Entretenimiento

Nueva publicación

Libro de Allegra Pacheco viaja a Japón en 88 fotografías

Actualizado el 28 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Entretenimiento

Libro de Allegra Pacheco viaja a Japón en 88 fotografías

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Viaje. El libro recorre paisajes y personas de Tokio.Allegra Pacheco para Ln.

Ningún país se revela fácilmente a quien lo visita por primera vez. De todos, uno de los más elusivos es Japón, imperio de signos e imágenes. Allegra Pacheco narra un viaje por su confusión en 88 visiones de personas y paisajes urbanos.

La artista costarricense vivió mes y medio en Tokio con motivo de una residencia artística. Un rastro de su trabajo es el libro fotográfico 88 Days in Japan, un recorrido citadino que relata una travesía interior.

El libro se presentará este viernes, a las 7:30 p. m., en Central (contiguo al Centro de Cine, en barrio Amón).

Allegra Pacheco cursa una maestría en Artes en Londres.
ampliar
Allegra Pacheco cursa una maestría en Artes en Londres. (Cortesía de Allegra Pacheco para La Nación)

Pacheco estuvo mes y medio en Japón con el programa Arts Initiative Tokyo. “El proyecto duró los 88 días de la residencia. Normalmente, las visas de turismo son de 90 días; el tiquete era justamente de 88 días... empezaron a pasar un montón de coincidencias con el número”, dijo.

“Yo tengo una larga historia con rollos de visas”, señala Pacheco. “Mi mamá es cubanoespañola y mi papá es tico-alemán, entonces, para mí, siempre ha sido un asunto de búsqueda, de salir de acá y encontrar mi propio lugar”, explica la fotógrafa. Actualmente, Pacheco estudia en Londres, y ha pasado mucho tiempo lejos de Costa Rica.

“Dadas las coincidencias del programa, de las visas, decidí hacer una serie de libros de viajes de 88 días. No necesitás visa para esos viajes, pero es justo la cantidad de días que te ofrece estar ahí, conocer donde estás, a un nivel de cierta intimidad, pero sin inconvenientes como pagar rentas, sacar cuentas bancarias... “, destaca Pacheco. De este modo, tuvo la oportunidad de explorar a sus anchas, encontrar detalles que se pierden los locales e indagar en lo que más le llamaba la atención de cada día. Para la fotógrafa, es una fascinación que, aunque se acostumbra al país, no sofoca la inspiración: “Es como una primera mojada en un país. Mantiene un nivel de intimidad, fantasía y enamoramiento”.

En medio de esa primera impresión, se vive un “enamoramiento”, un auténtico “crush”. “ El crush tiene todo lo malo porque sabés que a la misma vez es una cuenta regresiva. Todas las cosas lindas tienen ese elemento de que una experiencia más es un día menos”, indica.

PUBLICIDAD

Esa nostalgia adelantada a su tiempo alimenta algunas de las imágenes de 88 Days in Japan: espacios muertos en plena ciudad, gente que habla, gente que calla y luces de neón intermitentes. El lector de este viaje puede tomar el recorrido desde múltiples puntos de entrada y hacia inagotables direcciones. “Edito mucho con base en mood, una foto la veo medio nostálgica, o alegre... Sigue una especie de flujo personal”, dice sobre su edición.

"Todo el tiempo que estuve en Japón tuve otros proyectos; yo nada más tomaba fotos todos los días porque eso es lo que hago normalmente", comenta Pacheco

“Todo el tiempo que estuve en Japón tuve otros proyectos; yo nada más tomaba fotos todos los días porque eso es lo que hago normalmente”, comenta Pacheco. Las imágenes tienen la espontaneidad del hallazgo, como quiso desde el principio. Otros trabajos que realizó fueron las imágenes de Salaryman, en las cuales fotografió a los trabajadores bancarios y administrativos que, tras jornadas de extremo estrés, se emborrachan y amanecen tirados en la calle sin que nadie se sorprenda.

Asimismo, continuó su proyecto Boobs, en el cual tejió grandes senos de tela con ayuda de ancianas japonesas que le contaron sus historias. ”Me pareció interesante hacerlo con viejitas, mujeres que habían sobrevivido a la guerra, las primeras en ir a la universidad, las primeras en casarse por amor, las primeras en usar minifalda. Japón tiene un lado muy cerrado, muy tradicional, y otro lado muy de fantasía, sexual, escapista”, describe la fotógrafa.Estas imágenes tomadas en riguroso filme de 35 mm son el principio de un proyecto del que Pacheco apenas avizora el comienzo.

Para Pacheco, aventurarse fue una forma de hallar inspiración. “Es desviarse para encontrar sus propios tesoros que lo iban guiando por la ciudad”, dice. Pacheco ejecutó múltiples proyectos en Japón, pero esta mirada fotográfica podría extenderse a otros países en los próximos años.

Con este libro, Editorial Germinal incursiona en el campo de libros de arte, con la colección Piñata.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Libro de Allegra Pacheco viaja a Japón en 88 fotografías

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Chaves Espinach

fernando.chaves@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Coeditor del suplemento Viva de La Nación. Productor audiovisual y periodista graduado por la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre literatura, artes visuales, cine y música.

Ver comentarios
Regresar a la nota