Entretenimiento

Despierte sus sentidos con los manjares del Medio Oriente

Los sabores de la comunidad israelí

Actualizado el 10 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Los sabores de la comunidad israelí

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A veces es recomendable salirse de la rutina, y esto también aplica al paladar. Como una forma de chinear sus sentidos gustativos, hoy traemos varias opciones para que se dé un descanso de la comida tradicional del país, y se atreva a experimentar recetas provenientes del “otro lado del charco”.

En este caso, nos referimos a la cocina israelí, una oferta muy actual para el paladar tico. Asimismo, le ofrecemos la opción para que aprenda cómo elaborarla.

La chef Lizzy Grynspan, explica que estos platos tienen sus raíces en la cocina judía y la árabe. Se compone de recetas locales y otras provenientes de los países de origen de los Olim, donde nacieron quienes llegaron a Israel para establecerse.

De allí, la mezcla de platos de origen marroquí, rusos, polacos, árabes, egipcios y yemenitas.

“Se volvió una cocina fusión del mundo. Llegaron judíos de Europa, de los países árabes, de África del Norte, se instalaron en Israel y volvieron muy rica y variada la gastronomía. El pan pita es muy árabe, mientras que el Schnitzel (un filete de pollo) es muy europeo. Son distintos platillos que trajo consigo las migraciones”, explicó.

Un lugar donde puede degustar la comida mediterránea es el restaurante Sisso, en Plaza Florencia, 200 metros norte del centro comercial La Paco, en Escazú.

Su administrador, Roy Sisso, resaltó que los platos más solicitados son el falafel y las shawarmas .

“El falafel es una opción vegetariana. Consiste en una masa de garbanzos molidos y aderezado con hierbas frescas y condimentos. Cada plato viene con salsa israelí fresca (un aderezo a base de limón, pimienta negra y aceite de oliva). Trae su porción de hummus , que es la tradicional crema de garbanzos”, contó.

El shawarma que sirven es de pollo, de muslos más robustos, los cuales se cocinan en un asador vertical. “Viene en un pincho de metal (lo que se llama shish kebab ). En mi país se vende shawarma de pavo y cordero, pero aquí el pavo no es fresco y no existe la calidad de cordero que busco, por eso trabajo con pollo”, explicó.

El plato se acompaña con limonada y hierbabuena como bebida, lo que ayuda a digerir mejor esta clase de comida, que lleva mucho picante y condimentos.

PUBLICIDAD

“La hierbabuena ayuda al estómago a digerir los alimentos de forma más suave”, comentó.

Como entrada, Sisso recomendó el babaganush , una crema de berenjena asada, servido con aceite de oliva, peregil y pan pita.

Otra opción es el labneh , una especie de queso o yogur de cabra del Medio Oriente con un sabor más ácido. Se acompaña de za’ atar , que es una mezcla de especias como tomillo, orégano, ajonjolí, semillas de sésamo, más aceite de oliva.

No solo en la capital puede degustar la comida israelí. En las playas del Pacífico norte hay dos restaurantes que la ofrecen.

Se trata del Falafel Bar, en playa Tamarindo, y el Zula Restaurant y Hotel, en Santa Teresa de Cóbano.

Roten Abraham, propietario del último lugar, compartió parte del menú que encontrará allí.

“Nuestros platos llevan siempre hummus, papas fritas y una ensalada de repollo, zanahoria y mayonesa. Recomendamos el falafel , pero también el Schnitzel . El kabab , que se trata de bolitas de carne, las cuales vienen con cinco tipos de salsas y pan pita al lado”, describió Abraham, quien tiene su negocio hace 10 años frente a la carretera de Santa Teresa.

Si pasa por allí, tiene que probar los smoothies , se asombrará del tamaño del vaso en el que los sirven.

“Son recipientes de 660 mililítros. Los refrescos naturales son hechos a mano. Hay de sandía con guanábana, y se pueden mezclar otras frutas. También, hacemos de helado Trits y galleta Oreo, y un batido llamado tahini , que lleva aceite sésamo, banano, leche y granola”, explicó Abraham.

Si lo que busca es aprender algunas de las recetas mediterráneas, la experta en gastronomía israelí, Lizzy Grynspan, imparte talleres de cocina.

“Las clases son para grupos de 10 personas como mínimo. Constan de tres horas a la semana durante un mes, en un local en Rohrmoser. El costo va de $50 (unos ¢25.000) a $60 (unos ¢30.000). Las clases incluyen los ingredientes”, contó Grynspan.

Para más información, puede llamar al 8992-8237.

Ya lo sabe, la cultura israelí está a un bocado. ¡Buen provecho!

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Los sabores de la comunidad israelí

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota