Entretenimiento

Nuevo alcalde romano Ignazio Marino cumple promesa electoral

Coliseo dirá adiós al tránsito

Actualizado el 12 de agosto de 2013 a las 12:00 am

La contaminación producida por los vehículos afecta al monumento

Nuevo espacio aceptará el paso de taxis, autobuses, peatones y bicicletas

Entretenimiento

Coliseo dirá adiós al tránsito

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Un promedio de 3.400 vehículos (por hora) pasan cada mañana cerca del monumento, que sufre en sus paredes por los gases y vibraciones que despiden los carros y motocicletas. | ARCHIVO.

Roma. Lucía Magi / El País. Roma no ama las revoluciones.

Estos días, la ciudad asiste, con asombro y algo de rabia, a la determinación del nuevo alcalde, Ignazio Marino, excirujano, quien tras tan solo dos meses en el Campidoglio cumple la más fuerte de sus promesas electorales: volver peatonal la vía de los foros imperiales, la calle que separa los mercados de Trajano de los foros de César, Augusto y Trajano.

Abierta por voluntad de Benito Mussolini, fue escenario de desfiles militares durante la dictadura y luego zona de conquista de caravanas de motos y coches.

Hasta el viernes. Desde ese día, el tráfico ha quedado restringido a todos los vehículos particulares en la zona que rodea la joya de la corona del área, el Coliseo. Solo pueden acceder taxis, autobuses públicos y –por supuesto– peatones y bicis.

El anfiteatro Flavio, que observa imperturbable las miserias y las alegrías de la vida romana, lo agradece. Y se prepara, por fin, al maquillaje pagado por el empresario Diego della Valle.

“Era una calle, la convertimos en el más bello paseo”, canta el eslogan del Ayuntamiento. En realidad, más que una isla peatonal, se trata de una limitación del tráfico.

“Pero es el principio de un proceso más largo. Vamos a cerrar la calle entera, antes de enero, para retomar la excavación. Tras decenios de abandono, empezamos a dar un nuevo aspecto al punto más representativo de la ciudad”, comenta entusiasta Rita París, directora de la Superintendencia Arqueológica de Roma y consejera municipal en las filas de la izquierda que apoya al alcalde. “Los restos de la antigua civilización son nuestra memoria y riqueza. Tenemos la responsabilidad no de poseerlos, sino de valorarlos. Y el tráfico es el peor enemigo de los monumentos porque provoca vibraciones y oscurece sus paredes”, analiza la arqueóloga.

La suciedad obliga. La necesidad de combatir la contaminación es el argumento de Legambiente, asociación que hace años trabaja para que este proyecto arranque.

Sus miembros han analizado el tráfico alrededor del monumento.

“Por la mañana pasan 3.400 vehículos a la hora. El 53% se trata de coches privados; el 31% motos; el 10% camionetas para el transporte de mercancías; el 4% taxis, y el 2% transporte público. Bicis y autobuses turísticos ni llegan al 1%”, desgrana Lorenzo Parlati, en la sede de la asociación.

PUBLICIDAD

“'Por eso, recogimos firmas y depositamos una propuesta en el Ayuntamiento hace meses”, recuerda Maurizio Gubbiotti, coordinador nacional. “Salvar el Coliseo del tráfico es una batalla de civilización: significa devolver dignidad a uno de los más grandes conjuntos arqueológicos del mundo”.

Por eso pidieron, y es la línea de la nueva alcaldía, que de forma gradual se amplíe la zona restringida y se dejen circular solo bicis y peatones. El sábado, por la noche, los romanos apoyaron la propuesta y 400.000 ciudadanos pasearon por los alrededores del Coliseo.

Quizás cuando el sueño prohibido de muchos alcaldes se cumpla, el Anfiteatro ya esté restaurado. En breve se montarán los andamios en el lado septentrional, justo el que se asoma a los foros.

Tras dos años de trámites, puede arrancar la primera fase de la restauración financiada con 25 millones de euros del bolsillo del dueño de Tod's.

El Tribunal Administrativo de la región acaba de dar luz verde a las obras, rechazando los recursos de las empresas que perdieron el concurso.

Así que en 900 días ,la ganadora Gherardi deberá limpiar, sanear y consolidar los primeros 10 arcos, de 50 metros de alto, y construir nuevas rejas que cierren la planta baja.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Coliseo dirá adiós al tránsito

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota