Nacional

Sara Salazar, presidenta de Recope: “Estamos en una situación compleja”

Actualizado el 08 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Sara Salazar dice comprender el enojo público con la convención colectiva de 1.742 empleados de la Refinadora Costarricense de Petróleo cuyos beneficios suman ¢28.000 millones en dos años. Por ello también dice agitar la tijera para recortarla. Lo que no dice (pues lo recalca) es la vigencia de la entidad.

Nacional

Sara Salazar, presidenta de Recope: “Estamos en una situación compleja”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Sara Salazar dice comprender el enojo público contra la convención colectiva que cobija a los 1.742 empleados de la Refinadora Costarricense de Petróleo y promete meter mano. No obstante, asegura que la institución sigue siendo clave para garantizar el abastecimiento energético en el país. DIANA MÉNDEZ

Se declara optimista y alegre, aun cuando le toca dirigir a la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) en uno de los momentos más críticos de su historia.

Dice comprender el enojo público con la convención colectiva de 1.742 empleados cuyos beneficios suman ¢28.000 millones en dos años. Por ello también dice agitar la tijera para recortarla. Lo que no dice (pues lo recalca) es la vigencia de la entidad.

La institución se ha visto envuelta en un vendaval de críticas por el financiamiento de esos beneficios laborales, incluida la fiesta navideña de los empleados, por medio de las tarifas que pagan los usuarios de combustibles.

Además, enfrenta a una corriente de “indignados” que están saliendo a la calle a protestar contra una refinadora que no refina y una compleja situación interna, debido al malestar del sindicato por el recorte de fondos para la convención colectiva.

Sara Salazar admite que Recope atraviesa por una situación complicada, pero sostiene que la institución tiene una faceta positiva poco conocida por el grueso de los costarricenses y la cual, opina, debería divulgarse.

Así lo expreso el pasado 5 de noviembre, en una entrevista de 27 minutos con este diario. He aquí la esencia de aquella conversación:

¿Cómo está su relación con los gerentes y con el personal, sobre todo de Moín, en momentos en que se habla de reducir privilegios en Recope?

La relación con la Junta Directiva es excelente. Con los gerentes, lo que vivo con ellos es una relación cordial y de respeto. Con los trabajadores con que tengo contacto, no puedo decir que tenga una relación mala.

”Soy muy optimista siempre y siento tener una buena relación. Habrá quienes son detractores y no comparten mi visión, pero así son las organizaciones”.

Lo pregunto porque hoy Recope está muy cuestionada. En una escala de 1 a 10, ¿cuánto diría que lo tiene claro su personal?

No tengo un elemento de medición que me permita dar esa escala y no quisiera aventurarme a dar un dato que resulte erróneo. Puedo decirle que tengo clara la situación y aspiraría a que los empleados de Recope también tengan conciencia de la situación que vive la empresa

PUBLICIDAD

¿Cuál es esa situación?

Estoy convencida de que Costa Rica, en general, no conoce a profundidad lo que es la empresa.

Lo que se ha divulgado y la imagen pública que ha salido a la luz son provocadas por situaciones complicadas.

Sin embargo, cuando uno llega a esta empresa y empieza a conocer detalles, trabajos que se hacen, quiénes la integran y luego la dimensión de la empresa, uno dice: ‘caramba, de veras que debemos mostrarle a Costa Rica esas entrañas de Recope’.

”Que han habido situaciones desafortunadas, sí, pero también es valido mostrar la otra faceta”.

¿Cómo equilibrar la necesidad de recortar gastos y la de convencer a funcionarios con más de 30 años en el cargo?

Esto un reto y una obligación. Aunque le menciono las grandezas de la empresa, eso no quiere decir que todo esté perfecto y que las cosas no puedan mejorarse. Cualquier proceso está sujeto a mejora y, obviamente, hay que hacer optimizaciones en el uso de los recursos. Una es la renegociación de la convención que está encaminada en ese sentido.

¿Cuál es el “plan B” de su administración para honrar la convención colectiva si ese rubro se excluye de las tarifas?

A raíz de la resolución de Aresep se presentaron varios recursos de apelación para que se nos aclare y quede bien comprendido el panorama.

”Recope está en una situación compleja y hemos tratado de transmitirlo a los tribunales, a reguladores, a todos quienes nos regulan y vigilan. Estamos en una situación compleja”.

Hoy, la refinadora es unas de las empresas más criticadas por la ciudadanía. Incluso hay grupos que cuestionan su permanencia. ¿Su grupo gerencial tiene claras esos señalamientos?

Desde mi perspectiva, creo que esa claridad existe y es un grupo (los gerentes) que está comprometido con la empresa.

Pero igual siguió el proceso para hacer la fiesta navideña aún y cuando usted misma nos ha dicho que se opuso. ¿Entonces?

Le explico. En una sesión de coordinación que suele hacerse semanalmente, se informó que había que cumplir con el articulo 107. Ahí fue donde, ese día y en otros días, yo dije que no me parece que hubiera que usar el dinero para esas actividades.

PUBLICIDAD

”En ese foro se comenta el tema de la actividad y yo externo mi opinión y los gerentes también dicen lo mismo pero que, por legalidad, hay que cumplir. No es que hay insubordinación o algo así, o que no me hicieron caso, o que dí una orden y no me la respetaron. No, para nada”.

¿Comprende usted la indignación popular contra Recope?

Como dije, Recope a través de los años no ha sido completamente conocida en su quehacer por las sociedad y hemos llegado a un punto en que esa sociedad vive momentos de mucho análisis; más crítica y mucho más celo en el resguardo de sus recursos.

”Cuando salen temas como el de la convención colectiva se generan acciones de rechazo y lo entiendo. Pero me parece que sería necesario y justo permitir a la empresa explicar a la ciudadanía qué es la institución”.

En su opinión, ¿qué sería de Costa Rica sin Recope?

Hoy, a como está Costa Rica, sin Recope tendríamos un desabastecimiento energético porque este es un país cuyo consumo depende de los derivados.

¿Y si esa labor la ejecutara otra empresa?

Costa Rica ha invertido recursos públicos por más de 50 años en un sistema de combustibles que le permite llevarlos a todo el país con un precio uniforme, lo cual no es así en todos los países.

”Hay solidaridad en el sistema y hemos invertido miles de millones en una infraestructura que no se hace de un día al otro. No sería apropiado o justo que alguien diga ‘yo puedo hacer el trabajo’ y perder ese esfuerzo”.

¿Siente todo el apoyo de Zapote para cumplir su labor?

Cuando acepté la presidencia de Recope tuve clara la responsabilidad que eso implica, los riesgos y el trabajo enorme que se me venían encima. Siempre he creído que si el señor presidente confío en mí, tengo ese respaldo en tanto cumpla con esa responsabilidad. Me siento respaldada.

Solís ha dicho temer a las huelgas y usted busca eliminar privilegios. Eso debe desagradar a los funcionarios en el sindicato. Ellos podrían pedir su cabeza al presidente amenazando con irse a huelga.

Siempre he dicho que el señor presidente tiene el puesto a su disposición. Si alguien le pide mi cabeza, esa es su potestad.

¿Cómo está su relación con el sindicato de Recope?

¡Diay normal! No la interpreto como agresiva conmigo. Obviamente hablamos de dos grupos que estamos negociando y cada cual interpreta su papel.

  • Comparta este artículo
Nacional

Sara Salazar, presidenta de Recope: “Estamos en una situación compleja”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Juan Fernando Lara S.

jlara@nacion.com

Periodista

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, tarifas y telecomunicaciones.

Ver comentarios
Regresar a la nota