Entretenimiento

Palabra y obra

La artista Dinorah Bolandi recorrió tierras bucólicas en sus pinturas

Actualizado el 09 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Entretenimiento

La artista Dinorah Bolandi recorrió tierras bucólicas en sus pinturas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
'Cementerio de Escazú', de Dinorah Bolandi. Fotografía: Museos del Banco Central para LN.

Cementerio de Escazú es una pintura al óleo sobre tela que mide 51 cm de altura por 67 cm de ancho. Cerca del año 1970 la realizó la artista Dinorah Bolandi (1923-2004), quien tiene un lugar privilegiado en la historia del arte costarricense por la huella que dejó como dibujante, pintora, fotógrafa, diseñadora gráfica y docente.

Este trabajo es relevante dentro de la obra de Bolandi pues la pintura al óleo es una técnica que trabajó poco en relación con su vasta producción de dibujos. Además, a Cementerio de Escazú se suma el que esta obra es representativa de uno de los motivos en los que Dinorah Bolandi concentró su investigación pictórica: el paisaje.

La pintura ofrece una vista aérea del cementerio de Escazú, ubicado en el primer plano. Se lo acentúa por medio de un trabajo en grises y blancos que contrasta con la calidez cromática del resto del paisaje, en el que predominan distintos verdes y rojos.

La síntesis rectangular del cementerio se replica en todas las zonas de la obra, desde las formas cerradas de los árboles –pasando por las hileras de cultivos– hasta la sucesión de terrenos y de montañas.

Ese ejercicio de simplificación de las formas es un recurso típico de la artista, quien aborda el paisaje como un estudio de composición en el que la estructura geométrica y cromática tiene un rol determinante. Con apoyo en estos elementos, Bolandi crea paisajes que se caracterizan por su ritmo interno, por su armonía cromática, por su síntesis y por la sucesión de planos cromáticos como elemento de resolución del espacio.

Con ese tipo de soluciones, Bolandi replanteó la aproximación bucólica al paisaje costarricense que data de la década de 1930, y sentó un precedente distinto, más afín al trabajo de autores como el estadounidense Grant Wood (1891-1942) que al estilo de paisajistas costarricenses de la talla de Fausto Pacheco (1899-1966).

Para Bolandi, la pintura del paisaje es una investigación que se sustenta en el desarrollo de un cromatismo personal y de una síntesis basada en una aguda observación. La artista procura así lograr el equilibrio y la unidad entre las partes que constituyen la estructura interna de cada obra.

PUBLICIDAD

Cementerio de Escazú forma parte de la colección de artes visuales de los Museos del Banco Central de Costa Rica. Esta pintura puede apreciarse en su espacio La obra del mes a partir de este martes, 11 de marzo, y hasta el domingo 6 de abril, todos los días de 9:15 a. m. a 5 p. m. La entrada cuesta ¢1.500 para nacionales, y ¢5.500 para extranjeros. Los miércoles, la entrada es gratuita para nacionales y residentes con cédula. No pagan niños menores de 12 años, estudiantes con uniforme o carnet, y ciudadanos de oro. Para obtener información adicional, llame al teléfono 2243 4221.

La autora es curadora de Artes Visuales de los Museos del Banco Central. Foto: Museos del BCCR.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La artista Dinorah Bolandi recorrió tierras bucólicas en sus pinturas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota