Entretenimiento

Fotografía

Mario Roa: El ojo que vale por mil

Actualizado el 24 de junio de 2017 a las 11:55 am

Mirada certera. Diferentes facetas de la realidad nacional se reúnen en Las fotos de mi tata Mario Roa: Costa Rica 1936-1946 , de Floria Roa y Alejandra Chaverri

Entretenimiento

Mario Roa: El ojo que vale por mil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Una escena de la la manifestación contra el tratado de límites con Panamá, publicada el 6 de setiembre de 1938. Fotografía: Mario Roa.

Gerardo Bolaños G. / bolanosgerardo@gmail.com

Aunque se puede afirmar grosso modo que la fotografía en Costa Rica se practica desde 1850, los libros sobre historia de la fotografía local son muy pocos. Escasean igualmente los dedicados a sus pioneros más relevantes y a sus arduos trabajos.

No existe tampoco una fototeca nacional que facilite el rescate, la conservación y el estudio de los archivos fotográficos más antiguos de manera sistemática.

No obstante, algunas instituciones nacionales han hecho acopio de originales antiguos y reproducciones, sin llegar –salvo honrosas excepciones– a dimensionar en soportes apropiados los aportes antropológicos, artísticos o sociales de nuestros fotógrafos.

En ese contexto, el libro Las fotos de mi tata Mario Roa: Costa Rica 1936-1946 es bienvenido, pues subraya la calidad individual de un fotoperiodista nato, que desbordó los límites de su trabajo con un ojo certero, técnica y artísticamente hablando.

Escuelas Profesionales Salesianas, Cartago, en agosto de 1943 (Fotografía: Mario Roa)

Las fotos de Mario Roa plasmaron múltiples facetas de la realidad nacional. La más famosa de ellas es la del mazazo de José Figueres el 1.° de diciembre de 1948 en el ahora Museo Nacional y por definición no entra en la selección de la década mencionada.

Sin embargo, la recuperación parcial de sus sugerentes imágenes por parte de su hija Floria Roa y de la experta fotógrafa y restauradora Alejandra Chaverri, demuestra la necesidad de fomentar entre los investigadores, coleccionistas y amantes de la fotografía “antigua” la producción de obras similares.

Este libro, si se le da la promoción adecuada, no solamente puede comenzar a llenar un vacío sino que será también un éxito comercial para la Editorial Tecnológica de Costa Rica, que incursiona por primera vez en este campo.

Los precursores

Un particular aporte a la fotografía costarricense, desde principios del siglo XX, ha sido el de los fotoperiodistas. La captura, revelado e impresión en los diarios de fotos de actualidad era un proceso complejo y, muy a menudo, lento e insatisfactorio.

El 7 de enero de 1939 se publicó, en el Diario de Costa Rica , esta imagen del trío compuesto por José Aguilar, Víctor Castro y Jesús Arias. (Fotografía: Mario Roa)

Las imágenes impresas en periódicos viejos como El Imparcial, La Información, El Diario de Costa Rica y La Prensa Libre, por ejemplo, y hasta en el mismo diario La Nación en sus comienzos, se caracterizan por una imprecisión asombrosa para quienes las vemos ahora, pero constituyen en sí un factor de curiosidad y entendimiento de la realidad noticiosa.

Así lo demuestra el despliegue de las fotos tomadas por Manuel Gómez Miralles durante la gira a Guanacaste del presidente Alfredo González Flores en 1916 y publicadas en la primera plana de El Imparcial.

Posteriormente, ahí donde hubiera un acontecimiento digno de destacar, Gómez Miralles se hizo presente, muchas veces a caballo cargando pesadas y delicadas placas de vidrio. Su testimonio como fotoperiodista abarca la mortífera explosión de la Penitenciaría en 1917 y el descarrilamiento del tren en el Virilla, de 1926, por solo mencionar dos tremendos acontecimientos noticiosos.

Sin proponérselo quizá, Gómez Miralles sentó las bases de la "especialidad" de la foto de prensa en Costa Rica, seguido por varios apellidos ilustres como, por ejemplo, Coto, Castillo, Arévalo y, más adelante, Roa.

Un país de contrastes, así lo mostró Mario Roa con esta imagen de octubre de 1940. (Fotógrafo: Mario Roa)

Como muestra del poderoso gusanillo que alimentaba el quehacer de Roa desde joven, el libro Las fotos de mi tata muestra una gráfica, tomada por un desconocido, del propio Mario Roa haciendo tomas de un incendio a la par de su casa, más preocupado por fijar el hecho en sí que por las posibles consecuencias para su morada.

El libro de Floria Roa y de Alejandra Chaverri refleja la curiosidad permanente de don Mario, su habilidad para fijar en el instante preciso su mirada, entre inquieta y divertida, y nos transporta a un período que nos parece extraño y lejano pero que sigue siendo muy nuestro y muy cercano. El gran salto adelante es el cambio de soporte, lo cual permite una impresión nítida que realza la calidad estética de las tomas.

Escena cotidiana. Esta fotografía tomada por Mario Roa es de noviembre de 1940. (Fotógrafo: Mario Roa)

Se inscribe esta publicación póstuma y bilingüe en una tradición paralela: la de libros de fotógrafos que buscaban mayor difusión y permanencia de sus obras dando a conocer el país y sus gentes. Así, fotógrafos como Morgan, Zamora, Gómez Miralles, Amando Céspedes, etc., publicaron álbumes que adquirieron difusión nacional e internacional a fines del siglo XIX y principios del XX.

En momentos en que nuestra sociedad está inmersa en un frenesí de imágenes multicolores, las tomas en blanco y negro recogidas en Las fotos de mi tata Mario Roa: Costa Rica (1936-1946) son un oasis visual, emocional y cultural que deslumbran al lector. Sus "instantáneas" nos solicitan una mirada concentrada y repetida para derivar curiosidad y placer de la observación. La división temática de la obra facilita y estimula ese placer.

A veces, uno quisiera que la presentación de las imágenes tuviera más texto para contextualizar y entenderlas mejor, pero su piel elocuente queda abierta a nuestro poder de asombro y de imaginación: uno podría inventar historias a partir de ellas.

Imprenta de la Junta de Protección Social; publicada en el Diario de Costa Rica el 19 de diciembre de 1940. (Fotógrafo: Mario Roa)

Es decir que, además de ser un registro de un cierto tiempo, de unas cuantas personas, y del quehacer de algunas instituciones, las imágenes de Roa se dejan apropiar por quien las mira.

Ahí yace el atractivo de este libro, cuya portada, de tres hombres a caballo entrando a un polvoriento pueblo de Guanacaste, no habría desdeñado Juan Rulfo para su fantasmal Pedro Páramo. Y eso que Rulfo también era fotógrafo, y de los buenos.

¿Dónde se compra?

El libro Las fotos de mi tata Mario Roa: Costa Rica (1936-1946) fue publicado por la Editorial Tecnológica. Cuesta ¢8.000 y está a la venta en la Librería Universitaria, Librería Lehmann, Academia Nacional de Ciencia, Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos, Instituto Tecnológico de Costa Rica, Fundatec, Librería Las Palabras, Librería EUNA y Jardín Lankaster, entre otros.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Mario Roa: El ojo que vale por mil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota