Entretenimiento

La tribuna del idioma

Consideraciones sobre el vocablo registro

Actualizado el 21 de abril de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Consideraciones sobre el vocablo registro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El sustantivo registro aparece en el castellano hacia mediados del siglo XIV. Se toma del latín tardío regenta (término que no fue usado por los clásicos del Lacio), derivado del verbo regerere (transcribir).

Registro tiene, pues, desde el primer momento el sentido de inscripción o anotación. Sin embargo, muy pronto adquiere la connotación de cuidado, exactitud y diligencia. Del sustantivo registro se derivó –casi un siglo después– el verbo registrar con el significado de inscribir o anotar datos, noticias o resoluciones (con mucha frecuencia de carácter oficial).

El otro sentido actual de registrar : mirar o examinar una cosa con detenimiento y diligencia (como en los ejemplos siguientes: “La Policía registró la casa”; “Registramos hasta el último rincón”), aparece posteriormente como resultado de una evolución semántica que no es rara en el comportamiento de nuestro idioma. De las características de cuidado, exactitud y diligencia, que son propias del registro como inscripción o anotación, se pasa a la búsqueda o examen cuidadoso, diligente, exhaustivo, que recibe, análogamente, el nombre de registro .

En la actualidad, registro se usa dentro de una variada gama de acepciones, en relación siempre con el sentido general de inscripción o anotación cuidadosa y exacta. Así, lugar y oficina en donde se registra. De este modo hablamos de registro civil, registro de la propiedad', como oficinas o locales ubicados en tal o cual dirección.

Registro es, asimismo, el “departamento especial en las diversas dependencias de la Administración Pública donde se entrega, anota y registra la documentación referente a dicha dependencia”. Igualmente, es un registro “el asiento que queda de lo que se registra” y “el libro, a manera de índice, donde se apuntan noticias o datos”.

Registro es, finalmente, el ingrediente principal de algunos dichos y modismos idiomáticos. Así, uno echa todos los registros cuando hace todo lo que puede y sabe en determinado asunto. Si alguien cambia inesperadamente de argumentos o razones en una polémica, se dice que sale por tal o cual registro.

Y del que emplea todos los recursos posibles para lograr un objetivo, se dice que toca todos los registros.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Consideraciones sobre el vocablo registro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota