Entretenimiento

Más-caras del Soñador

Actualizado el 28 de julio de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Más-caras del Soñador

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Sin título. Luis Tenorio para LN.

Este retrato (sin título propio) es parte de una nueva serie llamada Más-caras del Soñador , que se presentará en la Sala León Fernández Bonilla del Archivo Nacional durante el mes de agosto.

El proyecto incluye nueve retratos hechos con acrílico y “agua bendita” sobre tela, y comprende formatos medianos y grandes. (Usted leyó bien: con “agua bendita”. Acostumbro bendecir el agua antes de utilizarla como medio para que, en cada uno de mis retratos , se impregnen la mejor energía y mis deseos más positivos.)

Me gusta comentar esta frase: “Yo pinto lo que pienso para que otros también lo hagan”. La intención con esta serie es de nuevo invitar al público a meditar sobre cuánto hemos reducido nuestros espacios de encuentro personal debido al contexto tan acelerado e hiperconectado que comprende nuestra vida actual. Es que, como decía Carl Jung, “quien mira hacia fuera, sueña, y quien mira hacia dentro, despierta”. El despertar personal es parte esencial de la cosmovisión que comparto como artista.

En esta ocasión reduje la paleta que utilizo en los rostros al blanco y negro. Quisiera representar así lo básico de la tensión que hay entre el temor a estar solos y la necesidad de ese espacio de encuentro con nosotros mismos.

¿Cuándo fue la última vez que, a solas, se preguntó usted por qué valora lo que valora y actúa como actúa? ¿Son realmente suyos sus deseos o son solo una resonancia de los deseos de los otros? Es más, ¿se atrevería a apagar todas sus pantallas y a quedarse a solas un buen rato razonando sobre sus ideales?

Aunque normalmente mi paleta es muy reducida, esta es la primera vez en la que exploro la pintura usando solo el blanco y el negro en mis retratos. Disfruté mucho este ejercicio y obtuve el resultado que esperaba, por lo que pronto nos acompañarán nuevos rostros monocromáticos en algunos de mis proyectos cercanos.

Otro detalle en este retrato es la estrecha línea que impide que el cuerpo totalmente blanco se mimetice con el fondo pintado del mismo color, como metáfora de la inevitable fusión que ocurre entre el personaje y su contexto si el diálogo íntimo no puede resolverse. La inspiración viene de las tumbas que en Costa Rica son pintadas de blanco: alusión al enfrentamiento de este Soñador que nos observa fijamente retándonos, y que nos anticipa la muerte de nuestra identidad si continuamos mirando solo fuera de nuestro propio yo.

PUBLICIDAD

Aunque nos reta, el Soñador únicamente exhibe su máscara. Esta se origina en las expectativas de la sociedad y representa la forma en la que nos mostramos frente a los demás, resaltando los rasgos que nos proporciona el mayor grado de aprobación externa.

Mi impresión es que todos los días disfrazamos, transformamos y exhibimos una identidad, pero ¿qué queda cuando salimos del contexto social y permanecemos a solas?

Los invito de nuevo a indagar en la esencia del yo, en la parte no construida del ser que contrasta con la identidad que exhibimos socialmente, y en la paradoja del “portador de la máscara”, que se aviva ante nuestra modernidad sobreconectada, colmada de ruido e inmediatez.

Espero que muchos lectores puedan acompañarme en la apertura de esta exposición. Se inaugurará el jueves 8 de agosto entre las 7 p. m. y las 9 p. m. en el Archivo Nacional, ubicado 900 metros al sur y 150 al oeste de Plaza del Sol, en Curridabat (San José).

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Más-caras del Soñador

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota