Entretenimiento

Exposición en la Galería Kandinsky

El pintor Rafa Fernández dirige el barco de los sueños

Actualizado el 10 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Muestra de 23 pinturas inéditas realizadas con diversos materiales

Obras representan escenas fantásticas y comunican un mensaje de paz

Entretenimiento

El pintor Rafa Fernández dirige el barco de los sueños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“Yo no sabía que la vida daba estos golpes tan tremendos. Pero esos golpes son necesarios. A mí me tocó y, ahora, esto es lo que hay”.

Once años después de sufrir dos derrames cerebrales que le dejaron graves secuelas físicas, “lo que hay” detrás de Rafael Rafa Fernández es un artista apasionado, que se aferra a la pintura como un salvavidas y se niega a dar un paso atrás a pesar de las adversidades.

Él vive y pinta. Él pinta y vive. La vida y la pintura se funden en un mismo sentimiento que le inyecta la energía suficiente para no desfallecer “Pintar es una pasión del corazón”, dijo en medio de la emoción horas antes de la inauguración de su más reciente exposición Navegante de sueños y lunas.

La muestra se exhibe en la Galería Kandinsky en el centro comercial de la Calle Real (San Pedro de Montes de Oca) y reúne 23 pinturas realizadas con lo que Fernández llama “técnica propia”.

“Aunque utiliza recursos variados como tiza, pluma, marcador, carboncillo, lápiz o pigmentos en polvo, a él no le gusta hablar de técnica mixta, sino técnica propia. Lo que hace la diferencia es la forma en que los usa, es un sello personal que ha logrado en 60 años de trayectoria artística”, comentó la directora de Kandinsky y curadora de la muestra, Alma Fernández.

En esta serie el artista sitúa a sus personajes –eternos, fantásticos y enigmáticos– en escenarios casi teatrales. Mujeres de mirada penetrante que conviven con pájaros, caballos o gatos, son los personajes que se desplazan en un escenario místico. La luz amarilla, anaranjada o rosada en los rostros recuerda la iluminación artificial en un montaje teatral.

Pero, a diferencia de una obra de teatro, aquí no hay libreto porque para Rafa Fernández el arte es el espacio para ser libre y hacer lo que le da la gana, sin ataduras. “Yo habito mis obras. La pintura me da la oportunidad de entrar a la locura y luego volver a la cordura”, dijo.

Él se confiesa un “navegante de sueños”, pero no es egoísta y quiere compartir su viaje con muchas personas. “Yo me debo a mi público y quiero que ellos entren en mis sueños. Con mis pinturas quiero llevarles un momento de paz, en medio de tanta violencia”.

PUBLICIDAD

El mar es uno de los invitados de honor en esta serie. “Me da tranquilidad”, aseguró el artista entre las pocas pausas que hace mientras está pintando. Una caja de tizas pastel de colores vistosos y un papel en blanco fueron demasiada tentación para el artista que inmediatamente se puso a pintar una vez finalizada la entrevista.

“Luego de esta experiencia tan dura, él ha aprendido a sacarle el jugo a cada minuto”, dice la curadora, quién, además, es su hija.

La biógrafa del artista Camila Schumacher opinó que esta serie invita al espectador a conocer un “universo” imaginado por el artista. “Todo es posible para Rafa Fernández si de pintar se trata. Sus personajes burlan el equilibrio, vuelan a caballo, galopan en puntas de pie. Él, que los inventa, se contagia de su magia y sonríe como ellos: enigmático y tierno, asombrado y furtivo.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El pintor Rafa Fernández dirige el barco de los sueños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota