmente se realizan manifestaciones de estudiantes y profesores.

A su vez, Emilio Argüello aporta Exuberancia tropical , talla en cenízaro de gran tamaño que representa una mujer –la Naturaleza– y es parte de la serie Homenaje indígena . “Yo hago objetos escultóricos como un reflejo de mis vivencias. Nunca he seguido modas ni copio consagrados”, declara Argüello.

“Ser profesor de arte es una de las mejores formas de retroalimentarse porque hay un constante intercambio de ideas con colegas y alumnos”, añade el artista.

'¡Yo protesto! ',  talla en madera de cenízaro de Néstor Zeledón. Fotografía: Víctor Hurtado.
ampliar
'¡Yo protesto! ', talla en madera de cenízaro de Néstor Zeledón. Fotografía: Víctor Hurtado.

Más universos. Herbert Zamora trae Momento límite . “Es una obra simbólica. En el centro se ubica un entramado de madera a modo de organismo viviente que viaja a través del camino trazado por un metal oxidado que remite a la tierra. Esta forma viva cruza las montañas y es un signo metafórico de un viaje al más allá”, indica Zamora.

PUBLICIDAD

“Los profesores de una escuela de arte deben producir y mostrar sus obras. No se concibe un profesor de arte ajeno a una práctica artística de calidad”, opina Zamora.

Por su parte, el profesor Erick Morales Scholz exhibe tres piezas integradas por hierros retorcidos y huesos: Duerme eternamente, Ha entregado el alma y Nos ha dejado por siempre . Él nos explica:

–Son el producto de una sociedad que ha secuestrado la muerte. La consecuencia de liberarnos de la cadena de un cuerpo que muere constantemente es dejar crecer, en nuestra mente, una visión dantesca de la muerte. Las promesas que nos ofrecían librarnos de ese monstruo son las mismas que nos reducen a un estado inservible.

Sobre su labor docente, Morales confiesa: “Los estudiantes ponen a prueba mis conocimientos y ensanchan cada vez más los límites de mi universo artístico”.

El profesor Xavier Villafranca expone Anillo y tres Broches , joyas hechas en madera, cobre y plata. Él declara: “Estas piezas tratan de abstraer el contexto natural local para expresar estados emocionales del ser humano. Observaciones en la naturaleza –como pequeños crustáceos sobre piedras o abruptas formaciones geológicas sobre un cielo nublado cuadriculado– pueden transformarse, en la obra plástica, en emociones humanas en tensión constante”.

“Ser artista y ser profesor generan conocimiento y pensamiento para futuras generaciones. Ambas labores deben vivir en el epicentro de los grandes cambios que se producen en nuestra sociedad”, afirma Villafranca.

'Exuberancia tropical', talla en cenízaro de  Emilio  Argüello. Fotografía: Víctor Hurtado.
ampliar
'Exuberancia tropical', talla en cenízaro de Emilio Argüello. Fotografía: Víctor Hurtado.

Aula abierta. La profesora Vera Picado ofrece el video de Desconcierto , estructura móvil de metal. No le fue posible traer la obra misma, que permanece en Burdeos (Francia). Picado nos revela:

Desconcierto es una escultura móvil y sonora. Su título se origina en un juego de palabras opuesto a “concierto”. Se sugieren las ideas de sonido y de ruido, presentes en este trabajo. Algunos elementos se mueven gracias a la suspensión; otros, con imanes. La combinación produce movimientos y sonidos brillantes y armónicos. El dispositivo sonoro es una colaboración del músico francés Cyril Gourvat.

”Todo trabajo artístico se caracteriza por la creación individual, pero la labor docente exige trascender el yo y abarcar el nosotros. Debe contribuirse a la formación de seres humanos críticos, creativos, íntegros e independientes”.

PUBLICIDAD

El artista Mario Parra Brenes expone varias tallas de madera de guanacaste. Cuatro estaciones alude a los procesos agrícolas o a los estados vitales, en los que el rol de la mujer se vuelve esencial como trabajadora de campo, madre y compañera”, dice el artista y agrega:

Maniquí es parte de una serie de obras que exploran la ausencia del cuerpo y de la autenticidad. El cuerpo se insinúa bajo una corteza, como una fachada en el vacío que contiene un vestido suspendido.

“El intercambio profesor-estudiante enriquece mi práctica docente y mi obra ya que, por medio de la experimentación en las aulas, se generan grandes oportunidades para investigar nuevas facetas de la escultura”, manifiesta el artista.

La exposición es un aula abierta, y todos podemos ser espectadores-alumnos por unos momentos. La exhibición se ofrecerá hasta el viernes 11 de abril de lunes a viernes de 8 a. m. a 5 p. m. en la galería de Artes Plásticas de la UCR (Ciudad Universitaria Rodrigo Facio).

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Seis profesores-escultores muestran sus obras en la UCR

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota