Nacional

'Revista Dominical'

Los testigos inertes del delito

Actualizado el 19 de marzo de 2017 a las 12:00 am

Una bodega en San Joaquín de Flores retiene bajo custodia millones de evidencias relacionadas con crímenes. El depósito de objetos decomisados del OIJ ya no da abasto

Nacional

Los testigos inertes del delito

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Objetos punzocortantes como cuchillos, navajas, machetes son algunos de los artículos más abundantes. La gran mayoría están asociados con delitos como robo agravado u homicidio. | FOTO: JEFFREY ZAMORA (JEFFREY ZAMORA)

Es imposible conocer todas las historias que ahí se esconden. Cada pistola, cada cuchillo y cada motosierra que se amontona entre los estantes de esa bodega sin fin han estado presentes en la ejecución de algún delito.

La cantidad de evidencias que contiene el depósito de objetos decomisados del Organismo de Investigación Judicial es asfixiante y abrumadora. Cientos de cajas reposan sobre anaqueles atiborrados.

Muchos conocieron sobre su existencia gracias a un reportaje publicado por el periódico La Teja, el pasado 3 de febrero.

“Como tan diversos son los delitos que hay en el código penal, así es el tipo de bienes que se decomisan”, asegura Carlos Rubí, jefe del departamento ubicado en la Ciudad Judicial. “Nosotros nos encargamos de recibir evidencias, principalmente de causas activas. Somos el único depósito en el país, así que todo en algún momento va a terminar aquí”.

Asaltos, homicidios, portación ilícita de armas, talas ilegales, falsificación de ropa. Estos y más delitos han llevado al límite el espacio de la bodega de 80 metros por 60. Solo el año pasado se recibieron casi 45.000 artículos.

Mientras el caso continúe abierto y la evidencia tenga alguna importancia en el proceso, los objetos duermen ahí. “Hay casos donde la evidencia ya no tiene ningún valor procesal y hay que disponer de ellas”, agrega.

Cada lunes destruyen toneladas de objetos, pero reciben más de los que están en capacidad de disponer. La avalancha crece rápido.

Dicen que los peores testigos son los soplones: los que hablan de más. Acá, ningún objeto tiene boca, pero tampoco la necesita. Dicen más que muchas palabras. Son la radiografía de la criminalidad costarricense. Son los testigos inertes del delito.

La variedad de armas de fuego es inmensa. Es uno de los tipos de objetos más numerosos. (JEFFREY ZAMORA)
La bodega está compuesta con dos pisos. Los objetos se acomodan por tipos y códigos en anaqueles diferentes. (JEFFREY ZAMORA)
La tala ilegal ha acumulado una cantidad enorme de motosierras en la bodega. (JEFFREY ZAMORA)
El depósito también reúne toneladas de cajas con marcas de ropa falsificada. No se puede donar por el riesgo existente de reproducir el delito. (JEFFREY ZAMORA)
Electrodomésticos de todo tipo relacionados con robos y decomisos se amontonan unos sobre otros. (JEFFREY ZAMORA)
Objeto: Pistola bañada en oro. Lugar de decomiso: Heredia. Año: 2014. Delito implicado: Infracción a la ley de psicotrópicos (Jeffrey Zamora)
Objeto: Pistola calibre 22. Lugar de decomiso: Heredia. Año: 2013. Delito implicado: Tenencia ilegal de armas (Jeffrey Zamora)
Objeto: Sable japonés, tipo 'katana'. Lugar de decomiso: San José. Año: 2010. Delito implicado: Robo agravado (Jeffrey Zamora)
Objeto: Feto de un bebé conservado. Lugar de decomiso: Pertenecía al antiguo Museo del OIJ y ahora se custodia en el depósito. Año: Desconocido. Delito implicado: Aborto (Jeffrey Zamora)
Objeto: Espada de metal. Lugar de decomiso: Zona Sur. Año: 2010. Delito implicado: Tenencia ilícita de armas (Jeffrey Zamora)
  • Comparta este artículo
Nacional

Los testigos inertes del delito

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Lucía Vásquez

lucia.vasquez@nacion.com

Periodista

Se unió a la Revista Dominical en el 2015. Bachiller en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la Universidad de Costa Rica y estudiante de Comunicación Audiovisual y Multimedial.

Ver comentarios
Regresar a la nota