Entretenimiento

Lingüística

Samuel Arguedas Katchenguis, notable lingüista costarricense

Actualizado el 06 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Lexicógrafo. Samuel Arguedas fue uno de los primeros miembros de la Academia Costarricense de la Lengua, la que cumplirá 90 años este sábado 12

Entretenimiento

Samuel Arguedas Katchenguis, notable lingüista costarricense

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El sábado 12 de octubre, la Academia Costarricense de la Lengua cumplirá 90 años de su establecimiento en 1923. Este aniversario tan especial es motivo para recordar a sus fundadores y a sus primeros miembros. Samuel Arguedas Katchenguis, mi abuelo, fue uno de ellos. De adolescente, en un viaje a México para visitar a mi familia paterna, recuerdo haberle dicho, como es común en Costa Rica: “Antier fui a Chapultepec”. Inmediatamente me corrigió: “Hija, se dice anteayer ”.

Para él, el conocimiento y el uso correcto de la lengua eran básicos en una persona educada. Al conversar con él, todos sus familiares y conocidos siempre aprendíamos vocabulario nuevo y algo sobre gramática, literatura, pronunciación y usos correctos.

Parece que, antes de morir y fiel a su vocación filológica, don Samuel dijo a otra nieta: “¿Sabes, hijita?: en la mañana sufrí una embolia o embolio, como también es correcto decir”.

  Fotografía  de inicios de los años 50 en la que aparecen Samuel Arguedas (izquierda),  los académicos de la lengua mexicanos Nemesio García Naranjo y José Vasconcelos, y el académico  paraguayo Natalicio González.
ampliar
Fotografía de inicios de los años 50 en la que aparecen Samuel Arguedas (izquierda), los académicos de la lengua mexicanos Nemesio García Naranjo y José Vasconcelos, y el académico paraguayo Natalicio González.

Vocación precoz. Samuel Arguedas ingresó en la Academia Costarricense de la Lengua en 1941 y ocupó la Silla D, vacante por la muerte de uno de sus fundadores, don Manuel María de Peralta y Alfaro (1930), y por la renuncia de su sucesor electo, don Mario Sancho Jiménez (1938). Arguedas también fue miembro correspondiente de la Real Academia Española y honorario de la Academia Mexicana hasta su deceso, en 1978.

Samuel Arguedas nació en Heredia el 18 de julio de 1896. Su madre, Adelina Katchenguis (adaptación de Kaczenczys), llegó muy niña de la antigua Prusia, con sus padres. Ella fue una de las primeras maestras en Costa Rica y le inculcó disciplina en el trabajo intelectual y disposición por profundizar al máximo en los estudios escogidos.

Muy joven se graduó de maestro en la Escuela Normal de Heredia y luego de profesor de Castellano. Trabajó en el Liceo de Costa Rica, donde educó a varias generaciones de jóvenes en el conocimiento y uso correcto del idioma, al hablar y al escribir, y en el disfrute de la literatura; muchos de ellos se convirtieron en excelentes escritores, como don Alberto Cañas Escalante.

Sus obras publicadas fueron principalmente libros de texto, como Lecturas (1917), Literatura para niños (1918), la trilogía antológica Centroamérica, Hispanoamérica y Españ a (1938), La sinhueso (1938) y Primera y tercera obras de misericordia (1939).

PUBLICIDAD

En el DRAE. Samuel Arguedas escribió numerosos ensayos y artículos sobre asuntos gramaticales y lexicográficos en varios periódicos, como La Nación , de Costa Rica, y Excélsior , de México (de 1946 a 1960); un tiempo, tituló la columna que escribía ahí “Primera y tercera obras de misericordia”, a saber, “Enseñar al que no sabe” y “Corregir al que yerra”.

Sin embargo, puede decirse que su obra más importante fueron sus aportes continuos al enriquecimiento del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE).

Al Congreso de Academias, celebrado en Madrid en 1956, fue como presidente de las academias centroamericanas. En esa ocasión, el secretario perpetuo de la Real Academia Española, don Julio Casares, expresó: “Don Samuel Arguedas ha contribuido al enriquecimiento del diccionario oficial tanto como el resto de las academias americanas juntas”.

En México. Los últimos 34 años de su vida los pasó en México, junto con su esposa, Rosalpina Urbina Álvarez, principalmente por razones familiares. Sus tres hijos, Sol , Samuel y Botho, habían estudiado y formado sus familias allá. No obstante, siempre se mantuvo informado del acontecer político y cultural de Costa Rica.

En México trabajó como autoridad idiomática en el Instituto Federal de Capacitación del Magisterio, en el Fondo de Cultura Económica, en el Museo Nacional de Historia y en otras instituciones culturales; además, escribió artículos periodísticos.

De los descendientes de don Samuel, la que se ha dedicado, como profesión, al estudio del lenguaje, he sido yo . Creo haber heredado también su vocación pedagógica, y quisiera haber podido inculcarles a mis estudiantes , al igual que él, el desear hablar y escribir con conocimiento, propiedad y elegancia.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Samuel Arguedas Katchenguis, notable lingüista costarricense

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota