Entretenimiento

108 objetos están ahora bajo custodia del Museo Nacional

Fiscalía de Heredia hizo el mayor decomiso de piezas arqueológicas

Actualizado el 24 de julio de 2010 a las 12:00 am

Museo Nacional dice que objetos fueron comprados en el mercado negro

Artefactos estaban en casa de familia de un estonio acusado de ayudar a nazis

Entretenimiento

Fiscalía de Heredia hizo el mayor decomiso de piezas arqueológicas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Fiscalía de Heredia, en coordinación con agentes del Organismo de Investigación Judicial y personal del Museo Nacional, realizó ayer el mayor decomiso de piezas arqueológicas en la historia del país al confiscar 108 objetos, la mayoría de ellos en piedra.

El allanamiento en el que se incautaron las piezas precolombinas se desarrolló durante prácticamente todo el día en una propiedad ubicada en San Rafael de Heredia, la cual está a nombre de una sociedad anónima cuyos accionistas son miembros de la familia Mannil D’Empaire.

Según manifestó Patricia Fumero, directora del Museo Nacional, 104 de los objetos son de piedra y los otros cuatro son ollas de cerámica.

Entre los objetos decomisados se encuentran 14 esferas de piedra, varias de ellas de metro y medio de diámetro y cuyo peso ronda las dos toneladas cada una.

También se confiscaron petroglifos (representaciones gráficas grabadas en rocas), barriles, asientos, figuras humanas, lápidas, figuras zoomórficas (con apariencia de animales) y columnas, dijo Fumero.

De acuerdo con la funcionaria, el decomiso se debió a que las piezas se obtuvieron mediante una compra, con lo cual, según agregó, “se cometió el delito de tráfico de bienes arqueológicos”. El artículo 8 de la Ley 6703 sobre Patrimonio Nacional Arqueológico prohíbe el comercio de este tipo de objetos.

No obstante, la Fiscalía de Heredia no informó ayer de que esté investigando este caso como uno de tráfico. Tampoco señaló haber detenido a ninguna persona.

Francisco Rucavado, abogado de la familia Mannil, dijo que no se darían declaraciones a la prensa, pero recalcó que al final de la tarde no había detenidos y que el expediente bajo el cual se realizó el allanamiento no es por un caso de tráfico de bienes arqueológicos.

Los miembros de la familia Mannil, que poseen la propiedad en Heredia, donde se realizó el decomiso, son descendientes de Henry Mannil, un estonio fallecido en enero de este año, quien, según Israel y Estados Unidos, trabajó en 1941 en la Policía política de su país y colaboró con los nazis en la persecución de civiles que fueron ejecutados posteriormente.

Durante una entrevista dada a La Nación en el 2007, Mannil había negado los cargos y había asegurado que una investigación judicial realizada en Estonia concluyó que las acusaciones en su contra eran falsas.

PUBLICIDAD

¿Por qué el decomiso? Según explicó Fumero, la investigación sobre este caso comenzó hace más de un año, cuando se recibió una denuncia anónima sobre tráfico de bienes en la residencia herediana.

“Se procedió a hablar con la Fiscalía de Heredia y comenzaron los trámites. Se visitó la propiedad y confirmamos la presencia de 108 piezas, 104 de ellas en piedra. Había otras piezas que no eran originales”, comentó Fumero.

Según la historiadora, se llegó a un acuerdo para que la familia pasara las piezas al Estado en tres entregas. No obstante, al finalizar los plazos no habían entregado ningún objeto.

“Siendo condescendientes con la familia”, en palabras de Fumero, se negoció una nueva fecha de entrega de los objetos, la cual se cumplió hace un mes y medio.

Como esta nueva fecha fue incumplida, la Fiscalía informó al Museo de que realizaría un allanamiento, el cual se ejecutó ayer.

Este viernes, las piezas fueron trasladadas a las bodegas del Museo Nacional en Pavas, entidad que las custodiará mientras un juez define su futuro, proceso que puede durar años, explicó Fumero.Colaboró Andrea Solano B.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Fiscalía de Heredia hizo el mayor decomiso de piezas arqueológicas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota