Entretenimiento

Fotografía

Carne, foto e ironías

Actualizado el 03 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Entretenimiento

Carne, foto e ironías

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
'Carne y carne', fotografía tomada por David Bolaños para AmeliaRueda.com

El Día Mundial de la Salud de este año debió empujar a más de un fotógrafo hacia los pasillos de los almacenes, los mercados y las alacenas. La seguridad y la higiene de los alimentos son el tema que la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió como prioridad para el 2015. Por esta razón, el lunes 6 de abril, mis editores me asignaron la tarea de capturar imágenes que ilustrasen los procesos para el manejo de alimentos.

Tenía menos de tres horas para presentar una serie de doce fotografías, así que mi rango de movimiento era limitado. Decidí revisar puestos de comida que estuvieran en el casco central de San José. Como la mayoría de supermercados restringe el uso de cámaras fotográficas, me enfoqué en establecimientos pequeños: ventas ambulantes, sodas, carnicerías y abastecedores.

Identificarse como miembro de la prensa es un albur: las puertas pueden abrirse cordialmente o pueden cerrarse de inmediato. Algunos vendedores se mostraron halagados; otros percibieron a la cámara como una amenaza.

En esa ruta eran ineludibles dos destinos: los mercados Borbón y Central. La ventaja de ambos sitios es que parecen estar habituados a la presencia de cámaras, posiblemente por la visita de turistas extranjeros.

Los vendedores preguntaban dónde se publicaría la foto, que si iría a la Extra, que si aparecería en la contraportada de La Teja... Al notar las cámaras, procuraban hacer poses o se apartaban del encuadre para que uno prestase total atención a los anaqueles y los estantes.

Tal y como lo dijo uno de mis profesores de fotografía, la desventaja de esos mercados es que “todo mundo ya los conoce”. Los pasillos y los locales de los mercados josefinos se han retratado durante años por distintos motivos; por tanto, yo debía evitar escenas previsibles.

Otro objetivo esencial era hallar el vínculo entre la fotografía y la noticia. El fotógrafo José Díaz recomienda dibujar una pirámide con las prioridades que deben tenerse en las coberturas: en la punta de la pirámide se ubican las imágenes que deben conseguirse obligatoriamente. Uno no puede irse de un lugar sin esas fotografías.

Mi imagen prioritaria era aquella relacionada con la carne ya que 75 % de las enfermedades infecciosas que aparecieron en la última década fueron causadas por bacterias, virus y otros agentes patógenos que surgieron en animales y productos animales, según datos de la OMS.

Tomé esta fotografía cuando salía del Mercado Central. Una señora subió a su perra al mostrador mientras compraba carne de pollo. Además de esto, me llamó la atención el contraste que había entre los dos tipos de animales que estaban en el mostrador.

Para algunos habitantes del sur de China no hay contraste, y en esa zona se celebra en festival Yulin, también conocido como el “ Festival de la carne de perro ”. Conforme pasan los años, esa festividad recibe más críticas . En esta esquina del mundo, la chihuahua del mostrador puede presumir de que ella ha sido “humanizada”. Para su suerte, los pollos que la acompañan no van a protestar mientras lo hace.

La fotografía fue originalmente publicada en AmeliaRueda.com

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Carne, foto e ironías

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota