Entretenimiento

Deporte extremo lo lleva a las alturas

‘Skydiving’: La libertad de volar como las aves

Actualizado el 20 de marzo de 2015 a las 12:00 am

También conocido como salto en paracaídas, este deporte toma mayor fuerza en Costa Rica. Durante 10 minutos, los más aventureros tienen la oportunidad de desafiar la gravedad y disfrutar de bellos paisajes

Entretenimiento

‘Skydiving’: La libertad de volar como las aves

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Viva la experiencia de volar en un paracaídas. (Felipe Zúñiga)

Esteban Esquivel es un guía de turismo que ama la adrenalina. El joven de 25 años asegura que ha hecho muchas actividades extremas, pero le faltaba una cosa por tachar de su lista de pendientes: volar como las aves.

Todo ser humano quisiera por un momento sentir esa libertad. Desafiar por segundos la gravedad y sentir el viento en el rostro, disfrutar de vistas maravillosas y creerse invencible; pero solo los pájaros disfrutan de ese privilegio. ¡Hasta ahora!

Para lograrlo, Esteban solo necesitó tirarse de una avioneta en el aire.

En Costa Rica se practica un deporte extremo llamado skydiving (paracaidismo) que consiste en hacer un salto al vacío desde una avioneta, claro, acompañado por un experto que lo guiará durante el vuelo y el aterrizaje.

El instructor Arnold André ha saltado 2550 veces.  En la imagen aterriza con Benjamín Sibaja. | EYLEEN VARGAS.
ampliar
El instructor Arnold André ha saltado 2550 veces. En la imagen aterriza con Benjamín Sibaja. | EYLEEN VARGAS.

El joven vecino de San José se embarcó en esta aventura y los cielos de Quepos fueron su escenario. Esteban se apuntó a practicar un salto tipo tándem (acompañado de un instructor), el cual se realiza en el país gracias a la empresa Costa Rica Tropical Skydiving.

El salto consiste en subir en la avioneta a aproximadamente 9.000 pies de altura: el saltador y el instructor se tiran al mismo tiempo y disfrutan de los paisajes mientras van cayendo. Según Esteban, la primera parte de la aventura es en el único momento en el que se siente miedo.

Ambas personas deben sentarse a la orilla de la avioneta y ese es el momento de tomar la gran decisión: saltar o no; pero para Esteban no cabía una negativa. Se dejó llevar y pudo en cuestión de segundos sentirse libre.

El joven asegura que es una emoción indescriptible. Después del primer paso viene más emoción: los saltadores disfrutan cerca de 30 segundos de una caída libre. La resistencia del viento hará que el paracaidista se suspenda en el aire por un cortísimo tiempo; por un instante la respiración se detendrá.

Luego de la caída, el paracaídas se abre y se puede planear a través de las nubes, mientras se disfruta de los paisajes naturales por aproximadamente 10 minutos (dependiendo del peso y del paracaídas).

La velocidad de la caída ronda los 200 kilómetros por hora. Sin embargo, el aterrizaje es suave; el instructor maniobra el paracaídas para que detenga el viento y tocar tierra con los pies (o caer sentado).

PUBLICIDAD

Esta fue la primera vez que Esteban practicó el skydiving ; quedó tan asombrado que ya está planeando un nuevo salto. “La adrenalina comienza cuando le ponen a uno el equipo, pero hasta que estás en la avioneta es cuando se sienten muchas cosas”, dijo.

Preparación. Los expertos paracaidistas (instructores) preparan a los alumnos momentos antes de subir a la avioneta. En una pequeña charla, les indican cuáles son las medidas de seguridad y qué cosas deben hacer cuando están en el aire.

“La explicación es muy sencilla. Los instructores son los que manejan el paracaídas y a uno solo le toca disfrutar del paisaje y la emoción. Apenas son como tres pasos los que hay que hacer; es solo subir y dejarse llevar”, explicó Esteban, unos minutos antes de montarse a la avioneta.

En el caso de Costa Rica Tropical Skydiving, ellos viajan en avionetas de las empresas Aerocaribe y Aerobell Air Chárter. Las mismas son manejadas por pilotos expertos en saltos, quienes se aseguran de mantener la estabilidad de los tripulantes y las avionetas en el aire.

En la foto se ve a Esteban Esquivel durante la caída libre acompañado por el instructor John Dekowski que tiene 9700 saltos. |   JOHN DEKOWSKI PARA LN.
ampliar
En la foto se ve a Esteban Esquivel durante la caída libre acompañado por el instructor John Dekowski que tiene 9700 saltos. | JOHN DEKOWSKI PARA LN.

El equipo consiste en un paracaídas especial, un poco más grande que el de tamaño común, porque deberá soportar el peso de dos personas.

El saltador va sujeto al instructor por medio de varios sistemas de arneses que se amarran a la altura de los hombros. Estos mosquetones soportan una tensión de 2.000 kilogramos. También se usan gafas y cascos especiales para el salto.

¿Riesgos? Por supuesto que los hay. Como en toda actividad extrema pueden suceder emergencias; las que más preocupan a los saltadores son dos: que el paracaídas no se abra y que el aterrizaje no se haga en el lugar adecuado. Según Arnold André, de Costa Rica Tropical Skydiving, los saltos son muy seguros y hasta el momento no han sufrido ningún tipo de percance.

“Los paracaídas cuentan con una computadora interna que activará – en caso de ser necesario– un paracaídas de emergencia, que se abre a cierta altura específica por si el primero no lo hace por algún motivo”, explicó André.

De acuerdo con el instructor, el estudiante firma un documento donde se asegura que salta por su propia decisión; además, la empresa ofrece un seguro que cubre al estudiante.

PUBLICIDAD

¿Quién lo puede hacer? El skydiving es un deporte extremo y por lo tanto tiene algunas regulaciones para poderlo practicar.

Se recomienda que quienes salten sean personas mayores de edad. Recientemente, [[BEGIN:INLINEREF LNCVID20150318_0005]]Georgina Harwood[[END:INLINEREF]], una mujer sudafricana celebró su cumpleaños número 100 lanzándose de una avioneta en paracaídas.

“No es necesario tener ningún tipo de experiencia en estas actividades, ya que siempre estarán acompañados por un instructor. Una de las cosas que más le llama la atención a las personas que saltan es que se pueden tomar fotos y videos desde el cielo, y así guardar su experiencia para siempre”, comentó André.

Las recomendaciones de los expertos sugieren que la persona que se lance debe estar en buen estado de salud, no tener problemas cardiacos y pesar menos de 95 kilos.

La avioneta despega del aeropuerto de Quepos.  Los saltadores reciben las últimas indicaciones antes de subir en la aeronave. | EYLEEN VARGAS.
ampliar
La avioneta despega del aeropuerto de Quepos. Los saltadores reciben las últimas indicaciones antes de subir en la aeronave. | EYLEEN VARGAS.

Pero, principalmente, es recomendable que se realice el salto con personal de mucha experiencia. Los paracaidistas deben tener una cantidad de saltos por año para mantenerse activos; en el caso de Costa Rica, los expertos de Tropical Skydiving poseen varias certificaciones; entre ellas, una de la Asociación de Paracaidismo Estadounidense (USPA, por sus siglas en inglés).

Los interesados en hacer salto tándem solo deben buscar las fechas adecuadas y asistir a los saltos. Además, hay oportunidad de convertirse en un instructor.

Así lo hizo Benjamín Sibaja de 30 años. Este ingeniero de profesión saltó por segunda vez hace un par de semanas, y su anhelo es convertirse en profesional.

La primera vez que lo hizo fue en Las Vegas y asegura que la sensación fue más allá de lo que esperaba; por eso, intenta hacerse profesor.

“Es un vacío absoluto y no es como estar en una montaña rusa, porque la sensación está siempre. Quiero seguirlo haciendo muchas veces”, dijo.

Dónde

Costa Rica Tropical Skydiving: La empresa ofrece saltos durante todo el año en Quepos. Ellos tienen personal calificado y acompañarán en todo momento al saltador.

Contacto: 8406-8544/8350-2746. También les puede enviar un mensaje a su página www.skydivingcostarica.com o a su página de Facebook oficial.

Precios:  A partir de los $330, pero puede variar según el tipo de salto.  Además, durante las temporadas tienen promociones.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

‘Skydiving’: La libertad de volar como las aves

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jessica Rojas Ch.

jessica.rojas@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.

Ver comentarios
Regresar a la nota