Entretenimiento

Historia

El legado de Fraser Pirie: Descongelar la memoria

Actualizado el 06 de mayo de 2017 a las 11:30 pm

El legado de Fraser Pirie. Un libro rescata fotografías extraordinarias custodiadas por la familia.

Entretenimiento

El legado de Fraser Pirie: Descongelar la memoria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Avenida central, calle 5. Entrada del Mercado Central (Foto de H.G. Morgan, 1892).

Marjorie Ross / marjorie@marjorieross.com

Con la reverencia imprescindible ante una caja que guarda tesoros únicos: así abrimos la obra de Fraser Pirie, El tiempo congelado. Memorias fotográficas de Costa Rica (San José, Talleres Gráficos de E Digital); con esa expectación que siente todo amante de la historia cuando sabe que va a ser expuesto a cosas nuevas, pero ignora aún qué es lo que va a encontrar.

¡Qué placer ir pasando las páginas y detenerse ante un texto bien cuidado y unas fotografías extraordinarias que han sido custodiadas por la familia Pirie durante décadas, para ser ahora legadas al país por el bisnieto de aquellos médicos y farmacéuticos que vinieron de Canadá a aposentarse en la vieja Cartago, en la última década del siglo XIX.

Hace 125 años,   la iglesia de San Nicolás Tolentino y la calle principal de Cartago en 1892. Al fondo, el hotel La Estrella del Norte y el parque central de Cartago. (Foto H. G. Morgan)
ampliar
Hace 125 años, la iglesia de San Nicolás Tolentino y la calle principal de Cartago en 1892. Al fondo, el hotel La Estrella del Norte y el parque central de Cartago. (Foto H. G. Morgan)

El primer Pirie en llegar a Costa Rica

El Dr. Alexander Fraser Pirie llegó a nuestras costas por un accidente de la nave que lo llevaría a Chile a ejercer su profesión de médico. Ante el retraso de la travesía, decidió viajar a través de la montaña para ir a conocer Cartago, a la que tardó tres semanas en llegar. Quedó enamorado de Costa Rica y decidió afincarse aquí.

La ciudad le agradeció su asistencia médica, que ejercía con gran acierto y desinterés, y por muchos años fue el único médico de Cartago. Cuando ya había echado raíces, fue a Canadá para contraer matrimonio con Jean Bertram y regresó para residir en Costa Rica los siguientes 50 años. Hombre polifacético, el Dr. Pirie era, además de médico, cafetalero y banquero. En su hoja de vida sobresale el hecho de que fue presidente fundador del Banco de Crédito Agrícola de Cartago.

Él viajaba con frecuencia a su país natal y sus familiares venían a visitarlo a la Vieja Metrópoli. Por fortuna, le gustaba al doctor dejar documentadas esas ocasiones especiales, así como lugares y sucesos de la vida del país, para lo que contrataba al fotógrafo estadounidense Harrison Nathaniel Rudd, cuyo asistente, el español Manuel Gómez Miralles, estaba presente en las sesiones.

Esas fotografías, y otras de H. G. Morgan y de Otto Sieman, entre otros, eran desconocidas o inaccesibles hasta ahora. Entre ellas, las hay de la ciudad de Cartago, antes y después del terremoto de 1910; y otras de San José. Puntarenas y Alajuela, en las últimas décadas del siglo XIX y primeras del siglo XX. Ellas son las protagonistas del nuevo libro de Fraser Pirie.

Hace 105 años,  el Dr. Pirie con su sobrino Henry Graham Bertram, posa frente a la fuente de  Cupido y el cisne , en el parque Central de San José. Los acompañan dos comandantes del ejército nacional. Hay una lámpara de luz eléctrica.
ampliar
Hace 105 años, el Dr. Pirie con su sobrino Henry Graham Bertram, posa frente a la fuente de Cupido y el cisne , en el parque Central de San José. Los acompañan dos comandantes del ejército nacional. Hay una lámpara de luz eléctrica.

Un libro que nació por la presencia súbita del abuelo

Nos cuenta el autor que el Instituto Tecnológico de Cartago (TEC) celebraba los 30 años de la declaratoria de patrimonio de la Casa de la Ciudad y lo invitaron a asistir. Al entrar por la puerta trasera, se encontró con su abuelo. “Tamaña impresión me llevé”, nos dice. Y agrega: “Era en un póster tamaño verdadero del Dr. Pirie, pero casi lo saludo”.

Al autor le impresionó mucho, nos dice, “el esfuerzo gigantesco de restauración y conservación del TEC, con profesionales muy competentes. Por ejemplo, en una pared interna, rasparon el material hasta dejar expuesta la lámina de acero que utilizó el ingeniero al que llamaban Juan Largo –Henry Graham Bertram, cuñado de mi abuelo– en la segunda reconstrucción”. Y concluye concretando la razón que lo llevó a escribir el libro: “Por ese esmero y deseo de conservación, el gran respeto al legado histórico del edificio Pirie, hoy Casa de la Ciudad, se hacía necesario no dejar en la caja fuerte las antiguas fotos del Dr. Pirie. El álbum había sido relegado de un estante en la casa de la finca, a la oscuridad de la caja fuerte y decidí sacarlo a la luz”.

Reconocimiento de cadáveres después del terremoto de Cartago en 1910.  (Foto de H. N. Rudd).
ampliar
Reconocimiento de cadáveres después del terremoto de Cartago en 1910. (Foto de H. N. Rudd).

Literalmente, un regalo para los lectores

El autor nos cuenta que está trabajando en un nuevo libro para publicar a finales de este año. “Me encanta contar un cuento, una historia con fotos. Por ejemplo, la subida de la montaña desde la finca en Orosi hasta la casa en Cartago, una secuencia de tomas que se convierten en narración, como aparecen las páginas 75 y 76”. Y manifiesta su deseo de solicitar fotografías antiguas de nuestro país del periodo 1900-1950 a los lectores o escanearlas a 300 píxeles para devolverlas a sus dueños.

Por último, revela un secreto bastante sorprendente: los ejemplares de su libro son para regalarlos. Así como lo oyen. La razón: “Un libro relegado a un estante, es un tesoro no conocido. Considero que esas fotografías son parte del patrimonio nacional y yo vivo amando a Costa Rica; nosotros vivimos agradecidos con Costa Rica. Porque en mi familia, ¡todos éramos extranjeros en el paraíso! ”.

¿Quiere un ejemplar?

Para solicitar un ejemplar gratuito de El tiempo congelado. Memorias fotográficas de Costa Rica , escriba al autor, a la siguiente dirección electrónica de Fraser Pirie: aguacal1@yahoo.com

Alexander F. Pirie, con su hijo Alejandro Pirie Bertram, y su hermana Jean Pirie (de sombrero blanco), con unas amigas de esta, entre ellas Dorothy Lankester.
Le llamaban la cancha de los ingleses, pero eran canadienses. El Dr. Pirie, de corbatín, contiguo al poste blanco. Su madre. que llegó a Costa Rica de paseo en 1904, estrictamente vestida de negro. Ellos introdujeron el juego de tenis en Costa Rica.
Otro local de la botica Pirie, llamada en ese entonces Botica de Cartago. El Dr. Alexander Pirie está de pie en la puerta de la derecha. Nótese que ya había alumbrado eléctrico. La Botica de Cartago fue el primer Edificio Pirie, hoy Casa de la Cultura de Cartago, al que se agregaría una segunda planta y se remodelaría totalmente.
El Dr. Alexander F. Pirie, a caballo, frente a la antigua Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles en Cartago, antes del terremoto de 1910. Un grupo de niños son testigo del momento. (Se cree que es foto de H.N. Rudd).
Primer local de la botica de los Pirie, situada en la calle del colegio San Luis Gonzaga. En la puerta de la izquierda están el farmacéutico Hicks Hawkins y don Willie Pirie; en la de la derecha, puede verse al Dr. Alexander Pirie. Se cree que ese local estaba en donde hoy está el Banco Nacional de Costa Rica en Cartago.

Dos hombres miran al frente, mientras sale un bergantín de tres mástiles, posiblemente hacia Valparaíso en Chile para luego bordear el cabo de Hornos y meses después llegar a Europa.
Coche fúnebre recoge a los fallecidos en el terremoto de Cartago de 1910. A la derecha, Manuel Gómez Miralles mira la cámara de H. N. Rudd.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El legado de Fraser Pirie: Descongelar la memoria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota