Entretenimiento

Crítica de cine

Crítica de cine: En 12 horas

Actualizado el 22 de enero de 2013 a las 12:00 am

Un guión flojo Acción y suspenso

Entretenimiento

Crítica de cine: En 12 horas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Hay que reconocer el esfuerzo de la actriz Amanda Seyfried por darle entidad a una historia de acción y misterio que más bien se diluye, según lo afirma la crítica.  ROMALY PARA LA NACIÓNSuspenso.
ampliar
Hay que reconocer el esfuerzo de la actriz Amanda Seyfried por darle entidad a una historia de acción y misterio que más bien se diluye, según lo afirma la crítica. ROMALY PARA LA NACIÓNSuspenso.

El director brasileño Heitor Dhalia nos aparece con su primera cinta estadounidense. Se trata del filme titulado 12 horas (2012) y que en España lo titularon Sin rastro . Sin duda, es mejor título el adjudicado para el territorio español. El resultado no ha sido del todo bueno para el director brasileño. Vamos a eso.

La película tiene un buen comienzo; sobre todo, con su aspecto sensorial. Vemos un envidiable manejo de la cámara, un afortunado toque fotográfico, una música oportuna y la figura de un personaje que camina hacia algún sitio entre la montaña. De manera intuitiva, se abre una condición de suspenso.

El buen trabajo visual continúa. El personaje femenino (que estará presente durante toda la película) aparece en la ducha con sugerente desnudo tras una cortina. La condición de suspenso continúa (la música es fundamental). Hasta aquí.

De una vez, es oportuno señalar que el aspecto formal tiene buenas secuencias: el director Dhalia muestra talento para el manejo de las cámaras, para colocar bien el ojo que luego ha de ser la mirada del espectador, tanto en el encuadre como en el plano propiamente dicho.

El problema de 12 horas no es ese. Es su guión. La falta de vitaminas de su guión. La falta de ideas. La ausencia de energía. Es responsabilidad de Allison Burnett, quien firma el guión. Es una historia que acaba por perder su posibilidad de buen suspenso para devenir en argumento rutinario.

El filme narra los acontecimientos alrededor de Jill Parrish, muchacha que, en algún momento, fue secuestrada por un asesino en serie y a quien, de manera errática, la policía no le hace caso alguno, por más evidencias que ella presente. Sí, estos policías de la película son todo lo contrario de los que uno ve en la teleserie CSI: Crime Scene Investigation .

Un día, Jill descubre que su hermana Molly ha sido secuestrada. Ante la mansedumbre policial, a Jill le corresponde buscar a su hermana y enfrentarse con su propio pasado. Suena interesante, pero el guion desarrolla esta trama no solo de manera rutinaria, sino con pereza en términos de suspenso o de acción. El filme se cae pronto, no en 12 horas, sino en 12 minutos.

PUBLICIDAD

Uno debe reconocer el esfuerzo que hace la actriz Amanda Seyfried para darle sustento y cuerpo a este filme, amén de aprovecharse de algunos acertados encuadres que le ofrece el señor director. La idea es convencernos de que la justicia hay que tomarla de propias manos (moraleja nada ética).

Lo cierto es que la película, poco a poco, va perdiendo su interés; incluso por aquellos aspectos positivos del comienzo. Las actuaciones de los demás son bien malas, como si solo la joven Seyfried debiera hacerlo bien. En resumen, he aquí una muestra de cómo un filme es capaz de desinflarse conforme transcurre, de una película echada a perder. Qué lástima.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine: En 12 horas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota