Entretenimiento

Manuel Canales, con rumbo a 'National Geographic'

Actualizado el 08 de marzo de 2015 a las 12:00 am

El notable infografista de La Nación se integrará a la prestigiosa revista National Geographic en Washington.

Entretenimiento

Manuel Canales, con rumbo a 'National Geographic'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En Semana Santa, cuando él era niño, a Manuel Canales le gustaba ver películas de romanos: de esas que –con feroz irrespeto por la historia– saltan de la Última Cena a la guerra de Troya mientras las huestes del rebelde Espartaco disertan sobre filosofía estoica con un sospechoso acento andaluz: milagro del doblaje.

“En la televisión pasaban películas de romanos, como Los últimos días de Pompeya, y siempre salían esculturas antiguas que me gustaba ver”, recuerda hoy Manuel Canales de aquellos tiempos, cuando se le presentó la sorpresa del arte, y de la que no ha salido todavía.

Este artista costarricense es el jefe de la sección de infografía del diario La Nación y es también uno de los grandes creadores hispanoamericanos de ese tipo de ilustración periodística. Canales irá a fines de marzo a Washington para trabajar como uno de los editores gráficos de la revistaNational Geographic.

Reconocimientos. Canales y el grupo que dirige han recibido cuatro medallas de bronce, dos de plata y una de oro del Premio Internacional Malofiej, concedido en Pamplona (España) por la Society for News Design (SND), de los Estados Unidos. La medalla de oro les fue otorgada por la colección de afiches dedicados a los parques nacionales Costa Rica Verde, que La Nación publicó en el 2008.

Se considera que estos galardones son los Premios Pulitzer del periodismo visual. “Los premios fueron realmente para un equipo de trabajo que integraron William Sánchez y Daniel Solano, entre otros compañeros”, detalla Canales. En el 2010, Manuel formó parte del jurado de dichos premios.

Para gente asombrosa como Manuel Canales se inventó la idea del “artista natural”. Le basta con oír unas ideas generales sobre un objeto para que trace el primer esquema de una ilustración; luego la ampliará y la precisará hasta lograr el diseño final: lo que en la prensa de llama “infográfico”. El propio Canales define:

–La infografía es la visualización de informaciones para que el lector las transforme en conocimiento. Así se aprovecha el gran valor cognitivo de las imágenes.

–¿Debe acompañar a un artículo?

–No necesariamente. La infografía es periodismo gráfico que se explica por sí mismo. Una infografía es un artículo, pero con elementos visuales que las palabras no pueden describir. Su diseño es tan importante como su información.

Sin embargo, Canales es también un excelente artista en la ilustración: el dibujo (generalmente cromático) que aparece junto con un artículo para resaltar una idea del texto.

Manuel Canales comenzó a trabajar en La Nación en el 2003. Foto: Rodrigo Montoya.
ampliar
Manuel Canales comenzó a trabajar en La Nación en el 2003. Foto: Rodrigo Montoya.

Si un artículo trata de la soledad humana, ¿cómo podría ilustrárselo: con una mujer en un parque, con un hombre solo dentro de un bus...? La elección de la alegoría depende del artista, quie esta vez crea con mayor libertad. “Esos retos me encantan”, confiesa Manuel.

Visión de datos. Manuel era uno de esos niños que hacen caricaturas de los maestros, quienes dudan entre castigarlos por el atrevimiento o premiarlos por la calidad. “Mis cuadernos acababan repletos de dibujos”, afirma Canales. “De niño veía fotos de cuadros y esculturas del Renacimiento y me fascinaban, como La última cena y el David”, precisa Canales.

Curiosamente, en la universidad, una profesora le decía a Canales que una buena forma de apreciar el arte antiguo era ver películas históricas pues aparecían frisos, columnatas y pinturas –lo mismo que él había descubierto de niño–.

Terminado el colegio, Manuel ingresó en la Escuela de Artes Plásticas de la UCR, donde permaneció un año. Su impaciencia y los horarios de la UCR lo indujeron a cambiarse a la Universidad Autónoma de Centro América (UACA). “Me decidí por el diseño publicitario y trabajé para pagarme los estudios”, explica Manuel.

En el 2002, mientras terminaba la licenciatura universitaria, La Nación contrató a Canales. Su talento reveló a los jefes de diseño que el joven serviría ilustrando páginas. “Poco después, uno de los gurús de la infografía, el español, Jaime Serra, vino a La Nación a dirigir unos talleres y nos descubrió un universo del diseño”, anota Canales y prosigue:

“Otro gurú de la infografía me dijo que el infografista no es un artista. Yo me sentí dolido, pero ahora creo que tuvo razón. La infografía es comunicación, es diseño de datos. La infografía no es principalmente arte, pero sí debe hacerse artísticamente; es decir, con la forma más estética posible. Puedo usar lápiz, óleo o grabado, pero siempre debo transmitir información”, agrega Canales y continúa:

–Trabajamos con periodistas que nos dan los datos iniciales, y en conjunto hacemos una 'lluvia de ideas' orientada a un boceto futuro. Luego, los ilustradores vamos al lugar si es posible, e investigamos en archivos y buscamos imágenes que nos guíen.

”Más tarde hacemos un boceto en papel, que ayuda a definir cuáles son las informaciones más importantes. Los periodistas y los infografistas trabajamos en conjunto mejorando el boceto, o quizá debamos hacer uno nuevo. El infográfico final se piensa para la edición impresa y para la que se verá en Internet”.

Señor ilustrador. Para Manuel, en cambio, las ilustraciones son más libres; por tanto, el creador puede tomarse licencias visuales. Una ilustración es el dibujo (la acuarela, el diseño digital...) que acompaña un artículo escrito por otra persona. El ilustrador debe captar un aspecto esencial del artículo y representarlo visualmente.

“Siempre ando con una libreta Moleskin, y cualquier idea la traslado al papel. Si me gusta, la paso luego a un dibujo, a un óleo o a un diseño de computadora”, explica Canales y continúa:

–He hecho algunos cuadros al óleo, pero solamente para mi casa. Prefiero ejecutar obras mixtas; por ejemplo, dibujar algo, añadirle acuarela o acrílico, escanear todo, pasarlo a una computadora, cambiarle los colores... Al final puede salir una ilustración que acompañe un artículo de la Revista Dominical.

En una conferencia dictada en la Universidad Véritas en el 2012, Manuel Canales consideró que algunos grandes artistas han apelado a formas similares a la infografía. Así, añadió, en el techo de la capilla Sixtina, en Roma, Miguel Ángel pintó una especie de “storyboard”: un relato bíblico narrado con imágenes.

A su vez, sugiere Canales, Leonardo Da Vici dibujó “infografías” que ilustran sus proyectos de construir máquinas voladoras y armas, con sus respectivos textos.

“Picasso se pasó a la serigrafía dejando el óleo, pero, si hubiese tenido una computadora, habría usado los programas Illustrator o Photoshop”, conjetura el artista.

Otros maestros. Hace cinco años, en Pamplona, Manuel Canales compartió el jurado de un concurso con Kaitlin Yarnall, la directora cartografía y arte de National Geographic.

“Ella supo que habíamos desarrollado proyectos de gran envergadura en La Nación, como los dedicados a los parques nacionales y a los volcanes”, indica Manuel; prosigue:

–A National Geographic le intrigaba saber cómo un equipo pequeño, como el nuestro, podía hacer ilustraciones similares a las de esa publicación. Hace poco, en esa revista se produjo una vacante, y Kaitlin me invitó a unirme a National Geographic.

Manuel irá como un “senior graphic editor” a la ciudad de Washington. La revista es solamente un producto de la National Geographic Society, una prestigiosa institución científica estadounidense. Canales es el primer costarricense que trabajará para National Geographic en sus productos impresos, de Internet y de videos. Canales dice:

–Admiro a Leonardo Da Vinci pues fue grande en todo, y, aunque suene trillado decirlo, también a Pablo Picasso porque a los nueve años dibujaba como Rafael, a los veinte era un genio de la pintura académica, pero, en vez de quedarse así, rompió barreras y dijo: “¡No! Yo quiero hacer otra cosa”. Exploró formas, se pasó a la cerámica, y se habría pasado al diseño digital si lo hubiera conocido. El artista es el eterno insatisfecho.

El jueves pasado, Manuel estuvo en la Clínica Clorito Picado, donde hay un amplio mural de Francisco Amighetti. Canales agrega:

–Cuando era niño, debía hacer filas en esa clínica, y me quedaba viendo el mural: sus formas, sus colores...: es siempre nuevo para mí. Desde entonces admiro a don Paco. También me gusta mucho la obra del escultor Néstor Zeledón, y Rafa Fernández me parece estupendo. De Fernando Carballo me entusiasman sus grafitos robustos, sus mujeres exuberantes–.Canales resume así su biografía con biografías de otros creadores.

Manuel Canales va hacia el futuro, pero quizá también le toque ilustrar la guerra de Troya, y lo hará de modo excelente.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Manuel Canales, con rumbo a 'National Geographic'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota