Entretenimiento

Arte

La geometría y el arte se unen en la Galería Nacional

Actualizado el 14 de julio de 2013 a las 12:00 am

Expresiva sencillez. En la Galería Nacional, Luis Fernando Quirós se renueva a partir de 16 pinturas de vibrantes colores

Entretenimiento

La geometría y el arte se unen en la Galería Nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Las líneas se intersecan y divergen para generar figuras en el espacio que encierran luces y colores vibrantes. Bajo esa premisa, Luis Fernando Quirós ha creado 16 acrílicos que irradian color en las paredes de la Galería Nacional. La muestra lleva por nombre Tiempos de luz y en ella se representan objetos que el artista llama “modelos de geometría intuitiva”.

“Con un tema como la geometría, que es con lo que los diseñadores y los arquitectos trabajamos todos los días, uno puede desarrollar algo más grande y hacerlo una obra de arte”, afirma Luis Fernando Quirós, quien partió de su larga experiencia como docente en cursos de arte y diseño para componer estas piezas.

Geometría de luz y color. Tras años de haberse dedicado a la enseñanza, Quirós mostró los principios de la geometría y la teoría de los elementos en el espacio, y también aprendió que estas figuras sencillas poseían un potencial artístico.

“Tiene que ver con una filosofía de mi vida: yo siempre digo que, con poquito que tengo, puedo hacer mucho si lo hago con amor y con pasión. Esta es una idea pequeña, pero puede hacerse grande”, explica Luis Fernando y muestra Intersección en el campo , el acrílico de gran formato que abre la exposición.

Quirós se inició con el tema de la geometría hace algunos años, experimentando con la partición del cubo o el hexaedro platónico en sus dibujos.

Sin embargo, solamente el año pasado, Quirós mostró este tipo de trabajos en una exposición sobre el libro arte realizada en la Galería Alternativa y curada por Rolando Castellón.

En ese momento, Quirós se basó en las ideas de un tiempo cíclico que surgieron alrededor de la nueva “era maya” o el fin del decimotercer “Baktun”, que ocurrió el 21 diciembre del 2012.

“Rolando Castellón coleccionaba esos dibujos y me pidió un libro con ellos, así que realicé cinco ejemplares a mano. Yo necesitaba reinventarme porque llevaba mucho tiempo pintando árboles, y entonces vino esta idea del “Baktun”, cuenta Quirós.

El fin del decimotercer “Baktun” le transmite al artista la noción de una era de luz y de armonía que le hizo reconsiderar las culturas prehispánicas y generó en él inquietudes de las que surge el nombre de la exposición: Tiempos de luz .

PUBLICIDAD

Por otro lado, los cubos que Luis Fernando representa remiten al prisma, objeto que descompone la luz en colores.

“Yo tomé esa idea del prisma para hacer estas cosas angulosas y cortadas. A partir de ahí y del tratamiento del color es que hablo de luz”, agrega el artista. Tres ejemplos de cubos en los que una diagonal juega con las formas y los colores son Pirámide oblicuángula , Pirámide trunca y Partición rombo-cuboctaedro .

Los “modelos de geometría intuitiva” se basan en la “teoría del campo”, de Attilio Marcolli, cuyos estudios analizan la geometría a partir de sus cualidades y cómo se estructuran en nuestra manera de percibir el espacio.

Para Quirós, esas premisas surgen inconscientemente a la hora de diseñar. “Todos los cuadros tienen valores matemáticos, y todos diseñamos a partir de estos valores”, agrega el artista. Él crea ilusiones ópticas a partir de cubos superpuestos que solo pueden existir en el dibujo axonométrico (hecho a partir de un eje), como en la pintura Intersección en el campo .

 4. Luis Fernando Quirós   planea convertir algunas de sus pinturas en estructuras tridimensionales.
ampliar
4. Luis Fernando Quirós planea convertir algunas de sus pinturas en estructuras tridimensionales.

Minimalismo subvertido. Las obras de Luis Fernando Quirós se caracterizan por los colores fuertes y dispuestos para crear grandes contrastes. El artista declara que su uso del color siempre es intencional y cautelosamente analizado.

“Se busca un equilibrio visual y que el cuadro vibre y active el espacio. No pienso tanto en el tema como en el color”, señala el Quirós señalando el fondo bermellón de Oblicuángulas en rojo , una pintura compuesta por dos cubos superpuestos.

El artista recurre a varias técnicas para crear llamativas texturas cromáticas: el chorreo de pintura, el uso de una varilla para limpiar vidrios y la utilización de plantillas de cinta adhesiva. La tela es el soporte de sus obras; en ocasiones, el pintor reutiliza pinturas que había ejecutado anteriormente.

El siguiente paso del proceso es agregar capas de pintura y esperar a que cada una de ellas se seque. Finalmente, se retiran las plantillas de cinta adhesiva y se revelan las líneas que forman las figuras geométricas de las obras. En algunos cuadros, como Escalonada , las líneas contienen huellas provenientes de las primeras capas de pintura que el artista aplicó.

PUBLICIDAD

A pesar de la sencillez de las figuras dibujadas, la creación de estas obras puede tomar hasta dos días, como Deriva , la pintura de mayor formato presente en la exposición.

El artista relaciona Deriva con una de las ideas que motivan este tipo de dibujos: “Deriva es un ejercicio que se hace mucho en diseño y arquitectura: partir de algo que no se sabe qué es. Por ejemplo, si se dice que las aguas van a la deriva, no se sabe cuál rumbo tormarán, y esto es lo interesante”, explica Luis Fernando.

La deriva forma parte del trabajo del artista, quien no parte de bocetos para crear sus obras.

“Es un ejercicio libre de construcción. Si yo fuera arquitecto, nadie podría entrar en esos cubos porque no hay espacio para salir o para entrar. La cuestión es sentir el espacio”, asegura Quirós.

Si bien no hay un planeamiento de cada obra, Luis Fernando explora constantemente los trabajos de creadores como el español Pablo Palazuelo, el estadounidense Sol LeWitt y el alemán Gerard Richter. Además, con Tiempos de luz se ha introducido en el estudio de los pretrograbados indígenas; así, las últimas obras de la serie remiten a los motivos prehispánicos, como lo hace Constructo I .

La obras de Luis Fernando Quirós alcanzan un minimalismo que, al mismo tiempo, está lleno de textura y color. “Es un minimalismo subvertido y recargado de líneas que puede ser provocador”, asegura. Esta provocación es uno de los objetivos del artista: crear insinuantes figuras cuyas interpretaciones se intersecan y separan al igual que las líneas en el espacio.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La geometría y el arte se unen en la Galería Nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota