Ginnés Rodríguez: Una sonrisa heredada de generación en generación

La periodista de Telenoticias Ginnés Rodríguez le llegó justo el momento para estrenarse como mamá. Su pequeñita, Luciana, fruto de su relación con su esposo el también reportero de canal 7 Gerardo Zamora , tiene dos meses y medio.

La llegada al mundo de la niña tuvo en la recta final un poco de tensión, pues se atrasó una semana más de la estimada.

“Son 40 semanas y en la 37 ya estaba ansiosa. Yo tenía amigas que iban similares a mí y luego te dabas cuenta de que ya eran mamás, y yo decía: ‘¿Y Luciana?’. A uno le dicen que se puede tardar hasta 42 semanas, pero, claro, el temor existe. Por dicha el sistema del Seguro Social es claro y después de las 40 semanas, el bebé nace porque nace. Tuve parto conducido; es decir, que le dieron un empujón para nacer. Pero sí me puse ansiosa porque se me hizo muy larga la espera”, contó.

Lo más difícil de asumir su nuevo rol hasta ahora, comentó Rodríguez, fue el primer mes de prueba.

Fotogénica. El 28 de mayo, Luciana pesó 3,7 kilos y midió 50 centímetros. El pasado lunes demostró por qué salió igualita a la mamá, cuando se le escaparon varias sonrisas frente al lente de nuestra fotógrafa. Eyleen Vargas
Fotogénica. El 28 de mayo, Luciana pesó 3,7 kilos y midió 50 centímetros. El pasado lunes demostró por qué salió igualita a la mamá, cuando se le escaparon varias sonrisas frente al lente de nuestra fotógrafa. Eyleen Vargas ampliar

“En mi caso el tema de la lactancia no fue tan fácil. Nunca imaginé que tuviera su ciencia, siempre pensé que era algo más natural, pero hay que prepararse bien para amamantar a tu bebé. El mayor reto del primer mes es ese, pues es supercansado. Existen muchos mitos alrededor de la lactancia, como, por ejemplo, que debe alimentarse cada dos horas o que una mamá no produzca leche. Uno no es un almacén, es una fábrica. Somos como un botón encendido, que el bebé lo activa cuando quiere alimentarse”.

Ginnés recomendó a toda madre primeriza buscar ayuda en los centros de lactancia de los hospitales. En su caso agradeció al personal del Hospital México.

En enero se mudarán de La Sabana a Heredia, donde construyen casa y, además, donde se ubica su red de apoyo, como le dice Ginnés a sus familiares cercanos.

Físicamente se parece al papá, dijo, pero lo risueña solo tiene un lugar de origen: la mamá. “Siempre recibe a cualquier extraño con una sonrisa. Me salió muy noble, casi no jode. Eso sí, cuando tiene que reclamar, lo hace con ganas”, admitió, entre risas, Rodríguez.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Ginnés Rodríguez: Una sonrisa heredada de generación en generación