Entretenimiento

Garnish: El arte con vegetales

Actualizado el 09 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Entretenimiento

Garnish: El arte con vegetales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Creatividad. La fauna marina tomó forma en chayotes, tiquizques, zanahorias, sandías, melones, rábanos, repollos y berenjenas, gracias a las destrezas del chef Jeffrey Torres. Los ojos de los peces son semillas de papaya cortadas por la mitad. Eyleen Vargas

Todo entra por los ojos. Esa es la máxima que da vida al garnish , el arte de tallar frutas y vegetales para crear coloridas e impresionantes esculturas.

Con gran destreza, calabazas, ayotes, rábanos, zanahorias y sandías dan vida, entre las manos de un chef, a las más exóticas especies de flora y fauna.

“Casi siempre se realizan elementos naturales porque van de la mano con la comida. La idea es reflejar frescura y naturaleza”, explica Jeffrey Torres, uno de los chefs que dominan mejor la técnica en el país.

En la tarea se conjugan una dosis extraordinaria de paciencia, incisiones casi como de cirujano con unos finos cuchillos de punta afilada, cortes para ensamblar las piezas y decenas de palillos de dientes.

“Esculpir es más un asunto de técnica que de talento”, agrega Torres.

Aunque las creaciones de garnish usualmente se colocan como elementos decorativos, las piezas más básicas también adornan platillos en restaurantes sofisticados.

Este arte nació con el nombre de mukimono , en la China de los siglos VI y VII, durante la dinastía Tang. La técnica se extendió a Japón, donde los esculpidos constituían ofrendas florales para los dioses. Rápidamente, se difuminó por Asia hasta llegar a Corea, Filipinas y Tailandia.

Lo básico. Las flores son el elemento más común del garnish. Esta de arriba fue esculpida en remolacha por el chef Romeo Dichoso. Foto: Eyleen Vargas
ampliar
Lo básico. Las flores son el elemento más común del garnish. Esta de arriba fue esculpida en remolacha por el chef Romeo Dichoso. Foto: Eyleen Vargas

En Costa Rica hay pocos chefs con especialidad en garnish . Carolina Coronado, directora de la Copa Culinaria de las Américas, realizada entre el martes y el jueves en Pedregal, estima que tan solo hay unos 20 cocineros con capacidad para ejecutar figuras de alta dificultad.

Uno de ellos es Romeo Dichoso, dueño de los restaurantes Saisaki, quien tiene 30 años de experiencia que le permiten esculpir a mano alzada, pues ya ni siquiera necesita dibujar los patrones sobre las cáscaras.

Sin embargo, todos los chefs saben tallar las formas básicas, como flores hechas a partir de rábanos o zanahorias que, muchas veces, se sirven dentro de los platillos o que decoran los bufés.

Para quienes practican este arte, no hay límites. Todas las frutas y vegetales se pueden utilizar y, si no se encuentran los colores adecuados, siempre es posible utilizar colorantes vegetales. Todo está en la creatividad y la imaginación de cada cocinero.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Garnish: El arte con vegetales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gloriana Corrales

gloriana.corrales@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista en la Revista Dominical de La Nación. Es graduada de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la UCR. 

Ver comentarios
Regresar a la nota