Entretenimiento

Arte

Geometría y espacio vital de Michael Baker

Actualizado el 31 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Michael Baker. El artista estadounidense brinda Evolutions, muestra de esculturas arquitectónicas

Entretenimiento

Geometría y espacio vital de Michael Baker

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Fluir 4, escultura de metal. Galería Sophia Wanamaker para LN.

Juan Diego Roldán juandiego.roldan@centrocultural.cr

La escultura y la arquitectura crean formas que abrigan y dan sentido a nuestros espacios vitales, pero ¿qué pasa cuando ambas se funden en un objeto tridimensional, que amalgama acero, color y oxidación?

El artista estadounidense Michael Baker trae, a la Galería Sophia Wanamaker, una muestra que detalla la integración del estilo arquitectónico, la armonía y el equilibrio con la representación de la escultura en acero para interactuar con la comunidad.

La muestra Evolutions contiene 23 esculturas de acero soldado, que van en pedestal, pared o independientemente. Con cortes arquitectónicos que delinean el espacio, predominan los colores blanco, negro, amarillo y rojo. En otras destaca una pátina de aspecto oxidado y los formatos transitan desde lo pequeño hasta lo monumental.

El ensamblaje de cada pieza fue realizado en un taller de Costa Rica. En él, Baker contó con el equipo humano idóneo para realizar ideas que comenzó a imaginar hace tres años, cuando se mudó a Costa Rica desde los Estados Unidos.

Según Baker, su concepto sobre evolucionar sería “the bloodlife”: el alma que se anida en el artista, estrategia destinada a liberar alternativas creativas que mejoran los resultados finales.

Retos de escultor. Michael Baker nació en Denver (Colorado). Con formación de artista y de soldador, y más de treinta años de carrera, Baker ha ejecutado proyectos públicos, comerciales y residenciales de los Estados Unidos.

Michael Baker ha participado en múltiples exposiciones en su país, y su trabajo forma parte de colecciones privadas.

Para Michael, la obra a gran escala es el mayor reto de todo escultor, y considera que ella debe aparecer en espacios públicos para que interactué con niños y grandes.

Tenemos aquí la sensación de recorrer un parque de maquetas arquitectónicas que esperan por crecer, aunque algunas ya lo hicieron y se sostienen por sí mismas. Otras nos toman por sorpresa deslizándose en la pared.

Collage de acero 1, escultura de metal. Galería Sophia Wanamaker para LN.
ampliar
Collage de acero 1, escultura de metal. Galería Sophia Wanamaker para LN.

El conjunto se enmarca entre dos estilos básicos, que van de lo lineal y lo curvo, hasta la organicidad y las angulaciones. En esta escultura arquitectónica hay más que una única imagen a primera vista, y eso dependerá del ángulo de visión.

PUBLICIDAD

Cada forma nace de la yuxtaposición de figuras geométricas, como aclara el artista

“Mi objetivo ha sido organizar las figuras y las formas circulares, triangulares, rectangulares o cuadradas en una escultura tridimensional”, explica Baker. Las curvas y las intersecciones capturan el espacio, pero los ángulos, la verticalidad y la relajada postura de cada ensamble lo liberan.

Paso a paso. Baker emplea materiales de gran peso, pero su destreza hace liviana Flow, una serie de cuatro esculturas: parecen dibujos cuyas líneas ondean oxidadas sobre la pared.

La imponente obra Collage de acero 1 se levanta como un tótem rojo de 3 m de altura. Su hermana, más baja pero ancha, Collage de acero 2 , de 2,40 m de alto, es un ensamble rectangular que nos recuerda el surrealismo de Joan Miró. Además de soldadura, aquí se requieren un equipo humano y, en algunas ocasiones, grúas por el peso o por la complejidad necesaria para movilizarlas.

Michael Baker comienza con maquetas. “Se sientan en los estantes en el estudio hasta que a veces me recuerdan pequeños soldados de juguete”, confiesa el artista. Las maquetas, de materiales sencillos, invitan a volverlas reales; sin embargo, no siempre llegan a un final feliz.

Michael reconoce: “La visualización de la idea inicial y la construcción real del modelo muchas veces no funcionan”.

“Estas nuevas obras comienzan en mi estudio casero como maquetas de cartón que se cortan, se pliegan y adoptan varias formas; posteriormente se unen para integrar una idea escultórica preconcebida. Lo más agradable de trabajar en el metal es que los planes cambian un poco. El tiempo de construcción de las piezas puede variar desde un par de semanas hasta un par de meses”, detalla el creador.

Abrazar el espacio. La expectativa de este artista es alcanzar diversos públicos:

–Mi enfoque en Costa Rica es el mismo que tengo en los Estadios Unidos: primero, exponer en lugares de la calidad de la Galería Sophia Wanamaker; luego, trabajar con interesados en proyectos comerciales o residenciales que deseen incluir esculturas ya que estas pueden añadir un revestimiento de belleza externa o interior.

Sirva el trabajo de Baker como una forma de contener y abrir el espacio desde un horizonte que se intenta reconstruir y envolver como recurso creativo ilimitado. “A veces de manera sutil, la creación de una obra da un gran paso en la idea de la evolución y lleva a una exploración continua”, comenta el artista.

PUBLICIDAD

Evolutions reafirma la necesidad de innovar en nuestros espacios de interacción. La fusión de estilos y materiales desafía la estética convencional: se trata de fluir, y de construir –con lo inimaginable– algo que perdure.

El autor es curador de la Galería Sophia Wanamaker. Evolutions se ofrece en la Galería Sophia Wanamaker, del Centro Cultural Costarricense-Norteamericano, hasta el 15 de junio. Teléfono: 2207-7563. Facebook: GaleriasSophiaWanamaker

Michael Baker en Facebook: https://www.facebook.com/pages/Michael-Baker-sculptor/189266487754440

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Geometría y espacio vital de Michael Baker

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota