Entretenimiento

Estampas de un país que cambió muy rápido

Actualizado el 08 de diciembre de 2011 a las 12:00 am

Entretenimiento

Estampas de un país que cambió muy rápido

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Recorrer las fotografías de Francisco Coto es como devolver en cámara rápida un video sobre la historia de Costa Rica durante la segunda mitad del siglo XX.

Expertos consultados por La Nación coinciden en que el legado de este fotógrafo, de 87 años, no es solo artístico, sino también histórico, periodístico y sociológico.

El arquitecto e investigador Andrés Fernández destacó que, si bien existen fotografías de la época comprendida entre 1940 y 1990, no hay ningún archivo tan completo, organizado sistemáticamente y bien conservado como el de Coto, el cual es administrado por una fundación que lleva su nombre.

Según Fernández, este fotógrafo se dio a la tarea de documentar con imágenes una Costa Rica en transición. “El país pasaba del liberalismo tardío, con una base agraria capitalista y que apenas salía de la crisis de los años treinta, a convertirse en una nación influenciada por las ideas de modernización del Estado del bienestar de la posguerra europea”, opinó.

El principal mérito de la obra de Coto –afirma Fernández– es haber retratado a un país en todos sus contrastes: la tranquilidad del campo frente al ajetreo de la ciudad, el calor abrasador de la playa y el frío arrullador de la montaña, los señores de traje frente a los campesinos enfundados en sudor. “Francisco Coto nos ayuda a descubrir no una, sino varias Costa Ricas: un país pluriétnico y multicultural que no puede sino enriquecernos como seres humanos a todos los que somos parte de él”, agregó Fernández.

La historiadora del Arte María Enriqueta Guardia también destacó la obra de Coto como un fiel registro de la vida cotidiana de los costarricenses de la época.

“Una de las vetas más ricas que ofrece la fotografía de Coto es haber recogido acertadamente los rostros y las expresiones de los ticos, y haber logrado que, a través de su lente, perdurará la esencia interior de cada uno de esos sujetos”, opinó. La exposición Cazador de memorias , en el Museo Nacional, reúne 100 fotografías que fueron trabajadas digitalmente, a partir de negativos originales, y además exhibe cámaras y otros implementos de Coto.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Estampas de un país que cambió muy rápido

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota