Tradición indígena

Rey Curré se encendió con el baile de los diablitos

Festejo boruca simboliza la lucha entre indígenas y españoles

La chicha y las máscaras son parte elemental de esta tradición

Rey Curré, Buenos Aires. Hoy finaliza el juego de los diablitos, que por décadas se ha celebrado en esta reserva indígena, donde niños, jóvenes y adultos se unen en una sola voz para festejar la matanza del toro.

Desde el pasado jueves a media noche, los indígenas se reunieron a la salida del panteón y caminaron hasta el alto de San Antonio. Ahí dio inicio el tradicional juego de los diablitos, que llega a su fin hoy a las 6 p. m. con la matanza de un toro de madera que simboliza al enemigo español.

Desde hace varios días la comunidad se venía preparando con la corta y cosecha de maíz. Una chicha bien fermentada se toma en el baile de los diablitos, que recorren toda la comunidad.

Niños, mujeres y adultos, desde horas tempranas se colocan sus trajes de gangoche, máscaras, ramas y hojas de plátano, y así van caminando, casa por casa, tratando de jugar con el toro para luego cansarlo y matarlo este domingo en horas de la tarde.

Los adultos, a parte de su vestimenta, son acompañados por un guacal donde sirven la chicha. Los visitantes y extranjeros no se pierden el saborearla.

El baile de los diablitos es una tradición que data de muchos años. “En esta reserva niños, adolescentes y adultos viven esta historia de cuando llegaron los españoles a nuestras tierras”, explico Zeidy Santos Beita.

En cada baile los “diablos mayores”, como se les conoce a los adultos, hacen sonar un caracol, señal de que debe iniciarse el juego.

Iván Rojas tiene seis años de participar en esta actividad.

“Esta tradición la llevamos en la sangre. Siempre para estos días de enero celebramos el juego de los diablitos. Yo tengo seis años de vivir en carne propia esta fiesta”, dijo Rojas mientras tomaba chicha.

“Mi padre fue el fundador de estos juegos en Rey Curré. A mí me lo heredó y todos los años participamos con mucha alegría y mucho orden”, indico, por su parte, Santos Rojas Morales, conocido como el diablo mayor.

“Desde 1981 yo seguí con la tradición que me dejo mi padre, y en ella involucramos a niños y jóvenes para que vivan en carne propia este lindo juego”, añadió.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Rey Curré se encendió con el baile de los diablitos