Nacional

Ingresan a emergencias de hospitales de CCSS

17.000 ticos se hospitalizan al año por lesiones en accidentes

Actualizado el 11 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Casos de hombres de 60 años o menos superan los de las mujeres

Mayoría son fracturas o heridas tras choques viales y percances laborales

Nacional

17.000 ticos se hospitalizan al año por lesiones en accidentes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Sergio Alvarado, policía de 23 años de Pejibaye de Cartago, conocía de sobra los riesgos de su profesión.

Sin embargo, el pasado 7 de noviembre tomó su moto para hacer su ronda de trabajo. El chofer de un camión irrespetó una señal de alto, colisionó contra él y lo arrastró varios metros.

Su pierna estuvo a punto de ser amputada debido a las fracturas.

“Eso fue un miércoles a mediodía. Yo quedé inconsciente y me despertaron el viernes, en el Hospital Max Peralta”, dijo el joven.

El caso de Sergio no es el único. En promedio, 17.000 costarricenses son internados en los hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) cada año, luego de sufrir un accidente de tránsito o un percance laboral.

Esta cifra promedio es constante desde 1997. Entre ese año y el primer semestre de 2013, hubo 284.000 internamientos por fracturas, heridas sangrantes, contusiones, luxaciones y golpes en músculos por percances.

Son 377 casos por cada 100.000 habitantes, una tasa cercana a la de Chile (400 por cada 100.000) y Uruguay (325 por cada 100.000).

Casi el 50% de los traumas atendidos en el país (134.086) son fracturas, le siguen heridas con sangre (45.612) y trauma intracraneal o torácico (44.021 casos).

Las partes del cuerpo más afectadas son los huesos de brazos y piernas, caderas, músculos, tendones y órganos como hígado, bazo y vejiga.

La atención de cada caso en el INS ronda los $1.500 (¢750.000), precios de este año. La CCSS no facilitó los datos al cierre de la presente edición.

En marzo, ambas instituciones informaron de que el costo anual de la atención de víctimas por accidentes viales (sin contar los afectados por otro tipo de accidentes) era de ¢40.000 millones.

Al año, se registran poco más de 500 muertes por percances viales.

Secuelas. “Atendemos pacientes que vienen estables de la CCSS. Muchos llegan con varias fracturas. Entre más lesiones, hay más riesgo de daño cerebral”, afirmó Rónald Monge, jefe médico del Instituto Nacional de Seguros (INS).

Según Monge, el principal problema no son las secuelas físicas, sino los problemas sociales que acarrea una incapacidad prolongada o la pérdida del trabajo.

“Muchos pacientes son jefes de hogar y no pueden reponerse y trabajar como antes. Sus esposas deben cuidarlos, por lo que el problema de ingresos se agrava. Es un problema social”, dijo Monge.

PUBLICIDAD
Sergio Alvarado, de 23 años, está en el centro de atención del INS desde el lunes pasado. Después del accidente en moto que sufrió, fue atendido, primero, en el  Hospital Max Peralta de Cartago.  | MARIANDREA GARCÍA PARA LN
ampliar
Sergio Alvarado, de 23 años, está en el centro de atención del INS desde el lunes pasado. Después del accidente en moto que sufrió, fue atendido, primero, en el Hospital Max Peralta de Cartago. | MARIANDREA GARCÍA PARA LN

Son pocos los que tienen compañeros y jefes que los ayudan en estos trances. Es el caso de Enrique Vargas, agente vendedor que sufrió un accidente en moto mientras trabajaba; él se fracturó la tibia y el peroné (huesos de la pierna).

“Mis compañeros hicieron una colecta para que mi familia viniera desde Guápiles, y mi jefe me deposita puntualmente (el salario); me dicen que me están esperando”, aseguró Vargas.

Recuperación. La recuperación no es igual para todos. “La terapia depende de la lesión, la zona del cuerpo y las condiciones de salud de la persona”, comentó el traumatólogo Víctor Álvarez.

El especialista aclaró que, si bien muchas lesiones se curan por completo, otras no terminan de sanar, sobre todo las más graves.

“Las personas jóvenes tienen una capacidad de regeneración mayor y, normalmente, sanan más fácil”, dijo el especialista.

Este pudo ser el secreto del joven Sergio Alvarado, quien se salvó de que le amputaran una de sus piernas. “Me pasaron una arteria de la pierna sana a la que estaba dañada y así me la salvaron”, narró.

Ser demasiado joven también es un problema. Fabiola Chacón, médica de la Unidad de Trauma del Hospital Nacional de Niños, explicó que los golpes en la cabeza son menos graves en los niños, pero la situación no es la misma con las fracturas, porque los menores están en proceso de crecimiento.

“Los niños tienen una mayor plasticidad cerebral y les va un poco mejor. Con las fracturas el problema depende de dónde sean, porque si están en la línea de crecimiento pueden afectarlos más”, aseguró Chacón.

Para Rónald Monge la edad no es un factor tan decisivo, porque la gravedad de la lesión lo es más.

“Usted podrá ser la persona más joven, que si su lesión es muy grave sus secuelas serán peores que las de alguien más viejo, pero que no tuvo lesiones mayores”, concluyó. Colaboró la periodista Hassel Fallas

llenar

  • Comparta este artículo
Nacional

17.000 ticos se hospitalizan al año por lesiones en accidentes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota