Entretenimiento

Rehacerse siempre

El grupo Danza Universitaria cumple 35 años

Actualizado el 16 de junio de 2013 a las 12:00 am

Rehacerse siempre La agrupación Danza Universitaria conserva la juventud en la madurez

Entretenimiento

El grupo Danza Universitaria cumple 35 años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La obra Gritos escondidos se estrenó en 1987 en el Teatro Canout de Lima, luego haberse clausurado el VI Festival de Trujillo (Perú). Hoy, después de 27 años, esa coreografía protagoniza la celebración de la Compañía de la Universidad de Costa Rica al cumplir 35 años de labor en el arte escénico de la danza costarricense.

Gritos escondidos es una obra de Rogelio López, director fundador de “ Danza U ”, como se llama de manera cálida a esta agrupación. La obra será interpretada hoy por el elenco actual (vea la página 2).

Muchos de sus integrantes eran niños cuando se estrenó, y otros no habían nacido, como el bailarín Pablo Miranda (1989) y la bailarina Jimena Muñoz (1989).

Orígenes. El 14 de abril de 1978, con acento visionario, la Universidad de Costa Rica creó el primer grupo de danza profesional en nuestro país: Danza Universitaria. Bajo la dirección de Rogelio López e integrado por el grupo independiente DanzaCor, se inició una labor artística con gran ímpetu.

Según lo señala la investigadora Marta Ávila, López –bailarín, maestro y coreógrafo– se inspiró en aspectos de las culturas aborigen y afrodescendiente, y en el aporte español.

López encaminó al elenco a crear una línea de trabajo coreográfico con la libertad de expresar y componer, proponiendo así personajes característicos para sus obras. Además, la coreógrafa, intérprete y maestra Cristina Gigirey (1940-2006) brindó su aporte al grupo durante cinco años (1978-1982), y enfrentó al elenco con obras de alto nivel de ejecución técnica y con el entrenamiento en el ballet clásico.

López y Gigirey marcaron significativamente el desarrollo de la agrupación por sus premisas coreográficas y también por la pasión que caracterizó a Gigirey y sigue caracterizando a López.

Bajo esas guías, Danza Universitaria se consolidó con obras como Popularísimo (1979), de López, y Proceso (1980), de Gigirey: ambas fueron todo un éxito ante el público costarricense.

Cabe resaltar que, para estos tiempos, Gigirey y López realizaron una labor muy valiosa de extensión a las comunidades ubicadas fuera de la capital, en busca de otros públicos, tarea que dejaron a un lado por al menos dos décadas y es retomada por la dirección y el elenco actuales.

PUBLICIDAD

Más adelante, el maestro Hans Zullig, en ese entonces director de la Folkwang Hochschule (escuela), de Alemania, fue invitado por López y Gigirey para que trabajase con el grupo. Zullig visitó Costa Rica cada verano durante ocho años (1980-1988) y realizó una labor de formación técnica.

La influencia del método dancístico teatro-danza de Alemania marcó el proceso de la agrupación y fortaleció su lenguaje de movimiento. Además, se inició un vínculo que le brindó oportunidades a bailarines costarricense para que figurasen en compañías de Alemania.

Bajo estos tres enfoques surgió, en Danza Universitaria, la necesidad de hablar de las preocupaciones del ser humano, orientación que siempre ha caracterizado su repertorio.

Cambios importantes. La agrupación estuvo ubicada en diferentes lugares de la UCR: primero en el aula 16 de la Facultad de Bellas Artes y luego en la Escuela de Arquitectura, hasta que se le asignó un local propio en el antiguo Edificio Saprissa.

En 1981, la UCR creó un programa de aspirantes para formar a los futuros intérpretes de la Compañía. Este proceso de formación se llama hoy Danza Abierta y lo dirige Luis Piedra, uno de los bailarines fundadores de Danza Universitaria. Piedra es un elemento vital como bailarín y coreógrafo, y ahora como formador de jóvenes que aspiran a ser parte de esta exitosa agrupación.

En el decenio de 1990 surgieron cambios importantes: parte del elenco fundador dejó el grupo, y con esto se abrió la posibilidad a nuevas personas de aportar su talento y continuar con la creciente trayectoria de la Compañía. En aquel momento, esta había ya logrado un gran reconocimiento nacional e internacional.

La agrupación dejó de llamarse Danza Universitaria y se convirtió en Compañía de Danza de la Universidad de Costa Rica. Se le otorgó una sala propia: el Teatro de Montes de Oca, ubicado en el campus universitario.

Esa sala brinda la oportunidad de no depender de los teatros capitalinos y de poder ofrecer más de una temporada por espectáculo. Por otro lado, se redujeron los integrantes a 12 bailarines después de haber contado con elencos de hasta 21 intérpretes para algunas obras.

Aportes. La producción de este grupo cuenta con 160 obras, que se han caracterizado por inducir al público a preguntarse por su forma de vida y por los cánones sociales impuestos, entre otras ideas.

PUBLICIDAD

Es necesario mencionar el carácter atinado con el que los integrantes toman y transforman la escena, creando la estética con la cual dan vida a la propuesta y hacen a su audiencia parte de ello.

Para inicios de este milenio, obras como El crimen nuestro de cada día (2003), de Gustavo Hernández, y Amores difíciles (2005), de Hazel González, ganaron el premio de la mejor coreografía nacional. Numerosos reconocimientos enmarcan la trayectoria de Danza Universitaria, logrados en el país y en el exterior. La fuerza que despliegan en la escena es uno de los ingredientes que los ha guiado por este camino.

Esta agrupación continúa con su exitosa proyección en teatros y en espacios no habituales, y mediante su extensión a las comunidades.

Después de 35 años, la Compañía de Danza de la Universidad sigue demostrando que es un pilar de la danza profesional costarricense. El trabajo de esta agrupación exhibe un inmenso sentido artístico con gran responsabilidad social. Gracias por su compromiso, el escenario siempre será su casa.

La autora es máster en danza y profesora de la Escuela de Danza de la Universidad Nacional y de la Universidad Estatal a Distancia.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El grupo Danza Universitaria cumple 35 años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota