Nacional

En Limoncillo de San Carlos ansían conexión

Actualizado el 13 de abril de 2014 a las 12:00 am

Nacional

En Limoncillo de San Carlos ansían conexión

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

San Carlos. Ania Solís Morales vive en el poblado de Limoncillo, en el cantón de San Carlos. Ahí casi no hay rastro de telefonía residencial, tampoco de Internet y mucho menos, dice ella, del servicio de cable para televisión.

Según Solís, en una oportunidad el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) instaló un teléfono en su casa, pero este permanece fuera de servicio y al descolgarlo solo se escucha un ruido.

Lo mismo sucede con el único teléfono público de la comunidad, que está frente a la escuela.

En esta comunidad de la zona norte del país habitan unas 38 familias que deben recurrir al ingenio para poder comunicarse, pues allí no ha llegado “de lleno” ninguna de las tres empresas de telefonía que operan en Costa Rica.

Muchos de sus residentes tienen computadora o acceso a ellas, pero les es imposible aprovecharlas al máximo, pues carecen del servicio de Internet.

Por eso, cada vez que alguien quiere navegar en la web, sobre todo los estudiantes que buscan datos para sus tareas, deben desplazarse unos ocho kilómetros hacia el noroeste, hasta Coopevega.

“De verdad que estamos esperanzados en que este proyecto sí resulte, para que así termine de una vez por todas la incomunicación que hemos padecido durante años. Esperamos que los servicios se den a un costo accesible para todos nosotros, ya que aquí somos gente humilde. Todos lo somos”, manifestó Solís, de 28 años, y propietaria de una pulpería en Limoncillo.

Para ella, esos recursos son importantes, sobre todo por sus hijos: un colegial y una niña de tres años.

La situación es muy similar en comunidades aledañas y cercanas al límite fronterizo con Nicaragua, como lo son Infiernillo y Chamorro de Cutris, Crucitas de San Carlos, Llano Verde y Jocote de Pocosol.

La señal celular en esas zonas suele ser deficiente o casi nula. En Boca de San Carlos, por ejemplo, una cerca de alambre de púas es la “caseta telefónica” ya que es el único punto donde los vecinos encuentran señal incluso para Internet.

Ese alambrado está en un trecho elevado y aislado. Según Glen Fallas, de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), en puntos altos, como esos, se puede presentar algún algún rebote de señal que resulta, entonces, en una cobertura residual. “Es un fenómeno raro”, aseguró.

  • Comparta este artículo
Nacional

En Limoncillo de San Carlos ansían conexión

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota