Entretenimiento

Literatura

La Bella y la Bestia, mito y cuento universal

Actualizado el 02 de abril de 2017 a las 12:00 am

Hoy se conmemora el Día Internacional del Libro Infantil. Lo celebramos con una antigua historia

Entretenimiento

La Bella y la Bestia, mito y cuento universal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Recientemente se estrenó una versión cinematográfica de La Bella y la Bestia , producida por la factoría Disney. Es necesario detallar que es una historia antigua y ha sido narrada en diferentes culturas. En Costa Rica también se encuentran expresiones artísticas que lo evocan.

El investigador ruso Vladimir Propp expresa que los cuentos maravillosos son infinitamente retransmitidos. No se puede esclarecer, con exactitud, su origen. Podría decirse que se reiteran, en expresiones populares, en muy diversas regiones del orbe.

La pintura Eros y la Psique , de Paolo Serra, es propiedad del Teatro Nacional de Costa Rica. Esta imagen solo se puede usar con autorización de la fotógrafa o el teatro.
ampliar
La pintura Eros y la Psique , de Paolo Serra, es propiedad del Teatro Nacional de Costa Rica. Esta imagen solo se puede usar con autorización de la fotógrafa o el teatro. (Fotografía de Adela Marín.)

Esos cuentos no fueron pensados para la niñez; eran narrados oralmente en épocas en las que no se hacía una diferenciación clara entre pequeños y adultos. Durante los últimos tres siglos, algunos de esos discursos se han consagrado dentro del canon de la llamada “literatura infantil”. Eso es lo que sucede con La Bella y la Bestia pues encontramos relatos similares en textos clásicos de India, Grecia, Inglaterra, Francia o Costa Rica.

Antiguos y reinventados mitos

¿Será que los cuentos de hadas tuvieron su origen en la India? ¿O que, de alguna manera, se han contado una y otra vez en el sur de Asia? Allí se encuentra el mito de Pururavas y Urvasi.

Según el investigador español Antonio Rodríguez Almodóvar, esta narración aparece en el libro Rig Veda y Panchatantra , considerado una de las primeras colecciones de cuentos de la humanidad.

La ninfa Urvasi amaba al mortal Pururavas. Él aceptó casarse y le advirtió: “Tres veces al día te abrazarás a mí. Pero nunca te acostarás conmigo contra mi voluntad y jamás te dejarás ver por mí desnudo”. Habitaban en un palacio en el que el marido solo aparecía en las tinieblas, como si fuera un monstruo. Sin embargo, los ganhdarvas , divinidades menores que rigen los caballos del sol, encendieron el fuego y la ninfa contempló la desnudez de su amado; se vieron forzados a separarse. A pesar de ello, Pururavas logró reencontrar a Urvasi y se convirtió en un ser celestial para permanecer, por la eternidad, junto a ella.

Lucio, Apuleyo recopiló el mito griego de Eros y Psique en su obra Las metamorfosis o El asno de oro , en una fecha posterior al año 161 de nuestra era. Nos cuenta que el dios Eros se vio obligado a hacerse pasar por un monstruo y logró que la mortal Psique quedara cautiva en un palacio. Tan solo se hacía presente en las penumbras. En una noche, la joven encendió una lámpara de aceite y descubrió la belleza de su compañero. Sin embargo, Venus o Afrodita, madre de Eros, celosa de la belleza de Psique, la condenó a realizar trabajos casi imposibles. Los amantes lograron unirse y de ellos nació una hija llamada Dicha o Felicidad.

Según los antiguos griegos, la palabra Psique se refería al alma y Eros era el dios del amor sexual que influía en la atracción entre los mortales. Por eso, esta pareja era vista como símbolo del equilibrio entre el goce espiritual y la satisfacción carnal.

Lo bestial también puede ser femenino. No siempre la fealdad está depositada en un monstruo que luego se convierte en un apuesto varón.

En una leyenda, de la actual Inglaterra, se narra la historia de sir Gawain, el más joven y único soltero de los caballeros de la mesa redonda. Para salvar al rey Arturo, empeñó su palabra de casarse con una abominable dama que estaba en el bosque. Durante la noche de bodas, descubrió que su grotesca esposa se convirtió en una preciosa doncella. Para que se conservara hermosa, sir Gawain tuvo que resolver el acertijo: “¿Qué desea una mujer?”. Y él respondió de manera acertada: “Salirse con la suya”.

Una situación semejante se observa en el cuento La princesa sierpe , recopilado por el escritor ruso Alexandr Afanásiev en el siglo XIX. Un cosaco llevaba a una serpiente enroscada en su lanza durante siete años de viaje y convivió con ella otros siete, dentro de un castillo. Al terminar ese periodo, el reptil se transformó en una hermosa joven con la que contrajo matrimonio.

De labios humildes a salones lujosos

La versión más conocida de La Bella y la Bestia fue publicada por la francesa Jeanne-Marie Leprince de Beaumont en 1756. El relato fue incluido en uno de los cuatro volúmenes de Bazar de los niños , obra con claras intenciones didácticas. De aquel Bazar no quedó mayor rastro, solo se rescató el famoso cuento que originalmente fue dado a conocer en lengua francesa; tres años después de su primera edición, fue traducido al inglés.

De esa forma, los llamados despectivamente “cuentos de viejas” fueron ampliamente difundidos en el siglo XVIII; se leían, en voz alta, en fastuosos salones de reinos europeos. También eran publicados en ediciones baratas que facilitaron el aumento de su popularidad. Por eso, al tiempo, fueron denominados, elegantemente, como “cuentos de salón”.

Una de las ilustraciones  realizada por Félix Arburola para el cuento  La mano peluda , de María Leal de Noguera
ampliar
Una de las ilustraciones realizada por Félix Arburola para el cuento La mano peluda , de María Leal de Noguera

En nuestro país

Los costarricenses que forjaron la idea de nacionalidad, a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, se dejaron llevar por el influjo del relato de la bella seducida por un monstruo; muestra de ello está en el Teatro Nacional de Costa Rica, fundado en 1897.

En uno de los salones, actualmente reservado a oficinas administrativas, se encuentra una pintura que exhibe a Eros alado cargando a Psique entre sus brazos. Sus labios apenas se acercan, pero no alcanzan el beso. La obra fue elaborada por el artista milanés Paolo Serra.

De la misma forma, la escritora guanacasteca María Leal de Noguera publicó, en 1923, la primera edición de la obra Cuentos viejos , bajo los cuidados de Joaquín García Monge.

Incluyó el texto La mano peluda , en el cual narró el idilio de una doncella que contrajo matrimonio con una ominosa mano. Al igual que en el mito de Eros y Psique, la desposada iluminó a su horroroso marido con una candela y lo transformó, de esa forma, en un joven “con rostro de ángel”.

Este libro fue ilustrado por Francisco Amighetti en 1936 y por Osvaldo Salas en la década de 1970. Actualmente circula una edición, en color, iluminada por Félix Arburola.

Observamos así que el mito de la bella mujer y la fiera bestia se reinventa en Oriente y Occidente y que se presenta en la literatura y la pintura costarricense, como huella silenciosa de nuestra nacionalidad.

Celebración

Desde 1967, la Organización Internacional para el Libro Juvenil (IBBY) celebra el 2 de abril como del Día Internacional del Libro Infantil, “con el ánimo de inspirar el amor por los libros y para llamar la atención de la comunidad sobre los libros para niños”, según se detalla su página web. Ese día se conmemora el nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen (1805-1875).

El IBBY fue fundada en 1953 en Zúrich (Suiza) y está integrada por asociaciones y personas de todo el mundo que trabajan para promover el encuentro entre los libros y la infancia.

-El autor es docente e investigador de la Universidad de Costa Rica y la Universidad Nacional. además, es miembro de la Academia Costarricense de la Lengua.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La Bella y la Bestia, mito y cuento universal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota