Entretenimiento

Muestra estará abierta hasta el 1.° de julio

Tomar el hilo de la pintura de Ariane Garnier y no soltarlo

Actualizado el 23 de junio de 2017 a las 10:00 am

Vivencia y espíritu. Exposición en el Museo Calderón Guardia reúne unas 30 obras (pinturas, instalación y videoarte)

Entretenimiento

Tomar el hilo de la pintura de Ariane Garnier y no soltarlo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Redacción

Cuando Ariane Garnier pinta –o crea una de sus instalaciones o videoarte–, sabe de hilos, sabe seguir la evolución de un tema y poner a disposición de lo quiere decir los dibujos, los pigmentos, los textiles, los alambres... Cuando Ariane Garnier pinta, sabe tejer.

Y son tejidos de vivencias, espiritualidad, certezas y nuevos inicios los que Garnier ofrece en la exposición Una vida, un hilo , que se encuentra en el Museo Calderón Guardia (barrio Escalante).

El hilo es el conductor, una metáfora de la vida, una hebra que une lo espiritual y lo terrenal, que enlaza lo aprendido y lo elegido, que está en una mano que se hace responsable o en la mirada de aquel que optar por solo observar, que se rompe para cambiar –adrede– de camino.

Ariane decide ser literal con la metáfora y juega con el hilo y los textiles en toda la muestra.

Por ejemplo, en Blanco , el hilo desenrollado se vuelve una atractiva abstracción, mientras El laberinto de la vida conduce a los espectadores por los entresijos que rodean a alguien –quizá una especie de Teseo, quizá un Minotauro–.

La mano desempeña un papel fundamental. Para la artista es tomar la responsabilidad de cada quien sobre su vida. “Uno tiene una herencia familia, una serie de cosas que ha aprendido, pero uno es quien tiene el control... Romper la tela o el hilo es parte del proceso, decidir qué de todo eso me sirve y qué no”, explica Ariane frente a un videoarte en que el rasgar se vuelve infinito.

RECOMENDAMOS:Visita guiada: Un vistazo a tres exposiciones

Para tejer su discurso, la artista no teme usar diferentes técnicas y estilos. “Necesito y uso lo que me ayude a comunicar”, asegura.

La vida, un hilo convoca a las diferentes Ariane que hemos visto durante sus casi dos décadas de trabajo: aquella que prefiere la sutil sugerencia de lo abstracto, la que quiere dirigir las lecturas con una propuesta más figurativa, la que utiliza un lenguaje más contemporáneo.

También incluye una instalación en que la hebra salta de las manos que la sostienen y se extiende más allá. Esta pieza estará en la Bienal de la World Textile Art 2017, en Montevideo (Uruguay).

Trabajar, trabajarse. La vida no es fácil de hilvanar; esta exposición tampoco lo fue. Garnier debió enfrentar un duro proceso, uno que incluyó pasar un buen tiempo “sin trabajar, pero trabajándose”. “Aquí sigo, esta soy yo”, afirma ella, con orgullo, tras recorrer la muestra.

El viaje que desembocó en Una vida, un hilo incluso la llevó a conocer la experiencia de los internos de una clínica de rehabilitación en Estados Unidos. Estuvo una semana allí, en la que conoció adictos, millonarios, cantantes, policías, mujeres agredidas..., todos afrontando sus problemas y traumas. Incluso, la misma artista llegó como observadora y tuvo que ser una paciente más para poder quedarse.

Dicha vivencia fue catalizada en el arte y una serie de trabajos surgieron de aquella vivencia. En el cuadro La forma perfecta del ser se ve la unión de la parte espiritual y lo terrenal, por medio de triángulos y cuadrados que forman un gran círculo, así como 40 puntos brillantes –los internos–; el hilo los conduce hacia la infancia.

Una vida, un hilo transita entre la conversación directa y lo sugerido: la mujer que observa la madeja sinuosa y no se involucra, una observadora; el rosado que representa el amor, la hebra rota, la vida que es una montaña rusa y el juego.

El arte le ha permitido a la artista romper estructuras, elegir qué se deja y qué desecha, crecer y comunicarse. Este ha sido un buen año para Garnier: fue incluida en la selección del Salón Nacional de Artes Visuales, en el Museo de Arte Costa Rica, y ahora tiene esta gran exposición individual.

Como la Ariadna del mito griego, ella ofrece el hilo; el laberinto lo descifrará cada quien.

Exposición: Una vida, un hilo , de Ariane Garnier.

¿Dónde? Museo Calderón Guardia, en barrio Escalante. 100 m al este y 100 al norte de la iglesia Santa Teresita.

Horario: Hasta el 1.° de julio. De lunes a sábado, de 9 a. m. a 5 p. m.

Taller gratuito: El 1.° de julio, sobre la experiencia del arte participativo. Para inscripciones: 2222-5765 / 2255-1218 o al correo musecal2016@gmail.com

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Tomar el hilo de la pintura de Ariane Garnier y no soltarlo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Doriam Díaz

ddiaz@nacion.com

Editora de Entretenimiento y Cultura

Periodista y egresada de la Maestría de Literatura de la UCR. Se especializó en la cobertura noticiosa de temas relacionados con teatro, danza, música, literatura, artes plásticas, patrimonio y arquitectura. Editora de Áncora.

Ver comentarios
Regresar a la nota