Entretenimiento

Dominick Baltodano habla sobre su obra ‘Paz compuesta’

Actualizado el 22 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Dominick Baltodano habla sobre su obra ‘Paz compuesta’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
'Paz compuesta', ilustración digital.

Esta obra se llama Paz compuesta. La hice con la técnica de ilustración digital en el 2011. Me gusta desarrollar esta técnica con figuras icónicas empleando el alto contraste, que consiste en dibujar a partir de la luz y la sombra, pero desde una luz y unas sombras muy pronunciadas, empleando los colores blanco y negro y escala de grises.

En el alto contraste se emplea el fondo blanco para destacar la imagen. No hay degradaciones, de modo que se logra una representación más sintetizada de los elementos. La técnica se ve respaldada por el concepto de la ilustración vectorial. La forma misma sustenta al diseño, el concepto sustenta a la ilustración, y no la ilustración al contexto.

La ilustración digital se ha convertido en un arte emergente pues emplea las técnicas de pintura tradicional y aplica herramientas digitales, ordenadores, tabletas y distintos programas informáticos. Así, las obras pueden representarse directamente sobre la pantalla del ordenador.

Esta obra representa lo que su nombre describe: Paz compuesta. Lo que quiero expresar con ello es que, para tener una paz global o colectiva, es necesario alcanzar primeramente una paz individual, y, de esta manera, formar un todo. La paz es simbolizada por el elemento de una paloma con una rama de olivo. Es un estado social o personal; en él, las partes de una unidad se encuentran en equilibrio y estabilidad. Definida en sentido negativo, la paz es la ausencia de inquietud, violencia o guerra.

Quisiera terminar recordando una breve historia. En la antigua Grecia, Afrodita, la diosa del amor, tenía una paloma como mascota. Con una rama de olivo en el pico, la paloma tiene un componente cristiano muy claro. Este símbolo se origina en el relato bíblico del diluvio universal.

Según la Biblia, al principio de los tiempos, la maldad de seres humanos provocó la ira de Dios, quien decidió exterminar casi toda la vida sobre la Tierra, con la excepción de la familia de Noé –que mostraba fidelidad a Él–, y de una pareja de cada animal puro.

Dios advirtió a Noé que construyera un arca para preservar de la destrucción a su familia y a los animales. Entonces, Dios hizo llover tan intensamente que quedaron cubiertas todas las montañas y murieron todos los animales y los seres humanos que no estaban en el arca.

PUBLICIDAD

Después de cuarenta días, Noé abrió una ventana del arca y soltó una paloma para saber si las aguas habían bajado en la superficie de la Tierra. Al cabo de siete días, la paloma volvió al atardecer trayendo en su pico una rama verde de olivo; esto significó que la inundación había acabado y que, por ende, Dios estaba de nuevo en paz con la humanidad.

El uso de este símbolo de paz se intensificó sobre todo en el siglo XX. Uno de los mayores inspiradores de que la paloma con una rama de olivo se reconozca como símbolo de paz, fue el artista Pablo Picasso, quien hizo una serie de dibujos de palomas. Uno de ellos sirvió para realizar un cartel del Congreso Mundial por la Paz en 1949, después de la Segunda Guerra Mundial.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Dominick Baltodano habla sobre su obra ‘Paz compuesta’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota