Entretenimiento

Arabella Salaverry nos habla de su actuación en 'Sangre lunar'

Actualizado el 11 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Arabella Salaverry nos habla de su actuación en 'Sangre lunar'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Imagen sin titulo - GN

En Sangre lunar, del dramaturgo español José Sanchis, soy “Estela”. La obra está en cartelera, y su estreno, en el pasado mes de julio en el CENAC, fue su primera puesta en escena en América Latina. La dirección está a cargo de Fernando Rodríguez, en una producción de Teatro Menor, cuya directora es Viviana Porras. Yo trabajo aquí con un elenco de reconocida experiencia, que defiende la propuesta escénica: Rodrigo Durán Bunster (en la foto), Gustavo Rojas, María Orozco, José Manuel Elizondo, Erick Córdoba, Viviana Porras y Fernando Rodríguez.

El pretexto para la reflexión de carácter ético que propone la obra es una noticia que conmovió a la opinión pública: una joven en estado de coma es violada y, como consecuencia, queda embarazada.

Partiendo de ese hecho, el autor ofrece diversas posiciones que nos permiten pensar temas tan fundamentales como el sentido de la vida, la muerte y la realidad ignota que presupone un estado de coma. Además, se señalan otros asuntos, que atañen a la convivencia: las relaciones de pareja, el machismo y las relaciones familiares.

El dramaturgo propone un texto rico, pleno en sus múltiples facetas: un texto estimulante para los intérpretes y para los espectadores.

Estela es un personaje complejo, de allí su encanto y el desafío de su re-creación. Su aparente frivolidad esconde una preocupación por temas profundos, como el del sentido de la existencia y la dualidad vida-muerte. Al mismo tiempo, inmersa en su situación, Estela es incapaz de percibir las necesidades de los otros. Esta contradicción otorga una riqueza especial al reto de representarla.

A partir del texto inicio la construcción del personaje. Luego buceo en mi propia experiencia para encontrar las emociones. Miro, analizo lo que el entorno me ofrece para así armar la gestualidad, el uso del espacio, todo el arsenal sígnico que presupone un personaje en un escenario. Así se desarrolla un juego entre identidad y alteridad.

La propuesta que planteo recibe el aporte invaluable de la dirección, que mira desde la otredad y ofrece su guía para culminar el proceso. Siempre se encuentran puntos de convergencia entre las emociones de un personaje y las nuestras. En el caso de Estela, su condición de madre –que comparto– permitió ese primer acercamiento, para luego comprenderla en su fragilidad y en su intensidad. Termino enamorándome de los personajes que represento; me ha sucedido también con Estela.

PUBLICIDAD

Cada nuevo montaje es un reto que se acepta y se procesa de modo único. Confluyen el grado de madurez, el texto y el momento emocional que se vive. En este caso, se trabajó en un clima de solidaridad, de empatía y respeto, que siempre enriquece los resultados. Un público conmovido nos lo ratifica.

.....

Sangre lunar se ofrecerá hoy, domingo 11, a las 8 p. m., por última vez en el Teatro 1887 (CENAC). Tel. 8422-1438.

Fotografía: Leo Chaves para La Nación.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Arabella Salaverry nos habla de su actuación en 'Sangre lunar'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota