Entretenimiento

Cine

Las muertes del Codo del Diablo en el cine

Actualizado el 25 de enero de 2015 a las 12:00 am

‘El Codo del Diablo’.  Un documental recuerda seis asesinatos políticos ocurridos en 1948

Entretenimiento

Las muertes del Codo del Diablo en el cine

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Víctor Hurtado Oviedo

L as cintas dan vueltas a la memoria, y el documental El Codo del Diablo gira en torno del asesinato nunca esclarecido de seis presos políticos ocurrido en diciembre de 1948 en Limón. La película toma el nombre de una curva del ferrocarril donde un tren se detuvo, bajaron a los prisioneros –en su mayoría del Partido Vanguardia Popular– y les dispararon.

Cineastas y técnicos de la productora La Pecera filmaron la cinta con el apoyo de familiares de las víctimas y de fondos de instituciones culturales.

Conversamos con Antonio Jara Vargas, quien codirigió el documental junto con su hermano Ernesto.

–Usted es historiador: ¿cómo se vinculó con este proyecto?

–La idea de este documental surgió de mi encuentro con el expediente judicial del caso del Codo del Diablo. Me di cuenta de que, aparte del asunto propiamente criminal, el expediente era como una ventana para poder explorar un momento histórico, una época posterior a la guerra civil de 1948, pero aún llena de tensiones e incertidumbre: muy distinta de la imagen triunfal que a veces tenemos.

”Después, mi hermano Ernesto y yo decidimos que había elementos suficientes en esa historia para convertirla en una producción audiovisual que pudiera interesarle a un público amplio”.

–¿Cuál es la trama de la cinta?

–Principalmente explora las causas del asesinato de seis presos políticos, perpetrado cerca de Siquirres en diciembre de 1948; pero, en lugar de quedarnos en la investigación policial, nos interesamos también por el contexto amplio de la región del Caribe y por la vida de estas seis personas, narrada por sus familiares.

”Aunque suene contradictorio, fuimos a lo local y a la memoria personal para salirnos de la crónica política y para encontrar los elementos más universales de esta historia.

”Visualmente queríamos resaltar estos elementos: el entorno familiar, los recuerdos de la infancia, la vida de los trabajadores del Caribe, la zona bananera y, por supuesto, el ferrocarril”.

–¿Cómo se han explicado los asesinatos del Codo del Diablo en los libros de historia?

–Muchas narraciones de esos años guardan silencio sobre el crimen. Las que lo mencionan de paso, a veces lo ven como una prolongación del conflicto recién pasado o un acto aislado de violencia. Incluso hay alguno que lo justifica por motivos ideológicos.

PUBLICIDAD

”Hace falta una visión menos partidaria que pregunte de dónde viene la violencia política y cómo se llega a justificar por parte de los actores en aquel momento. David Díaz y Manuel Solís han aportado aquella visión en estudios recientes”.

–¿Cómo se documentaron?

–Partimos de varios cientos de folios del expediente judicial y de libros que tratan el contexto político. Sin embargo, lo más enriquecedor fue la recopilación de testimonios en numerosas entrevistas. Estas conforman la narración principal de la película.

”No hubo un guion ni un narrador: los propios testimonios sirven de narración. Los pocos textos que grabamos con locutor son extractos tomados del expediente y de la prensa.

”Esos testimonios se complementan con fotografías del Archivo Nacional, de varios archivos familiares, de titulares de periódicos e incluso de filmaciones de aquellos años que nos facilitó el Centro de Cine”.

La película  está en cartelera hasta el próximo miércoles, 28 de enero, en Cinépolis de Terramall.
ampliar
La película está en cartelera hasta el próximo miércoles, 28 de enero, en Cinépolis de Terramall.

–¿Hay investigaciones históricas profesionales al respecto?

–Existen un par de textos cortos inéditos. El más completo en cuanto a revisión de fuentes periodísticas es el de José Alberto Rojas Binda. Existe también un par de narraciones literarias del caso. La principal referencia publicada es un pequeño artículo de Enrique Benavides que se centra en el aspecto judicial y forma parte de su libro Casos célebres ”.

–¿Cuál ha sido la reacción del público?

–El documental se estrenó en el festival de cine del año pasado y obtuvo el premio del público. Nos emocionó mucho este reconocimiento pues implica que la gente que lo vio pudo sentirse identificada con la historia y lo que queríamos comunicar.

”Es interesante notar que el premio fue compartido con otra película documental: señal de que el público del festival está también interesado en películas que exploren su realidad”.

–¿Cuál es el cronograma de exhibiciones previstas?

El Codo del Diablo se presentará en Cinépolis Terramall del jueves 22 al miércoles 28 de enero. Queremos llevar también la película a comunidades situadas fuera de San José. Comenzaremos en aquellas donde se filmó, y organizaremos foros de discusión en instituciones y universidades.

–¿Se presentará la película en algún festival extranjero?

–La película es una coproducción Costa Rica-Guatemala y se presentó en el festival centroamericano Ícaro, en Guatemala, donde ganó el premio de mejor documental centroamericano y logró una buena acogida por parte del público.

PUBLICIDAD

”Nuestra prioridad es difundirlo en Costa Rica y Centroamérica, pero también lo hemos enviado a varios festivales en otros países, y ya tenemos respuestas positivas de dos de ellos”.

–¿Cuáles han sido las mayores dificultades en la producción?

–El proceso de transformar la investigación histórica en un guion y recortar lo que no era necesario. Dichosamente lo hicimos en grupo pues nos costaba dejar cosas por fuera. En todo caso, la película no pretende ser la última palabra sobre las consecuencias de la guerra civil, sino el inicio de una conversación.

”Conseguir el financiamiento fue un proceso largo, pero conseguimos los recursos necesarios con el apoyo de fondos de Proartes, Ibermedia, Cinergia y el Centro Cultural de España.

”En términos materiales, lo difícil fue obtener un ferrocarril para filmar en Limón. Parte de la línea ya no existe, y no es un trayecto que se haga regularmente, pero pudimos grabar allí tanto en tren como en motorcar”.

–¿Cómo podría apoyarse más la producción de cine documental en Costa Rica?

–Me parece clave el apoyo de instituciones y canales de televisión para que se abran espacios a fin de mostrar y divulgar lo que se se hace en cine documental.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Las muertes del Codo del Diablo en el cine

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota