Entretenimiento

Artista y obra

Ricardo Ulloa Garay experimenta con la línea en su arte

Actualizado el 27 de abril de 2014 a las 12:00 am

Entretenimiento

Ricardo Ulloa Garay experimenta con la línea en su arte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mis dibujos normalmente son sencillos; es decir, no trato de utilizar en ellos demasiados medios. Uso solo línea, a menudo continua, y solo tinta, así como una pluma gráfica de punto 0,2 ó 0,3, que me da una línea de un grosor invariable: esto porque me propongo trabajar del modo más espontáneo posible. El mejor resultado obtenible es una composición de giros, quiebres, juegos de planos y distancias que sugieren algún tema general y varias interpretaciones posibles. El blanco del papel es un componente importante. Finalmente, todo depende de la composición.

Mis primeros pasos en este tipo de dibujo se dieron en los años 70 y sigo elaborándolo desde entonces. No lo he abandonado porque siempre me provee de abundantes sorpresas –y ocurrencias–, aun cuando creo haberlo agotado. Es una especie de felicidad para mí.

Este dibujo se titula Orquesta . Contiene una pequeña fauna musical, con cada músico haciendo lo suyo sin fijarse en lo que hacen los demás. Uno podría imaginarse el concierto –o desconcierto– de sonidos que los músicos hacen con solo ver cómo están dibujados.

'Orquesta'. Dibujo de Ricardo Ulloa Garay. Fotografía: Ricardo Ulloa Garay para LN.
ampliar
'Orquesta'. Dibujo de Ricardo Ulloa Garay. Fotografía: Ricardo Ulloa Garay para LN.

Orquesta no juega tanto con planos como otros dibujos míos, sino que es una composición casi de un solo plano, más o menos rítmica. Los juegos se hallan dentro las figuras. La colocación de estas y sus distancias mutuas contribuyen a la animación; creo que logran sugerir la interferencia que se da entre los instrumentos (que parecen haber integrado a sí mismos a los músicos que los tocan).

Como psicólogo (estudié psicología mientras perdía el tiempo dibujando), me interesa el efecto que mis dibujos producen en el espectador. Para eso es necesario que haya en él un buen grado de inteligibilidad y, al mismo tiempo, un buen grado de ambigüedad, de enigma.

Es así como se consigue despertar en la mente esa curiosidad casi infantil que tanto sabor nos trae en la vida. La llamo “infantil” porque el niño está programado para buscar lo nuevo, lo que lo deja un poco perplejo. Esto lo hace reaccionar y tratar de dominar la nueva experiencia…, pero, en vez de hacerlo convirtiéndola en una ya conocida, modifica la conocida para abarcar las dos. La sensación de triunfo que acompaña a esto es muy buscada por él. Lo mismo vale para el adulto.

PUBLICIDAD

¿De donde viene ese estilo? Sus fuentes artísticas se originan en el dibujo neoclásico y el de Picasso, que lo retomó luego de que desarrollara el cubismo (muchos artistas y críticos lo censuraron por ese aparente retroceso); pero, más atrás, su impulso vino del deseo de provocarme por medio de los garabatos que de niño yo hacía en los cuadernos de borrador de la escuela durante las clases aburridas.

Si se me permite una digresión más, me gustaría incluir este aforismo acerca del dibujo: “El propósito del dibujo es mejorar el papel” (el autor, modestamente, soy yo). Es mi prueba ácida: si el papel en blanco se ve mejor que el dibujo, el dibujo es malo.

El dibujo en Costa Rica ha tenido pocos artistas que se dediquen a él. El caso más notable es el de Juan Manuel Sánchez, aunque su trabajo como escultor va estrechamente ligado al de dibujante.

En nuestro país existe una aversión al trabajo en papel; la gente prefiere la pintura sobre tela o madera, imagino, porque la ve más duradera y decorativa que el dibujo, debido a la pequeñez de este y a la fragilidad del material mismo.

Sin embargo, en esta era de la miniaturización, el dibujo constituye un recurso espléndido para quien desea crear una colección extensa de arte sin deber alquilar una casa más grande para darle cabida. El dibujo es usualmente pequeño, pero puede tener tanto sutileza como grandiosidad. No es una sinfonía, es música de cámara.

Del cubismo aprendí el juego de planos; de los surrealistas y de la Psicología, que uno no es una sola cosa, sino muchas más.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Ricardo Ulloa Garay experimenta con la línea en su arte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota