Entretenimiento

Opinión: Corteo mágico nos muestra cómo desafiar a la muerte

Actualizado el 25 de enero de 2015 a las 12:00 am

Entretenimiento

Opinión: Corteo mágico nos muestra cómo desafiar a la muerte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El payaso Mauro sueña que ha muerto. Su alma comienza a ascender al cielo guiada por ángeles guardianes. Antes de irse para siempre, en algún punto a medio camino entre la Tierra y el infinito, Mauro hace un último repaso de su vida. Un cortejo fúnebre en su honor se convierte, de repente, en un carnaval. Este acontecimiento detona los recuerdos del protagonista y señala la esencia dual de Corteo .

En   Corteo  cada acto de acrobacia, malabares y pantomima constituye un capítulo en la existencia del payaso
ampliar
En Corteo cada acto de acrobacia, malabares y pantomima constituye un capítulo en la existencia del payaso

Estamos ante un espectáculo de contrastes y asombros. Por más de dos horas y media, cada acto de acrobacia, malabares y pantomima constituye un capítulo en la existencia del payaso. Con recursos tomados del teatro y la danza pero, sobre todo, con el apoyo de una banda sonora de precisión milimétrica, se van hilando las pequeñas historias que brincan de lo solemne a lo risible, de lo trágico a lo cómico o de lo perfecto a lo imperfecto.

Corteo nos habla de la vida con tal claridad que no hace falta comprender la mezcla de idiomas y dialectos que convergen en la escena. El sentido está en las emociones producidas por la habilidad de los intérpretes y en la empatía que causan los personajes. El espectáculo está estructurado para que en todo momento esté sucediendo algo interesante de modo que la mirada no pueda escapar del escenario.

La sincronización de los lenguajes escénicos con los recursos tecnológicos y los soportes mecánicos crea una fantasía en la que se alternan el peligro, el humor y la poesía. Insisto: ¡como en la vida misma! Nuestras emociones de espectadores viajan en una montaña rusa. En semejante estado, uno zapatos que caminan solos pueden aliviar la tensión causada por un acróbata en riesgo de caer desde lo alto.

Este juego de extremos genera placer y recompensas inmediatas. Por eso, los aplausos y las exclamaciones del público son parte esencial de la banda sonora del espectáculo. Corteo es una maquinaria tan bien ensamblada que hasta las poquísimas pifias de los intérpretes pasan desapercibidas. En algunos casos, se podría pensar que dichas "pifias" están colocadas para incrementar la expectativa de la audiencia.

Los caballos de pantomima y la actuación de personas con talla baja hacen parodia de los extravagantes circos del estadounidense P.T. Barnum (1810-1891).

PUBLICIDAD

El gusto del empresario por aquellos físicamente excepcionales ( freak show ) marcó toda una época en la historia de las artes circenses. Corteo se apropia de estos códigos y restablece la dignidad que aquellos viejos circos le habían quitado a estas personas.

Cerca del final, en el interior del Grand Chapiteau (nombre de la carpa principal), un nostálgico cortejo despide al payaso Mauro. Montado en una bicicleta voladora, él avanza hacia lo desconocido. Los que permanecemos abajo hemos asistido a la escenificación de un sueño en el que los límites físicos de nuestra especie han sido puestos a prueba. Una vez más, hemos retado y vencido a la muerte.

Mauro pedalea con fuerza. El sol del ocaso lo guía. Describir esta imagen es poca cosa a la par de lo que implica experimentarla en vivo. Entonces la luz se apaga y el último aplauso estalla...

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Opinión: Corteo mágico nos muestra cómo desafiar a la muerte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota