Entretenimiento

Actividad para toda la familia

Festival IntegrArte reunió el arte y la diversidad cultural

Actualizado el 18 de junio de 2017 a las 11:12 pm

Para promover la inclusión social, se realizaron actividades relacionadas con el teatro, danza, conciertos, títeres, y fotografía

Entretenimiento

Festival IntegrArte reunió el arte y la diversidad cultural

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La obra Diaspora a cargo del grupo Di Colectivo trató el tema de la migración forzada a partir de vivencias personales. GESLINE ANRANGO.

Los pasillos del Centro Nacional de la Cultura (CENAC), en San José, ofrecieron durante el sábado y el domingo productos como plantas, flores, repostería colombiana, pupusas salvadoreñas, queques venezolanos, camisas hechas a base de bambú, aceites esenciales... sobre todo, ofrecieron gran diversidad.

Durante el fin de semana se llevó a cabo por primera vez el Festival IntegrArte, un espacio de arte y cultura dedicado al disfrute de la integración.

En la actividad se reunieron personas refugiadas en Costa Rica, para compartir su historia de vida, así como productos artesanales que emprendieron con su llegada al país.

"Nuestro objetivo es utilizar el arte para hermanar distintas culturas, y así encontrarnos desde las diferencias", explicó Daniela Muñoz, encargada de las relaciones externas de la organización Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR). Esta organización se encargó de realizar el festival, junto con el apoyo de la Presidencia de la República, el Ministerio de Cultura, la Municipalidad de San José, Walmart y FIFCO.

El festival también organizó un tour guiado el sábado por San José, para que las personas refugiadas conozcan más la capital, y "entiendan como es que se come San José", comentó Muñoz. Además de los 14 puestos de emprendedores, se exhibió una una exposición fotográfica llamada Vínculos.

"Las imágenes cuentan la historia de mujeres de distintas nacionalidades que fundaron un grupo de apoyo psicosocial después de que la mayoría eran víctimas de violencia, y violencia sexual, así como de persecusión; y encontraron a través de la comida típica un grupo de apoyo, donde juntas se acompañaron para integrarse a la sociedad", añadió Muñoz.

Amigos de oro. El domingo pareció acoplarse a la actitud del festival, era fácil percibir la calidez en el ambiente. Sin embargo, tampoco se dejó por fuera la densidad de los problemas que enfrentan los refugiados.

En la tarima central se presentó la obra de teatro Tres naciones, un solo corazón, la cual estuvo a cargo del grupo 'Amigos y amigas de oro'.

Elizabeth Argote actuó por primera vez para compartir las razones por las que huyó de El Salvador. (GESLINE ANRANGO)

"Esta obra nació a partir de una lluvia de ideas que los refugiados compartieron con nosotros. Sus miedos, preocupaciones, todo lo que enfrentan estas personas al salir de su país", explicó Marcos Pérez, director del grupo, y de la obra.

Una de las participantes fue Elizabeth Argote, de 50 años, y proveniente de El Salvador.

"Mi papel era el de una madre que quiere proteger a sus hijas de las maras. Yo fui extorsionada por personas de esta pandilla, así como violada", contó Argote, quien se sentía orgullosa de compartir lo que ha vivido.

Gracias al grupo de 'Amigos y amigas de oro' Argote explica que ha podido darle refugio a otras personas en su hogar, y que el ayudar a los refugiados, "me hace sentirme muy empoderada".

Argote tiene en el país un año y tres meses y se dedica a la costura.

Esta obra se presentará de nuevo el miércoles 21 a las 9 a. m. en el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS).

Los productos. Anaís León ofreció repostería venezolana, queques con melocotón, y coberturas de chocolate. Diagonal a ella, los aceites de Desiree de Jesús Chacin, también de Venezuela, secuestraban a los curiosos. En fin, aquello fue un recorrido por la cultura de países vecinos, así como una oportunidad para realmente conocer quienes son nuestros vecinos.

Se habilitaron 14 puestos para las ventas de productos. Los países que tuvieron mayor presencia fueron Colombia, El Salvador, y Venezuela. (GESLINE ANRANGO)

Por ejemplo, Patricia Cruz, de El Salvador, llevo al CENAC sus pupusas, que a ¢1.000 alimentaron los antojos. Su negocio Doña Amelia, en Cartago, abrió hace dos años.

"Combinamos mi cultura y la tica, inventamos una empanada con el relleno de la pupusa. Así la verdad es que nos hemos dado a conocer, y ya nos sentimos a gusto aquí", contó .

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Festival IntegrArte reunió el arte y la diversidad cultural

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Priscilla Gómez

priscilla.gomez@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista de la Revista Dominical de La Nación. Estudiante de Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo. Se unió a Grupo Nación en el 2015. 

Ver comentarios
Regresar a la nota