Entretenimiento

La Casa del Cuño: un espacio con personalidad en la Feria del Libro

Actualizado el 25 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Entretenimiento

La Casa del Cuño: un espacio con personalidad en la Feria del Libro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mientras la nave central de la Antigua Aduana es como un cruce entre varias “razas” de libros, la Casa del Cuño tiene una personalidad mejor definida.

Sin embargo, esa personalidad tiene sus variantes, de modo que, aunque es coherente, no es idéntica en todos sus rasgos.

En este edificio, de paredes transparentes, se reúnen las editoriales independientes que, poco a poco, se han ido abriendo espacio entre el público lector y que buscan complacerlo con títulos gourmet .

Hay editoriales muy específicas, como Ediciones Espiral que ofrece, exclusivamente, poesía hispanoamericana, y Central que fusiona la experiencia de la literatura con el cine y la fotografía. Sellos ya más conocidos en el universo independiente como Lanzallamas , Germinal y Clubdelibros mantienen a su público cautivo y, durante este fin de semana, sus estands estaban a reventar.

Otros sellos jóvenes, como REA Ediciones, apuestan a novedades de grandes nombres de la literatura costarricense como El puente de Ismael de Tatiana Lobo, así como a publicaciones que combinan la literatura con la gráfica como el libro Copy _Paste, de Ana Matteucci.

“Este espacio es una excelente ventana de exhibición y creo que las personas que nos conocen y les gusta lo que ofrecemos, vienen directamente a buscarnos”, opinó Eugenia Wo Ching, editora de REA.

Otro aire. La oferta literaria independiente en la Casa del Cuño se complementa con productos de diseño asociados a la literatura como libros-arte, postales, libretas, afiches, calcomanías y otros accesorios.

La exhibición en ese espacio se destaca por guardar uniformidad estética: todos los puestos cuentan con mesas y estantería de ATA Diseño, que fueron adquiridas por el Ministerio de Cultura para tal fin.

En el centro del espacio destacan sillones –también diseñados por ATA– en los que se colocaron almohadones con una frase de Alberto Cañas.

Conociendo el ingenio y la fisga de don Beto, quién sabe cómo se hubiera tomado la idea de que la gente posara su trasero sobre sus palabras.

En la planta de arriba hay una exposición de ilustraciones de muy buena factura, pero el mediocre montaje las opaca.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La Casa del Cuño: un espacio con personalidad en la Feria del Libro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota