Entretenimiento

Concluyó ayer, en la Antigua Aduana de San José

El FID cerró su sétima edición con una misión de creatividad

Actualizado el 13 de marzo de 2017 a las 12:00 am

Los expositores del día de cierre del Festival Internacional de Diseño resaltaron la necesidad de crear por placer sin menospreciar lo comercial

Entretenimiento

El FID cerró su sétima edición con una misión de creatividad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Gemma O'Brien explota las formas del alfabeto para crear obras frescas e innovadoras. Gesline Anrango

“La creatividad es la inteligencia divirtiéndose”, mostraban las pantallas dentro de la nave principal del edificio de la Antigua Aduana, en San José.

La frase fue parte del trabajo que enseñó la artista australiana Gemma O'Brien, durante el día final del Festival Internacional de Diseño (FID), llevado a cabo este domingo 12 de marzo, en San José.

O'Brien fue la segunda conferencista de esta sétima edición del FID que, como en años previos, atrajo a miles de personas a la Antigua Aduana para compartir experiencias, reflexiones y visiones en torno al arte y el diseño.

No es casualidad que la organización del FID determinara, en su programa, que este domingo sería el día de la creatividad en el festival –el viernes fue el día de la inspiración; sábado, de la innovación–. Los expositores de la jornada hablaron no solo sobre su trabajo, sino sobre los procesos de sacrificio, constancia y toma de decisiones que hay detrás.

Como bien lo puso Gemma O'Brien, “la creatividad es la inteligencia divirtiéndose”.

Sergio del Puerto  fundó la firma SerialCut en 1999. Gesline Anrango
ampliar
Sergio del Puerto fundó la firma SerialCut en 1999. Gesline Anrango

Crear, crear, crear. El día final del FID comenzó con Sergio del Puerto, cabeza fundadora y director creativo del estudio de diseño SerialCut, de Madrid. Autodefinidos como “creadores de imágenes desde 1999”, SerialCut cuenta con una pequeña oficina –la conforman una docena de artistas–, pero la calidad y osadía de su obra les ha permitido trabajar con marcas de alcance global como Adobe, Nike, Converse y muchas otras más.

Esto, empero, no nubla a Del Puerto, quien ha hecho de sus convicciones creativas un estandarte que guía el trabajo de SerialCut.

“Cuando creces mucho, pierdes la esencia porque necesitas que entren más proyectos para poder subsistir”, cuenta sobre su decisión de mantener a SerialCut como una microempresa, pese a ser cotizados en el mercado. “Está bien que entren proyectos. Hacemos trabajos comerciales que pagan las facturas, pero sería un problema si todos fueran así porque el equipo se frustra”.

Para Del Puerto, es trascendental siempre mantener el hambre creativa, porque es así como se construye un estilo propio. “Siempre estamos haciendo cosas para nosotros, además de los trabajos comerciales; cosas que toman un montón de tiempo pero que nos mantienen siempre creativos e innovando. Eso nos permite después ser mejores cuando hacemos el trabajo por el que cobramos”.

Algo similar expresó Gemma O’Brien, quien se especializa en lettering (práctica artística en torno a la caligrafía creativa), la ilustración y la tipografía.

“Siempre diferencio mi trabajo comercial de mi trabajo personal, que es un reflejo de mis valores, de cómo veo el mundo. Es un trabajo muy emocional”, comentó.

Tanto Del Puerto como O’Brien subrayaron la importancia de siempre mantener proyectos paralelos personales y no dejar que el dinero y las obligaciones se conviertan en el único propósito del trabajo.

Hasta su último día, el FID atrajo a curiosos con su oferta.  G. Anrango
ampliar
Hasta su último día, el FID atrajo a curiosos con su oferta. G. Anrango

“Los creadores que están comenzando su carrera deben preocuparse por crear, no por busca clientes. Aunque seas estudiante y no te estén pagando, en tu portafolio, en tu propio trabajo, estás formando la base de algo grande, algo que te va a abrir puertas en el futuro”, dijo Del Puerto.

“Es muy comprensible y fácil quedarse con el trabajo comercial porque sí, necesito pagar la renta. Pero la realidad es que los trabajos que hago gratis o que hago personalmente siempre me hacen sentir mejor y siento que elevan la calidad general de mi trabajo”, agregó O’Brien. “El equilibrio es la clave”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El FID cerró su sétima edición con una misión de creatividad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Danny Brenes

danny.brenes@nacion.com

Periodista de entretenimiento

Se unió a Grupo Nación en el 2012. Escribe para la Revista Dominical desde principios del 2015. Trabajó en la revista Su Casa y en 89decibeles.com.

Ver comentarios
Regresar a la nota